Caja de herramientas para la educación emocional

Caja de herramientas para la educación emocional

Diseño de proyectos institucionales. Técnicas para coordinar grupos. Acciones socio-comunitarias


$ 335,00

Alguna vez, como docente, ¿sintió que la realidad superaba sus fuerzas, que no entendía a sus alumnos y que ellos no se conectaban con usted? Y, como padre, ¿alguna vez no supo qué hacer con su hijo?
Este libro propone un modo de pensar la educación desde una práctica atractiva y placentera para el docente, las familias y los estudiantes, rescatando en ellos la autonomía e inteligencia que las urgencias cotidianas suelen no tener en cuenta.
Presentamos herramientas que, más que recursos didácticos, buscan inscribirse con vitalidad en la brecha entre el saber y el hacer. Se necesitan espacios y propuestas para atender y transformar las turbulencias emocionales del día a día, que surgen con vitalidad si se pueden destrabar los propios obstáculos y prejuicios.
Pensamos en un adulto cuidador, intérprete de la subjetividad propia y ajena, con sentido del humor, esperanzado e intuitivo, que pueda mantener vivos los deseos de enseñar y aprender.

Prólogos
Ricardo Carlino
Miguel A. Giannetti


Introducción
Isabel Mansione, Diana Zac, Marta Viola, Alicia Peralta
La escuela: un tipo de institución
Lo socioeconómico y el desarrollo de la subjetividad
Un adulto cuidador: el docente
Innovación y cambio
Los proyectos
Campaña de prevención para hacer más confortables los vínculos
Construir una red sostenedora

Capítulo 1. Emocionalidad, enseñanza y aprendizaje.
“Escuchar” lo que sienten

Isabel Mansione, Diana Zac, Juan Pablo Temelini, Marta Viola
Una ética de la participación incluye la búsqueda de la verdad
A escuchar se aprende y escuchar enseña
En síntesis
Ejercicio

Capítulo 2. Importancia de la comunicación emocional en el inicio de la vida
Isabel Mansione, Diana Zac, Leticia Sayar, Lidia Attadia
Una experiencia turbulenta
Apego con la maestra
Apego con la mamá
La comunicación con empatía: una aliada
El recorrido de algunas experiencias y pensamientos
Pasos para los proyectos “Alfabetización emocional” y “Desarrollo de empatía durante la crianza”
Ejercicio

Capítulo 3. La organización de las bases de la autonomía.
Los primeros pasos fuera de casa

Isabel Mansione, Diana Zac, Marta Viola, Santiago Carballo, Lidia Attadia
Los primeros pasos
La autoridad, un tema más que importante
El jardín deja una escritura para la vida
Miradas desde la experiencia del jardín vivido
Programa: “Cuidar siendo cuidados o cuidar al cuidador para que el cuidador sea efectivo”
Los adultos y el juego
Síntesis
Ejercicio

Capítulo 4. Construcción de proyectos para una psico-socio-pedagogía del vínculo. “Vínculos confortables: protección del aprendizaje”
Isabel Mansione, Juan Pablo Temelini, Marta Viola, Diana Zac
Cuidar al cuidador para que éste sea efectivo
Marco teórico
El voluntariado y el trabajo in situ (investigación-acción)
Un ejemplo de la experiencia en un primer grado
Experiencia de voluntariado para primaria
Síntesis
Ejercicio

Capítulo 5. Estrategias y técnicas para el trabajo grupal en la escuela secundaria. “Acompasando el vínculo”
Isabel Mansione, Santiago Carballo, Ma. Gabriela Maag, Juan P. Temelini, Alicia Peralta, Mariana Incarbone, Gabriel Roizman
El adolescente y la escuela
El deseo adolescente y la escuela
El programa
Paso a paso, sin prisa pero sin pausa
Payando una experiencia
Para facilitar la comunicación
Los grupos focales
Grupo de sensibilización y capacitación para docentes, directivos y supervisores
Fortalecimiento de formadores por la inclusión para futuros docentes
Formación de líderes adolescentes para la prevención de la violencia en el ámbito escolar
Estrategias y técnicas para trabajar con los grupos de adolescentes
Síntesis
Ejercicio

