Simetría entre padres e hijos

Simetría entre padres e hijos

Efectos de la mimetización inconsciente con los adultos a nivel emocional, educativo, vocacional y social


$ 400,00

Los gravísimos síntomas de violencia, maltrato, desconexión emocional, adicción a vínculos simbióticos, conductas de riesgo, ingesta de bebidas alcohólicas y sustancias adictivas, dificultades en las posibilidades de contención y puesta de límites por parte de los padres, patologías actuales y descontención en la infancia, desmotivación y fuertes dificultades frente al aprendizaje, fracaso y abandono en los estudios, estrés, trastornos de ansiedad, fobias, dificultades en la sexualidad, entre otros, encuentran una nueva base de comprensión para encarar caminos alternativos de tratamiento y prevención en la simetría inconsciente con los adultos y su interacción con el contexto.
Su desconocimiento impide poner en marcha estrategias adecuadas para prevenir y tratar sus consecuencias en el plano educativo, emocional, vocacional y social.
La extensa investigación que se ofrece en esta obra pone en evidencia las características de un profundo cambio operado en el psiquismo de niños y jóvenes por el cual se mimetizan o se identifican masiva e inconscientemente con el adulto, con su lugar y sus historias, ubicándose desde muy pequeños en una posición de paridad, de seudoadultez, autosuficiencia, completud, saber y poder. Quedan interiormente solos y sin apoyos propios. El síntoma fundamental de la “simetría inconsciente” es la hiperexigencia y el consecuente temor al fracaso y la intolerancia a la frustración, acompañado por fluctuaciones en la autoestima, desmotivación, insatisfacción, desconexión emocional, conductas fóbicas ante el aprendizaje y los compromisos, indiscriminación yo-no yo, imposibilidad de jerarquizaciones en la vida cotidiana y el estudio, fallas en el pensamiento abstracto y simbólico, signos que requieren atención.

Introducción. Simetría y mimetización inconsciente con el adulto.
Objetivos, fundamentos, hipótesis y resultados cuantitativos
Primera parte.
Simetría y mimetización inconsciente con el adulto a través del test del árbol y del “vínculo simétrico con los padres”

Capítulo I. Aspecto adulto o anciano de los árboles dibujados
1. Ejemplos de árboles viejos, avejentados o marcados
2. Imágenes de árboles viejos, avejentados o marcados
Capítulo II. Edades adultizadas, omnipotentes o infantilizadas
1. Ejemplos de jóvenes adultizados, envejecidos u omnipotentes
2. Fijación a edades traumáticas de los padres o de poder infantil
Capítulo III. Adultización, distorsión de la realidad e indiferenciación a través de los adjetivos adjudicados
Capítulo IV. Aspecto adulto o anciano de los árboles dibujados
1. Simetría y emplazamiento. Resultados cuantitativos
2. Emplazamiento superior de “poder o paridad con el adulto”
3. “Paridad con el adulto” a través del emplazamiento superior y medio
4. “Poder por encima del adulto”. Encasillamiento en zona superior
a) Encasillamiento superior central: “poder por encima del adulto”
b) Encasillamiento superior izquierdo o de “poder materno”
5. Omnipotencia y ocupación de todo el espacio
6. Simetría y emplazamiento central
7. Simetría y dependencia materna a través del emplazamiento inferior
8. Falta de límites a través del espacio desbordado y la invasión del texto
Capítulo V. Mimetización con la “situación vital de padres y abuelos”
Capítulo VI. Autosuficiencia imaginaria y función imaginaria de sostén
1. Imágenes de árboles sin apoyo
2. Función imaginaria de sostén de sí mismos, de los otros, de sus padres. Ejemplos
3. Otras imágenes de árboles en función imaginaria de sostén
Capítulo VII. Simetría inconsciente y vínculo simétrico con los padres
Segunda parte.
Transmisión inconsciente de la simetría a través de los padres

