Juventud y participación política. Más allá de la sorpresa

Juventud y participación política. Más allá de la sorpresa

Coedición ReIJA (86)


$ 245,00

Actualmente, la juventud pareciera ser un atributo positivo que permite, a quienes manifiestan ser representantes de sectores juveniles, acceder a posiciones de poder. Sin embargo, las situaciones concretas dan cuenta de la compleja relación entre juventud y política.
Por lo general, se trata de espacios en los que la juventud debe responder a instancias jerárquicas que dificultan las posturas autónomas o la discusión de medidas concretas. Por lo tanto, esa connotación positiva no implica que necesariamente se incorporen a la agenda política las demandas del heterogéneo colectivo juvenil.
En este libro se ilustra la multiplicidad de espacios de participación que los jóvenes abordan y construyen y se piensa lo político desde experiencias colectivas concretas en campos sindicales, partidarios y de gestión, así como en movimientos sociales.

Introducción
La participación política juvenil post-2001/3.
Raquel Borobia, Laura Kropff y Pedro Nuñez


Capítulo I
Espacios y formas de participación: las organizaciones juveniles.
Diego Beretta, Romina Trincheri, Fernando Laredo e Ivana Verdi

Capítulo II
Búsquedas identitarias juveniles en torno a la política.
Sandra Poliszuk

Capítulo III
Identidad juvenil y uso del espacio público.
Silvina Galetto

Capítulo IV
Participación juvenil en movimientos sociales urbanos.
Daniel Giorgetti

Capítulo V
Relaciones entre edad y política en el ámbito laboral.
Jóvenes “innovadores” y “viejos” ex Entel.
Sandra Wolanski

Raquel Borobia

Profesora en Filosofía y Magister Scientiae en Metodología de la Investigación Científica. Docente en la Universidad Nacional del Comahue. Directora de un Proyecto de Extensión Universitaria y un Proyecto de Investigación en Nivel Superior sobre el tema “juventudes” desde el enfoque de la Filosofía Práctica. Integra la Red de Investigadores/as en Juventudes Argentina.

Ver más

Raquel Borobia

Profesora en Filosofía y Magister Scientiae en Metodología de la Investigación Científica. Docente en la Universidad Nacional del Comahue. Directora de un Proyecto de Extensión Universitaria y un Proyecto de Investigación en Nivel Superior sobre el tema “juventudes” desde el enfoque de la Filosofía Práctica. Integra la Red de Investigadores/as en Juventudes Argentina.

Ver más

Laura Kropff

Doctora en Antropología (UBA). Dirige el proyecto de investigación: “Aboriginalidad, edad y género en el activismo mapuche contemporáneo en Río Negro y Chubut” (FONCYT). Investigadora asistente del CONICET con sede en el Instituto e Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio, Sede Andina, (UNRN-Bariloche). Profesora adjunta en la Escuela de Humanidades y Estudios Sociales (UNRN). Miembro de la Red de Investigadores/as en Juventudes.

Ver más

Laura Kropff

Doctora en Antropología (UBA). Dirige el proyecto de investigación: “Aboriginalidad, edad y género en el activismo mapuche contemporáneo en Río Negro y Chubut” (FONCYT). Investigadora asistente del CONICET con sede en el Instituto e Investigaciones en Diversidad Cultural y Procesos de Cambio, Sede Andina, (UNRN-Bariloche). Profesora adjunta en la Escuela de Humanidades y Estudios Sociales (UNRN). Miembro de la Red de Investigadores/as en Juventudes.

Ver más

Pedro Nuñez

Doctor en Ciencias Sociales (UNGS/IDES). Investigador Asistente del CONICET con sede en FLACSO. Docente de grado (UBA) y de Postgrado en el Programa UNGS/IDES y en la Especialización en Juventud (UNSL). Fue consultor del PNUD en juventud y de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. Integrante de la Red de Investigadores/as en Juventudes de Argentina y del GT “Juventud y Prácticas políticas” de CLACSO.

Ver más

Pedro Nuñez

Doctor en Ciencias Sociales (UNGS/IDES). Investigador Asistente del CONICET con sede en FLACSO. Docente de grado (UBA) y de Postgrado en el Programa UNGS/IDES y en la Especialización en Juventud (UNSL). Fue consultor del PNUD en juventud y de la Dirección General de Cultura y Educación de la Provincia de Buenos Aires. Integrante de la Red de Investigadores/as en Juventudes de Argentina y del GT “Juventud y Prácticas políticas” de CLACSO.