Capítulo 6. La documentación narrativa de experiencias pedagógicas: una herramienta para repensar las prácticas de formación
Gabriel Roizman
Pasajes y paisajes sobre la formación
Síntesis
Ejercicio

Capítulo 7. Embarazo, escuela e inclusión. “Despertando la maternidad y la paternidad adolescente”
Isabel Mansione, Liliana Crescente, Diana Zac
Pistas para la formulación de proyectos
Síntesis
Ejercicio

Capítulo 8. Interculturalidad, identidad y memoria. “Navegando en las memorias”
Liliana Zuntini, Daniel Bentaberry, Isabel Mansione
Comenzar el proyecto
La gestión
El proyecto en marcha
Herramientas para la investigación de las migraciones locales
Organización de un evento académico popular
Evaluación
La hermandad entre pueblos
El proyecto que se renueva
Un programa puesto en marcha y en prospectiva
Síntesis
Ejercicio

Capítulo 9. Técnicas para proteger la vocación docente. “Abuenando la mirada”
Isabel Mansione, Juan Pablo Temelini, Diana Zac, Marta Viola
Punto de partida
Mundos separados
Mundos prejuiciosos
Todo no se puede, pero algo sí
Escuela: la solución a todos sus problemas
Mantener el fuego
El camino continúa
“Alfabetización emocional”
Una didáctica del vínculo
Provisión de nutrientes
Ejercicio

Capítulo 10. Escuela y comunidad. “La escuela no debe funcionar en soledad”
Diana Zac, Juan Pablo Temelini, Isabel Mansione
Hacia un nuevo contrato fundacional entre escuela y comunidad
El mundo adulto y la subjetivación del infante y del adolescente
Una psico-socio-pedagogía del vínculo
Por una cultura del cuidado
Síntesis

Diana Zac

Médica egresada de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Especialista en Psiquiatría, Asociación de Psiquiatras Argentinos (APSA). Psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires (APdeBA). Ex-Psiquiatra de Guardia, Hospital de Niños de Buenos Aires “Dr. Ricardo Gutiérrez”. Supervisora del Área de Interconsulta y Psiquiatría de Enlace del Hospital General de Agudos “B. Rivadavia”. Integrante del Capítulo de Interconsulta y Psiquiatría de Enlace de APSA. Miembro del equipo de investigación e intervención en escuelas de la Secretaria de Psicoanálisis y Comunidad de APdeBA y del departamento de Investigación del Instituto Universitario de Salud Mental (IUSAM). Integrante del Colectivo Argentino de Educadores que investigan desde la Escuela.

Ver más

Isabel Mansione

Psicóloga y profesora de Psicología, Universidad de Buenos Aires (UBA). Psicoanalista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires (APdeBA). Postítulo en Investigaciones Educativas, Universidad de Córdoba (Argentina). Maestría en Gestión de Proyectos Educativos, Universidad CAECE (Argentina). Psicoanalista especializada en tratamientos de niños y adolescentes, IPA. Docente jubilada e investigadora en ISFD N° 1 de Avellaneda, provincia de Buenos Aires. Miembro del equipo de investigación e intervención en escuelas de la Secretaría de Psicoanálisis y Comunidad de APdeBA y del departamento de Investigación del Instituto Universitario de Salud Mental (IUSAM). Directora de investigación. Integrante del Colectivo Argentino de Educadores que investigan desde la Escuela.

Ver más

Juan Pablo Temelini

Sociólogo egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Formó parte del equipo de investigación de la materia “Metodología de la Investigación Social” (Cátedra Griselli) en la Facultad de Ciencias Sociales, UBA. Se desempeñó como auxiliar de investigación en el Instituto de Investigaciones Gino Germani, dirigido por Ana Wortman. Investigador en los proyectos dependientes del equipo de investigación e intervención en las escuelas del departamento de Investigación del Instituto Universitario de Salud Mental (IUSAM) y de la Secretaría de Psicoanálisis y Comunidad de ApdeBA.