Transmisión y mimetización: dos caras de un mismo proceso
1. Transmisión y mimetización
2. Indicadores de transmisión inconsciente
Capítulo VIII. Mimetización masiva inconsciente con las historias de padres y abuelos
Capítulo IX. Mimetización masiva inconsciente con vivencias de frustración de padres y abuelos
1. Mimetización masiva con vivencias de frustración intelectual de padres o abuelos. Ejemplos
2. Imágenes de copas truncadas
3. Mimetización masiva con vivencias de aplastamiento intelectual de padres o abuelos. Ejemplos
4. Imágenes de copas achatadas, aplastadas, empequeñecidas
5. Mimetización masiva con vivencias de interrupción del desarrollo. Ejemplos
6. Otras imágenes de árboles podados o truncados, con ramas que han vuelto a crecerles
Tercera parte.
Efectos de la simetría con el adulto a través del cuestionario autoadministrado

Capítulo X. Efectos de la simetría con el adulto
1. Hiperexigencia e intolerancia a la frustración
2. Conductas fóbicas ante el aprendizaje
3. Desmotivación y desinterés por el estudio
4. Desconexión emocional
5. Dificultades para jerarquizar
6. Prueba de consistencia respecto de la motivación por la carrera elegida
7. Prueba de consistencia respecto de la capacidad de insistencia frente al estudio

Claudia Messing

Es licenciada en Psicología y Sociología (Universidad de Buenos Aires), Psicóloga social y psicodramatista. Presidenta de la Sociedad Argentina de Terapia Familiar (SATF). Autora del Abordaje Vincular-Familiar en Orientación Vocacional. Directora de la Escuela de Post-Grado en Orientación Vocacional y Terapia Vincular-Familiar.

Desde 1995 se dedica a la clínica e investigación de la simetría del niño con el adulto como cambio psíquico estructural y sus consecuencias a nivel emocional, educativo, vocacional y social, así como la necesidad de construir nuevos modelos de autoridad en la familia y a nivel educativo.

Realiza capacitaciones para padres, educadores y profesionales y ha sido convocada con ese propósito por numerosas instituciones públicas y privadas de Argentina, Chile, Perú, Bolivia. En Argentina, entre muchas otras, por la Junta Coordinadora de Asociaciones de la Enseñanza Privada de la República Argentina (COORDIEP), la Fundación OSDE, el Consejo Superior de Educación Católica Argentina (CONSUDEC), la Universidad Católica Argentina, la Universidad Nacional de Quilmes, Universidad Nacional de Villa María, y el Instituto ORT; los colegios Nuestra Señora de Lincoln, Northlands, El Taller, Los Robles, Arrayanes, etc.; los equipos de adolescencia del Hospital de Niños Pedro de Elizalde, del Presidente Perón y del Municipal de Wilde. En Chile, por las universidades Católica, del Desarrollo y Finis Terrae; la Red de Colegios Educa UC y la Fundación LUZ y SOFOFA. En Perú, por la Universidad de Ciencias y Artes de América Latina, la Escuela de Negocios San Francisco Javier y el Instituto de Psicoterapias Vinculares de Arequipa. En Bolivia por YPFB de Santa Cruz y la organización Herramientas para la Vida. En Brasil por el Centro de Estudos da Família, Adolescência e Infância.

