Climas educativos y pronósticos de violencia

Climas educativos y pronósticos de violencia

Condiciones institucionales de la convivencia escolar


$ 330,00

Esta obra aborda el aspecto humano de la problemática educativa en las escuelas. Un costado frecuentemente olvidado. Se suelen abordar las temáticas educativas desde el contexto de los planes de desarrollo nacionales, desde las dinámica de las demandas del terreno productivo y del trabajo, desde la psicología aplicada al conocimiento o desde los desarrollos de las disciplinas de referencia: los avances científicos y tecnológicos. Como resultado se instrumentan cambios metodológicos, cambios curriculares, nuevas estrategias de evaluación de aprendizajes, programas de perfeccionamiento profesional....etc. Pero, frecuentemente se olvida que a la escuela concurren seres humanos con sus historias personales y sociales ya trascurridas. Concurren con unas expectativas diferentes, desde terrenos culturales previos también heterogéneos. Concurren niños, jóvenes y adultos, varones y mujeres. Y llegan a una institución que no comenzó ayer sino que tiene una historia que supera al siglo. Una institución, la escuela, con su memoria, sus prácticas cristalizadas, sus valores fundacionales revisados, su lugar social en definición. Todo en movimiento, atravesado por conflictos, incertidumbres y necesidades que no se reducen a lo específicamente educativo sino que echan sus raíces hasta el suelo de la condición humana. Esta obra propone iluminar las lecturas educativas desde este horizonte antropológico de base. Propone un pensamiento educativo no escolarizado. No busca descartar otras lecturas sino articularlas. No intenta crear un lugar “superior” de síntesis. Sólo intenta evitar un olvido y devolver el derecho a tomar una palabra, la palabra que expresa en la escuela a los seres humanos.

- El factor humano
- El clima en las instituciones educativas
- Criterios de intervención en las problemáticas de convivencia escolar
- La escuela en una sociedad des-idealizada
- Cinco líneas orientadoras en la formación de valores
- ¿Se pueden convertir en normas a los valores?
- Hacerse cargo
- ¿Hay que aprender a competir?
- Juventud, futuro y misión
- Utopías sanas y utopías enfermas. La ambigüedad de lo óptimo
- Comunicar y educar hoy
- Educar en la tolerancia
- La mirada institucional. Hipótesis y direcciones
- Acuerdos institucionales de convivencia

Fernando Onetto

Licenciado en Filosofía de la Universidad del Salvador y docente de la Cátedra “Ética y Medios de Comunicación”, de la Universidad de San Martín / Posgrado ISER; es consultor de la Secretaria de Educación de la Nación y coordina el Programa Nacional de Convivencia Escolar del Ministerio de Educación de la Nación. Tuvo a su cargo la dirección técnica del Programa “Renovación de las Normas de Convivencia”, aplicado en 1.400 escuelas de nivel polimodal de la provincia de Buenos Aires (2001-2003).
Ha coordinado proyectos de la Dirección de Capacitación y perfeccionamiento de la Municipalidad de Buenos Aires (1990-1995); fue jefe de gabinete y jefe de asesores de la Secretaría de Educación de la Ciudad de Buenos Aires (1995-1997) y asesor de la Subsecretaría de Educación de la Provincia de Buenos Aires (2001-2003). Asesoró programas nacionales de convivencia escolar en Paraguay y Chile, como experto de la Organización de Estados Iberoamericanos (2003-2004). Ha impartido cursos y conferencias en Chile, Ecuador, Brasil y Uruguay.

Ver más

Cuando era niño concurrí a dos escuelas diferentes para recibir mi educación primaria. Siempre recuerdo el primer día de clase en ambas instituciones. A uno lo recuerdo como un día frío y oscuro. Al otro como un día también oscuro, pero extrañamente cálido. La penumbra que rodea a los dos recuerdos hoy la explico por la característica de sus patios de recreo. Al menos los de mis escuelas no gozaban de mucha luz. Más difícil me resultaba explicar la temperatura ambiente. Los comienzos de clases siempre son en la misma época del año: el final del verano. Para nosotros en el hemisferio sur, el mes de marzo. ¿Por qué esos dos veranos tienen en mi recuerdo temperaturas extremadamente opuestas? No creo que la explicación estuviera en algún fenómeno natural no acostumbrado. Al menos no recuerdo lluvias ni tormentas. Sí tengo claro que la diferencia pasaba por mis sentimientos. Cualquiera comprende que una cosa es que se trate de un día frío y otra muy distinta es sentir frío por dentro. No fue un sentimiento pasajero, me acompañó la mayoría de los días en que concurrí ambas escuelas. En una me sentía casi siempre abrigado. En la otra más bien a la intemperie.
En verdad eran dos escuelas muy distintas entre sí. Una era pequeña, casi diría apretada. La otra aparece inmensa en mis recuerdos y multitudinaria. La escuela fría era la escuela pequeña.
Este recuerdo meteorológico no tendría demasiada importancia educativa en sí mismo. Tal vez esté expresando más mi historia personal que la realidad de esas escuelas. No tengo confirmado que mis pequeños compañeros sintieran lo mismo que yo. Pero el dato se vuelve más interesante porque esas dos escuelas dejaron improntas diferentes en mi vida. La escuela cálida dejó innumerables huellas fértiles. No puedo decir lo mismo de la otra.
Ahora, a la distancia, me atrevo a proponer la teoría de que ese calor misterioso que llegaba a mis sentimientos de niño, era la explicación. La diferencia no la hacían un profesor o los directivos de la escuela cálida. Puedo decir que ninguno de estos tenía algo especialmente notable como pedagogos. Tampoco poseían un método de enseñanza de avanzada. Era ese algo que “estaba en el aire” que contagiaba. Un educador invisible, colectivo. Un mensaje respirado: en esa escuela se quería a los niños.
Lo que el lector encontrará en las páginas de este libro está íntimamente relacionado con esos recuerdos. Si deseamos formar a nuestros niños y niñas, muchachos y chicas, en los valores que sostienen la democracia, parece necesario trabajar en ese lugar entre las personas que es el colectivo enseñante. Cultura de la institución, prácticas profesionales, paradigma de los vínculos, esquemas de comunicación, modelos de gestión directiva, mensajes inscriptos en la distribución del espacio y del tiempo, rituales, mandatos de silencio..., son un potente emisor de mensajes valorativos. Abordar el análisis de este territorio educativo ha sido el propósito de esta obra.
Fernando Onetto

También le puede interesar

Pack Noveduc Gestión


Onetto, Lewin y otros
$ 1150,00

Prácticas de no-violencia. Intervenciones en situaciones conflictivas


Steindl, Barreiro y otros
$ 330,00

Escuela tiene sentido, La


Fernando Onetto
$ 335,00