Ver más

Prologar un libro de la densidad y profundidad de contenido de éste resultó una grata tarea, pues su lectura promueve en el lector un estrecho compromiso con las ideas y el espíritu que las sustenta, a semejanza de lo que evidencian los autores en el contenido.
Dos elementos trascendentes se destacan: uno es la originalidad de cómo fue titulado el libro en función de lo que realmente muestra su contenido. Y el otro, que el “autor” es un grupo que no sólo da lugar a que los individuos que lo componen aporten lo específico que manejan cotidianamente, sino que también mantiene una unidad ideológica en los criterios desarrollados a lo largo del libro.
Queda muy claro y explícito qué es lo que se quiere trasmitir y a quiénes va destinada la obra. Se observa un corrimiento del criterio del concepto clásico de “educando”, pues se parte de la premisa de la complejidad que abarca la tarea educativa, que incluye la observación y aprovechamiento de las ocurrencias y hasta de los errores de todos los actores en juego en el proceso educativo, incluido el propio educador.
Una prédica reiterada señala la necesidad permanente de evitar la repetición de costumbres vacías de contenido actual, acompañando para ello el agregado de una actitud de reflexión actualizadora a la práctica de “lo que se acostumbra”. Sucede que la implementación de la enseñanza y sus contenidos, en sus lejanas instancias de instalación y hasta consagración, tuvo su sentido en función de las problemáticas de otras épocas en la que se buscaban objetivos con paradigmas acordes a ese momento social y evolutivo. La tendencia a repetir costumbres (sin reflexionar sobre si aún mantienen vigencia o no) lleva a sostener como ciencia lo que es una creencia no revisada. Los autores enfatizan la necesidad de de-construir y re-construir lo establecido cada vez que resulte necesario. Esto no implica una automática descalificación de la validez que pudo haber tenido lo anterior, sino que actualiza lo que fue pensado para otro contexto, promotor de una meta educativa distinta. Para lograr esta transformación, ellos se apoyan en la reflexión de su experiencia práctica y van construyendo lo que aquí denominan “caja de herramientas”, en la que incluyen como ingrediente básico “la transmisión del amor al conocimiento” y, cada vez que es necesario, la habilitación de escenarios colectivos de reflexión para promover una permanente actualización de las ideas y de su adecuada forma de instrumentación. Esto implica una postura epistémica que logra impregnar al docente de un vivaz interés en transmitir y/o promover conocimiento, incluyéndose él mismo en ese objetivo de aprendizaje. Esta posición, a mi entender, está en franca oposición (por no decir en franco “combate”)
con la tendencia de postular al maestro como a un ser dotado de saber por el sólo hecho de “ser” o, dicho en términos psicoanalíticos, como un “sujeto supuesto saber”.
Este comentario nos lleva a preguntarnos: ¿hay un “maestro” en el aula? Si allí se enseña y se aprende, la respuesta será afirmativa. ¿En “quién” y/o en “qué” se identifica a un “maestro”? En el aula hay un director o coordinador del momento de enseñanza?aprendizaje, el denominado “maestro” en forma clásica, cuya función es promover la creación de un clima de conocimiento creado para un específico grupo de personas reunidas en el aula de la que dicho “maestro” forma también parte, con su rol específico y diferenciado de los denominados “alumnos”.
Ortega y Gasset, en una de sus frases más célebres, dice: “Yo soy yo y mi circunstancia y si no la salvo a ella no me salvo yo”. En un aula, para que se dé esa experiencia de “enseñanza?aprendizaje”, nadie se salva por cuenta propia. Todos están comprometidos. Pensándolo bien, es una idea interesante y lo mejor de todo es que no es aburrida en absoluto.
En un medio educativo encarado con este paradigma epistemológico no sólo se aprende la materia del día y a ser un buen y adecuado integrante del grupo en el aula, sino que también se siembran semillas conformadoras de una matriz de comportamiento humano apta para ser aplicada a la vida ciudadana, la vida familiar y la vida diaria.
Los autores de esta obra piensan que ciertos principios y valores deben encontrar una manera práctica de ser implementados, para lo cual, una vez expuestos, los formatean de manara tal que puedan jugar el rol de “caja de herramientas” para un objetivo dado.
Los libros que además de estar bien escritos tienen un contenido valioso, despiertan un interés tal en el lector que éste no sólo les da la bienvenida sino que hace propios muchos de los mensajes allí emitidos. En esto está jugando un proceso identificatorio con las ideas expresadas. El que lee mantiene un diálogo con ese escrito que “le habla”, pues siente que el mismo contiene las palabras de un sentir y pensar similares a los propios, aunque hasta ese momento carecía del armado conceptual con que se siente hablado por lo escrito.
En esta obra se vierten conceptos que, aunque muy profundos, logran ser reducidos a su mínima expresión y, a la vez, ofrecen una máxima compresión, como cuando se afirma que “La vida en la escuela es tan compleja como fuera de ella”. Se me ocurrió pensar que ése es un mensaje dirigido a los docentes que se quejan de las “calamidades” que dicen percibir durante su desempeño como tales. A todos nos gustaría vivir en una sociedad mejor que la que habitamos, pero la realidad es como es y eso debe postularse como punto de partida.