Home Page: http://www.claudiamessing.com

Ver más

Simetría y mimetización inconsciente con el adulto.
Objetivos, fundamentos, hipótesis y resultados cuantitativos
I. Objetivos
El objetivo de esta investigación es poner en evidencia las características de un profundo cambio operado en la subjetividad, por el cual los niños y jóvenes actuales se identifican o mimetizan inconscientemente con el adulto, con su lugar y con sus historias, colocándose desde muy pequeños en una posición de paridad, de “seudoadultez imaginaria”, de completud, autosuficiencia, saber y poder, que los deja “solos” interiormente, sin apoyos internos, como pares o por encima de los propios adultos.
Esta simetrización o mimetización inconsciente con el adulto provoca como síntoma privilegiado una gran hiperexigencia interna que algunos logran sostener con un alto costo emocional y mientras que otros se dan por vencidos, cayendo en la apatía, el desinterés y la desmotivación. El origen es el mismo: una gran desubicación interna que los hace exigirse poder y saber “ya”, sin darse el tiempo para aprender y procesar. Frente a la imposibilidad de responder a tal hiperexigencia, muchos se desmotivan o se desinteresan rápidamente frente a cualquier objetivo que se plantean.
Este cambio en la subjetividad afecta profundamente el proceso madurativo de los jóvenes y los expone a todo tipo de sintomatologías por las consecuencias emocionales e intelectuales que provoca: entre ellas, intolerancia a la frustración; fuertes fluctuaciones en la autoestima; desmotivación; desinterés; insatisfacción; desconexión emocional; conductas fóbicas ante el aprendizaje y cualquier tipo de compromiso; fallas en la posibilidad de diferenciar y jerarquizar tanto en la vida cotidiana como en el estudio, en la capacidad para el pensamiento abstracto y simbólico (todo se vive a un nivel concreto), en la aceptación del límite y la limitación inherente al ser humano; indiscriminación yo-no yo; contagio emocional, y mimetización con las figuras parentales y sus respectivas historias. Su desconocimiento impide poner en marcha estrategias adecuadas para poder prevenir y tratar sus consecuencias en el plano educativo, emocional y social.
Los gravísimos síntomas de violencia, maltrato, desconexión emocional, adicción a vínculos simbióticos, conductas de riesgo, ingesta de bebidas alcohólicas y consumo de sustancias, dificultades en las posibilidades de contención y puesta de límites por parte de los padres, las patologías actuales y de descontención en la infancia catalogadas apresuradamente en numerosas oportunidades como trastornos neurológicos (ADD y ADHD); la desmotivación y las fuertes dificultades frente al aprendizaje, el fracaso y el abandono en los estudios, stress, los síntomas de ansiedad, fobias, ataques de pánico, dificultades en la sexualidad, etc. que a diario nos conmueven, encuentran en la simetría inconsciente y su interacción con el contexto una nueva base de comprensión para encarar renovados caminos de tratamiento y prevención.
Hipótesis
Esta investigación se proponer probar las siguientes hipótesis:
1. La simetría es un cambio generalizado del psiquismo de niños y jóvenes por el cual se mimetizan o identifican masiva e inconscientemente con el adulto, por lo que quedan desde muy pequeños en un lugar de “seudoadultez” imaginaria, de autosuficiencia, saber y poder, que los deja “solos” internamente, sin apoyos internos, en una posición de omnipotencia imaginaria, paridad o poder por encima de los propios adultos.
2.  La simetría se transmite inconscientemente por los padres a partir de su propia simetría, orfandad o falta de apoyos.
3. La posición de simetría produce múltiples consecuencias a nivel emocional, educativo y vocacional: entre ellas, hiperexigencia e intolerancia a la frustración, desmotivación, desinterés y dificultades para jerarquizar en el estudio, desconexión emocional y conductas fóbicas ante el aprendizaje.
Definición del universo y selección de la muestra. La simetría inconsciente afecta preponderantemente a la población de niños y jóvenes, sus efectos se agravan y son vez más evidentes. También se advierten rasgos de hiperexigencia y de dificultad para aceptar límites y limitaciones en la población de adultos hasta los 40 años, aproximadamente. Esta modificación de la subjetividad coincide con las descripciones de múltiples ensayos sociológicos (Bauman, Giddens, Lasch, Lipovetsky) y con síntomas descriptos a través de diversos medios masivos de comunicación en el mundo. En esta investigación se trabajó sobre una muestra de 764 jóvenes entre 17 y 27 años, elegida al azar durante 2008 en la Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires (área suburbana e interior), diversas ciudades del interior de la Argentina y en Montevideo, Uruguay. (Ver selección y distribución de la muestra en el Apéndice I). En una próxima investigación se abordará la demostración de la simetría inconsciente en los niños.