Ver más

La participación política juvenil post-2001/3

Hacia fines del año 2010, los medios de comunicación de la Argentina dedicaron una buena parte de sus principales notas a lo que definían como una sorpresiva participación política juvenil. La visibilidad pública de muchos jóvenes —organizados y dispersos— que participaban de acciones, que en su diversidad podían conceptualizarse como “políticas”, comenzó a interpretarse como una oleada que recordaba etapas históricas anteriores de efervescencia juvenil. Así, por ejemplo, la masiva participación juvenil en los funerales del ex presidente Néstor Kirchner y la movilización de los estudiantes secundarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y la ciudad de Córdoba (con “tomas” de escuelas en defensa de la educación pública, entre otros hechos) se narraron como evocaciones del compromiso político de los jóvenes de la década del setenta. Este relato no se conformó exclusivamente en los medios de comunicación, sino que atravesó los discursos de varios funcionarios, dirigentes y referentes de distintos partidos políticos. Sobre la emergencia de ese relato podrían hacerse distintos análisis, pero, para nosotros, se vuelve relevante en tanto la noción de sorpresa pone en evidencia una serie de supuestos adultocéntricos sobre la relación entre los jóvenes y la política.
En general, las imágenes que predominan sobre los jóvenes colocan el foco en sus características corporales. Esto ocurre tanto cuando se habla de “violencia escolar” como cuando se subraya la espectacularidad de las culturas juveniles o su supuesta apatía política y desinterés. Tanto los supuestos que caracterizan a la juventud como desinteresada, como los que la conceptualizan como rebelde y transgresora —inherentemente transformadora de la realidad—, ponen el énfasis en las particularidades intrínsecas de sus cuerpos. (*1) Esta vez las opiniones hicieron hincapié en la fusión casi “natural” de la noción de juventud con la de política en los cuerpos juveniles. Así, la atracción mediática por la actitud militante de los jóvenes otorgó visibilidad a la vinculación entre dos categorías que tiempo atrás se pensaban como incompatibles: juventud y política.
Este libro es un intento por pensar la politicidad de las prácticas juveniles en la actualidad poniendo en cuestión los discursos que caracterizan la relación entre juventud y política, centrándose en la sorpresa (cuya contra-cara es la naturalización de la apatía y la desconfianza como características propias a la condición juvenil). Son varias las situaciones concretas y las prácticas de largo plazo que dan cuenta de la complejidad de relaciones y la heterogeneidad de ámbitos y actores que se ponen en juego en la arena (re)creada en el cruce entre juventud y política. Podemos nombrar eventos puntuales como la masiva presencia juvenil en los funerales, tanto de Kirchner como, antes, del ex presidente Raúl Alfonsín. Asimismo, se destaca la nutrida concurrencia a las marchas del 24 de marzo desde el comienzo de la democracia y su contribución en los movimientos de derechos humanos aportando lecturas novedosas sobre la dictadura, así como respecto de los casos de gatillo fácil (Bonaldi, 2002; Gingold, 1996; Elizalde, 2002; Pita, 2010). (*2) Se destaca, también, la alta participación en movimientos sociales emergentes de la década de los noventa (Vommaro y Vázquez, 2008). Menos visible ha sido la participación en partidos políticos (Molinari, 2012); sin embargo, esta presencia se evidencia en la obtención de lugares importantes en las listas electorales de algunos distritos del país por parte de dirigentes que se presentan como representantes de sectores “juveniles”.
La investigación académica en la Argentina ha tenido su propio derrotero en el análisis del tema central de este libro. No es nuestra intención aquí realizar un estado del arte, (*3) sino señalar que, en la última década, las ciencias sociales comenzaron a desplazar su perspectiva del análisis centrado en la noción de culturas juveniles autónomas a la interpretación de las prácticas de los jóvenes en los distintos contextos sociales en que se producen. (*4) Este desplazamiento se puso en evidencia en las reuniones de la Red de Investigadores/as en Juventudes Argentina (ReNIJA) realizadas en 2007 y 2010. En estos encuentros, el foco del debate interdisciplinario que caracteriza el campo de los estudios de juventudes estuvo puesto en considerar las prácticas juveniles como lente para analizar conflictos presentes en la sociedad toda (Chaves, 2010b).
En cuanto al estudio específico de la dimensión política en relación con los jóvenes, en la primera reunión —realizada en la Universidad Nacional de La Plata— era posible observar un desplazamiento del foco del análisis de la participación de los jóvenes en las instituciones de la modernidad hacia el estudio de experiencias participativas definidas como nuevas y ubicadas en los campos de los estilos y las opciones estéticas, entre otros. Los jóvenes no eran definidos como actores políticos en términos clásicos, sino como actores y productores culturales, por lo que las interpretaciones y explicaciones se centraban en la politicidad de sus prácticas (Kropff y Núñez, 2010).
Este desplazamiento se encontraba a tono con perspectivas teóricas centradas en la distinción entre la política y lo político. Chantal Mouffe propone esta distinción reservando para lo político el carácter ontológico, modo o dimensión de antagonismo en que se instituyen las sociedades humanas, mientras que lo óntico, en este caso la política, sería el “conjunto de prácticas e instituciones a través de las cuales se crea un determinado orden, organizando la coexistencia humana en el contexto de la conflictividad derivada de lo político”. Dice Mouffe que “es la falta de comprensión de “lo político” en su dimensión ontológica lo que origina nuestra actual incapacidad para pensar de un modo político” (Mouffe, 2007:15-16). Probablemente, es esta comprensión limitada del fenómeno la que, en el nivel de imaginario, reconoce sólo la politicidad de las prácticas juveniles cuando participan de aquellos ámbitos de la política convencional. Las ponencias presentadas en la primera ReNIJA daban cuenta del esfuerzo teórico por deconstruir las nociones sedimentadas instaladas por este imaginario.
En contraste, en la segunda ReNIJA —realizada en la Universidad Nacional de Salta—, varias ponencias colocaron el foco en cuestiones como la participación, los derechos, la ciudadanía y los aprendizajes políticos, recortando como campo espacios “tradicionales” tales como partidos políticos, sindicatos, movimientos estudiantiles e instituciones educativas formales. En esa segunda oportunidad, el desafío fue volver a abordar espacios clásicos sin provocar un retorno conservador en términos de perspectivas teóricas. Esto es, mantener la mirada puesta en la dimensión de lo político sin (con)fundirla con la dimensión de la política. Aunque en los dos encuentros la tendencia preponderante fue diferente, en ambos hubo heterogeneidad en las ponencias. Los artículos que integran este libro son reelaboraciones de ponencias seleccionadas entre las que fueron presentadas en la segunda reunión, por lo que encontramos análisis de la politicidad de las prácticas juveniles tanto en espacios políticos tradicionales como en espacios que escapan a esa definición.
El libro pretende realizar un aporte para discutir estas cuestiones, presentando el análisis realizado por colegas de diferentes lugares de la Argentina, formados en distintas disciplinas y con problemas de investigación disímiles. Sin embargo, los trabajos presentan como rasgo compartido la posibilidad de pensar procesos más amplios, transformaciones de escala mayor a partir del estudio de casos, agrupaciones y acontecimientos situados en distintas regiones del país. La lectura del libro como totalidad permite realizar un recorrido por las distintas tradiciones que abordan el análisis de la relación entre juventud y política.