En su libro Psicología de las masas y análisis del yo, Freud nos muestra que, cuando las personas operan grupalmente, potencian sus impulsos más primitivos. En esta Caja de herramientas... está bien ilustrado este fenómeno, cuando se cita el caso de una profesora que, frente a una travesura colectiva de sus alumnos en el aula, les dice: “Esto no se arregla con amonestaciones sino pensando. Vayan viendo cómo reparan el daño hecho”. Y, en efecto, en la clase siguiente los alumnos muestran que hallaron una buena manera de repararlo.
Aunque no está puesto como mensaje explícito de uso como herramienta, permanentemente se recalca la necesidad de no quedarse encerrado en las propias convicciones. Los autores convocan a coligarse con otros docentes y también con profesionales de otras disciplinas para pensar los problemas difíciles de la escuela. Ellos afirman: “(…) tomamos postura por un conocimiento producido colectivamente, entendiendo que todo tipo de producción práctica y teórica debe ser una producción cultural para aspirar a transformar la realidad”. En este proceso, incluyen a la complejidad de los integrantes del acto educativo cuando sostienen que “como docentes somos capaces de cambiar-nos y de transformar-nos, proponiendo en ambos polos de la pareja educativa la tarea de incluir-nos como seres éticos y políticos”.
Al referirse a los padres y a algunas de las reacciones que ellos tienen con sus hijos, en muy pocas palabras señalan cuál es el núcleo erróneo de su postura: “Hasta los conflictos evolutivos suelen ser catalogados como insultos, desautorizaciones, caprichos, maldad, enojos”. Y continúan reflexionando sobre una actitud bastante difundida entre los padres y los propios educadores cuando actúan con pre-juicios, creyendo que se trata de juicios dados por su experiencia y, en lugar de indagar el porqué de tal o cual comportamiento pre-suponen y actúan con la lógica que de ello emana.
En esta obra también se trata la cruda y difícil realidad del embarazo adolescente, un tema muchas veces evitado como tal porque no se sabe qué decir ni hacer al respecto. Para abordarlo, se refieren a un programa que titularon “Despertando la maternidad y paternidad adolescentes”, para crear un espacio mental para desarrollarlas. En esto prevalece más que nada una necesidad dada por lo real de la situación, pues si fuera por la edad, ésta brinda muy poca oportunidad. Al padre de la criatura que está por venir se lo describe de manera clara y sencilla, “llega tarde y llega mal”, sea porque la familia de la embarazada la aísla a ella y el futuro padre no obtiene un lugar como tal o porque él se retira por no haber sido ayudado a integrarse. Éstas son situaciones tan extremas que resulta difícil pensarlas, por lo que la idea de apartar o apartarse de la escuela juega el mismo rol que la del aborto: eliminar el “tema” con la expectativa de eliminar el sentimiento caótico que provoca esa situación. Si bien correspondería resolver el problema con sus protagonistas directos, dada la sorpresa, la edad y la falta de recursos materiales para su afrontamiento, el mismo se hace extensivo a ser atendido y pensado por la familia y por la escuela, primero previniendo con educación sexual y, una vez instalado el embarazo, asumiendo la cuota de responsabilidad reflexiva y operativa.
Al referirse a la adolescencia, en esta obra se aplicó también el proceso de de-construir y re-construir lo sabido y asaz repetido acerca de ella. La misma es postulada entonces no solamente como un momento biológico en desarrollo sino que a esto le agregan el condicionamiento familiar y social que influye sobre su formación y conformación subjetivas. De este modo, se aparta de la clásica idea de que el adolescente es como una arcilla a la que es preciso dar forma, y se lo encara como a un semejante a quien hay que escoltar con la experiencia de un adulto para dar sostén a su propio impulso de desarrollo. La idea de acompañar al adolescente es descrita con el neologismo “acompasar”, es decir, ir con él respetando el ritmo o compás de su momento evolutivo. Para llegar a esta concepción, a mi entender, ha habido un proceso sincrético entre las ideas emanadas del campo de la educación y las del psicoanálisis.
En otro de sus capítulos, se hace referencia a una “epistemología del sur” en la que se incluye el aspecto ideológico que contiene en sus objetivos toda enseñanza y sus respectivas consecuencias, lo que no siempre se tiene del todo tan claro y consciente. Esto resulta una voz de alerta y a la vez de esclarecimiento, que promueve una reflexión del educador sobre la dirección, sentido y destino de su labor e invita a “la resignificación de la propia experiencia”, lo que apunta a de-construir y re-construir sobre lo que se venía haciendo y afirmando.
Este libro, a mi criterio, ha logrado con creces su principal objetivo: constituirse como “caja de herramientas para la educación emocional de niños y jóvenes”. El contenido ético e ideológico que sustenta las ideas propuestas, sin duda alguna, aportará un valioso enriquecimiento al lector.