II. Fundamentos teóricos
1. La simetría como cambio en la subjetividad
Los padres han flexibilizado sus roles dentro de las familias y nunca como hasta ahora se ha avanzado en cercanía e inclusión en el vínculo con los hijos, pero se ha generado, como consecuencia indeseada, una falta de diferenciación entre padres e hijos que afecta profundamente el proceso madurativo y de salida al mundo exterior de los mismos. Más allá de los cambios que atraviesan a las familias actuales en sus modos de organización (familias ensambladas, consensuadas, monoparentales, homoparentales, etc.) y de las distintas dosis de autoritarismo y/o violencia que todavía persisten en los vínculos actuales, los padres establecen con sus hijos vínculos mucho más cercanos, demostrativos y afectuosos, pero a la vez más simétricos e indiscriminados.
Puede establecerse una edad de corte de aquellos que han sido educados en este nuevo modelo de crianza, incluyendo a los que hoy tienen hasta cuarenta años, aproximadamente1. Esta edad, que surge de la clínica, coincide a la vez con un momento histórico particularmente significativo dentro del proceso de caída del modelo patriarcal producido por el Mayo Francés del 68’. Este episodio de movilización estudiantil, que arrastra a la clase obrera, marca un hito por las repercusiones que tuvo en el mundo en términos de transformación de los vínculos familiares y liberalización de las costumbres y también marca, de alguna manera, el momento de pasaje de la sociedad disciplinaria, fordista, industrial, a las sociedades post-industriales, flexibles, globalizadas del mundo actual. La mayoría de los que hoy son adultos, padres de jóvenes, fueron a su vez jóvenes en el Mayo Francés, en el Cordobazo argentino y en otros movimientos similares en todo el mundo.
Sea por el cuestionamiento al modelo autoritario o por mandatos de autosuficiencia que se arrastran de generaciones anteriores (por pérdidas tempranas o secuelas del corte traumático que significó la inmigración), los padres de esta generación se han ubicado en una posición de paridad respecto de los propios, quebrando el modelo de autoridad anterior. Esta situación simétrica, que fue determinada por fallas reales en los apoyos primarios o construida a partir del enfrentamiento concreto a un modelo autoritario, se transmite inconscientemente a las generaciones actuales masiva, involuntaria y generalizadamente. Los hijos se mimetizan, se identifican inconscientemente desde la más tierna infancia con la autosuficiencia y la falta de apoyo de sus padres, ubicándose interiormente como “adultos” en una posición imaginaria de poder y saber, aunque en la realidad sean totalmente dependientes y sus vínculos no tengan la impronta de la conflictividad en absoluto. La posición de paridad y simetría que se transmite inconscientemente, luego se confirma a través de múltiples actitudes cotidianas tales como el exceso de confidencias, de protagonismo, de explicaciones, de dependencia emocional, de falta de límites y confusión de roles, de confrontación con ellos de igual a igual, que los termina confirmando y reafirmando en este lugar de iguales.
La simetría es una mimetización, una copia, una identificación masiva inconsciente con el lugar del adulto y con sus historias, que ubica a niños y jóvenes en una posición de seudoadultez imaginaria, de autoabastecimiento emocional, de completud, autosuficiencia, saber y poder, como pares de sus padres o por encima de los propios adultos. La simetría provoca una gran autoexigencia interna como síntoma privilegiado, porque “ya tendrían que saber y poder” sin darse tiempo para esperar y aprender. Así, niños y jóvenes quedan solos interiormente aunque sean absolutamente dependientes en la realidad, sin poder internalizar el apoyo en sus figuras parentales, en una situación de estrés y exigencia interior, con gran deterioro de la actitud, posibilidad y motivación hacia el aprendizaje y el conocimiento.
Simetría, de acuerdo con la Real Academia Española, es la “correspondencia exacta en forma, tamaño y posición de las partes de un todo”. Los hijos ubicados simétricamente se comportan como si imaginariamente tuvieran la misma forma, el mismo tamaño, la misma posición que sus padres, y a la vez como si todavía fueran las partes de un todo. Por eso no pueden registrar las diferencias yo, no-yo; se confunden con sus padres; se contagian de sus estados emocionales y se mimetizan masivamente con sus historias como hijos. A partir de la distancia y la desconexión emocional a la que recurren para obtener algún tipo de separación, no logran reconectarse emocionalmente con ellos mismos, con sus propios deseos, identificar sus propios intereses, organizar y sostener sus propios proyectos vocacionales.