Notas
1. Para un análisis de los discursos hegemónicos sobre la juventud en la Argentina a principios del siglo XXI, ver Chaves (2010a).
2. Aunque fue importante desde sus inicios, la presencia juvenil en el movimiento de defensa de los derechos humanos alcanzó una gran visibilidad ya a mediados de la década del noventa, con la organización HIJOS (Hijos por la Identidad y la Justicia contra el Olvido y el Silencio), conformada mayoritariamente por hijos de desaparecidos, ex presos políticos y exiliados.
3. Para leer algunos estados del arte sobre la relación entre juventud y política en Latinoamérica, ver Alvarado y Vommaro (2010) y, específicamente en la Argentina, ver Bonvillani, Palermo, Vazquez y Vommaro (2010) y Chaves y Núñez (en prensa).
4. Para una discusión sobre el concepto de culturas juveniles, ver Padawer (2004).

También le puede interesar

Formación en alternancia de jóvenes rurales


Yudi Monge Naveros
$ 310,00

Revista Novedades Educativas 272 - Agosto 13


Nuñez, Durón y otros
$ 85,00

Culturas juveniles. Disputas entre representaciones hegemónicas y prácticas


Villa, Infantino y Castro (comps.)
$ 255,00

Adultos en crisis, jóvenes a la deriva


Silvia Di Segni Obiols
$ 295,00

Juventud, memoria y transmisión. Pensando junto a Walter Benjamin


Daniel Korinfeld y Alejandro Villa (comp.)
$ 270,00

Consultas