Ricardo Carlino


Desde hace ya tiempo, en el ámbito de los Institutos Superiores de Formación Docente ha ido tomando fuerza la idea de que la investigación no sea sólo cuestión de la universidad. En el Nivel Superior Terciario se cuenta con recursos humanos excelentemente bien capacitados como para tomar este desafío y concretarlo en acciones; un buen ejemplo de esto lo constituyen los colegas que lideraron este trabajo.
A lo largo de sus páginas, cualquier lector puede “tocar” la realidad narrada con facilidad, ya que no es otra que la que ve y vive en cada uno de sus días. Y si bien algunos relatos pueden resultar desalentadores o escalofriantes por la dureza de ciertos hechos descriptos, en todos los casos aparece la “vuelta de tuerca” para hallar soluciones, reparaciones y, sobre todo, anticipaciones adecuadas.
El Otro –en este caso, el niño, es decir, el futuro– se impone como centro de análisis y reflexión y el qué podemos y el qué debemos hacer no queda fuera de ninguna de las situaciones planteadas. Con esto reafirmo el valor no sólo literario sino instrumental que este manual ofrece a todo aquél que quiera y procure “trabajar para ensanchar el espacio del deseo” del niño y del joven, noción fundamental para la salud física y espiritual de todo hombre, en todo tiempo.
Si bien cada capítulo aborda una problemática particular, lo unívoco aparece una y otra vez: el vínculo, lo que no es de extrañar si se tiene en cuenta que los autores han dedicado gran parte de sus vidas a este hecho trascendental para el ser humano. Después de todo, somos eminentemente sociales y cuando vivimos aislados por voluntad propia o ajena, la enajenación y la deshumanización se tornan procesos irremediables.
Estimado lector, nada de lo que usted pueda o vaya a leer en las páginas que siguen lo dejará indiferente. Me adelanto a decirle que sucederá todo lo contrario y espero que eso lo provoque al punto de ser, usted también, un agente de ese cambio que el futuro, es decir nuestros niños y jóvenes, nos exigen que hagamos.

Miguel A. Giannetti

También le puede interesar

Grupos e instituciones. Prácticas educativas y proyectos comunitarios


Torchio, Fernández y otros
$ 232,00

Trabajos en grupo


Telma Barreiro
$ 330,00

Senderos didácticos con TIC


de Angelis, Rodrigues
$ 295,00

Revista Novedades Educativas 290 - Febrero 15


Rebecchi, Skliar y otros
$ 85,00