2. El descubrimiento de la simetría inconsciente
El descubrimiento de la simetría inconsciente como cambio en la subjetividad ha sido un proceso que parte de la clínica con jóvenes y sus familias desde la Organización Vincular2 en 1989. Continúa con una investigación realizada en 2002 entre 154 jóvenes de clase media y 84 familias, atendidos terapéuticamente por el equipo de la Organización Vincular entre los años 1998 y 2002 (Messing, 2007). Allí se mostraba cómo en el 76% de las familias consultantes el modelo de vínculo predominante era el enfrentamiento de igual a igual entre padres e hijos y en un 14,2 %, eran los hijos autoritarios los que mandaban en la familia. Al año siguiente, en 2003, otra investigación realizada exclusivamente en el ámbito vocacional a partir de 158 consultas, mostraba cómo el porcentaje de hijos autoritarios que mandan en sus casas se había elevado al 27%. Estos rasgos de simetría, autoritarismo e indiferenciación, que no eran registrados como problemáticos por los hijos -y en muchos casos por los mismos padres-, hacía y todavía hace que los jóvenes vivan con gran naturalidad la desubicación en sus hogares, disponiendo de los padres o de los recursos familiares como si fuesen propios, mientras conservan una valoración altamente positiva hacia sus familias.
Poco tiempo después, durante el trabajo de elaboración de “Desmotivación, insatisfacción y abandono de proyectos en los jóvenes” (Messing, ob. cit.), fue posible el acceso a la simetría como cambio en la subjetividad, como transformación psíquica inconsciente, masiva, generalizada, en la cabeza de los jóvenes, que luego es reforzada o confirmada por el trato igualitario de los padres, pero no generada a partir de allí. El desconocimiento social, educativo y familiar de la simetría como cambio psíquico inconsciente y la confirmación involuntaria de los hijos en este lugar de paridad o poder por parte de los padres, compromete profundamente el desarrollo madurativo y de salida hacia el exterior de los jóvenes generando en la interacción con el medio externo múltiples sintomatologías actuales.
3. Consecuencias de la simetría inconsciente en el plano emocional, educativo, vocacional y social
Las dificultades que atraviesan los padres para sostener y crear nuevos modelos de autoridad y contención en las familias -en el marco del desconocimiento de la simetría inconsciente como cambio de la subjetividad- se potencian y se realimentan continuamente con las múltiples presiones y transformaciones del contexto. La sociedad post-industrial, flexible, globalizada, necesita de una subjetividad simétrica, flexible, volátil, fluida, individualista, hedonista, consumista, donde los niños desde pequeños -tratados como iguales- puedan tomar sus propias decisiones como consumidores.
La amenaza permanente de exclusión, la incertidumbre y la falta de certezas, el cambio de valores y paradigmas de la posmodernidad, el “fracaso” de los caminos tradicionales de ascenso social a través del trabajo y el estudio, la presión permanente del mercado y los medios de comunicación hacia consumismo, exitismo, hedonismo, individualismo y facilismo, en el marco de un Estado debilitado en su función reguladora, se une a los déficits de formación que arrastran de la educación secundaria, produciendo nuevas sintomatologías emocionales, educativas y vocacionales que redundan en cronicidad o abandono de los estudios y el incremento de la marginalidad entre los jóvenes. Ello se traduce en:
• Hiperexigencia, intolerancia a la frustración y temor al fracaso.
• Desmotivación, desinterés y apatía ante el mundo del afuera.
• Fragilidad y falta de consistencia de sus intereses vocacionales.
• Desconexión emocional de sí mismos y del mundo exterior.
• Conductas fóbicas en el estudio y ante el compromiso con una carrera.
• Fuertes dificultades de aprendizaje.
• Deterioro del pensamiento abstracto y simbólico.
• Contagio emocional, impulsividad y violencia.
• Marginalidad y abandono de los estudios superiores.
Estas nuevas sintomatologías emocionales, educativas y vocacionales se analizaron en Desmotivación, insatisfacción y abandono de proyectos en los jóvenes. Orientación Vocacional y Vínculos Familiares, dentro de la Colección Familia/s que dirige Eva Giberti (noveduc, 2007). Retomaremos sus conceptos centrales, agregando nuevos desarrollos.

También le puede interesar

Revista Novedades Educativas 189 - Septiembre 06


Di Segni Obiols, Mandón y otros
$ 85,00

Cómo sienten y piensan los niños hoy


Claudia Messing
$ 355,00

Por qué es tan difícil ser padres hoy?


Claudia Messing
$ 190,00

Desmotivación, insatisfacción y abandono de proyectos en los jóvenes


Claudia Messing
$ 365,00