Escuela media en la sociedad del conocimiento, La

Escuela media en la sociedad del conocimiento, La

Ideas y herramientas para la gestión educativa. Autoevaluación y planes de mejora


$ 375,00

¿Qué debe cambiar en la escuela media? ¿Qué ha de permanecer estable? ¿Bajo qué mecanismos perdura lo que perdura y cambia lo que cambia? En los últimos tiempos, las miradas sobre la escuela media se han vuelto especialmente críticas, se agudizaron las tensiones que la atraviesan y la necesidad de cambio se vuelve más urgente. Además de requerir una transformación de la gramática escolar, de las estructuras profundas de una escuela media fragmentada y selectiva surge, también, la necesidad de revisar los modos de pensar y hacer los cambios en educación.
Más que proponer nuevos proyectos en la escuela, se trata de hacer de la escuela un proyecto, una comunidad democrática de aprendizaje. Y en este sentido, los procesos de gestión institucional son claves para el cambio.

Claudia Romero responde a dos necesidades principales:
a) Transformar las escuelas medias atendiendo simultáneamente a la complejidad típica del nivel y al contexto de la sociedad del conocimiento en el que están insertas.
b) Construir nuevas modalidades de gestión del cambio que tomen a la escuela como centro del cambio y a los directivos y docentes como protagonistas y no como culpables de los problemas.
La gestión educativa como gestión del conocimiento -idea central del libro- se propone como una línea de trabajo potente e interesante que permita realizar síntesis superadoras entre el conocimiento académico y la experiencia, entre lo individual y lo colectivo, entre el afuera y el adentro de la escuela, entre el innegable peso de la herencia y la ineludible necesidad de innovación.
Volver a pensar la escuela media e imaginar nuevos caminos para el cambio educativo son desafíos a los que nos enfrenta la turbulenta sociedad del conocimiento. La globalización, los avances de las nuevas tecnologías, la transformación de la familia, el fenómeno de la exclusión social, los nuevos perfiles de la infancia y la juventud, son algunos de los procesos que impactan sobre la escuela y describen situaciones ambiguas, de incertidumbre pero también de grandes posibilidades.
Con prólogo de Antonio Bolívar, se trata de un trabajo sólido que surge de un entramado interesante entre elementos teóricos, escenas y casos de la vida escolar y una cantidad de actividades y herramientas probadas en torno a la autoevaluación, la formulación de proyectos y planes de mejora.

Principales temas del libro:
- Democratización de la escuela media
- La gestión escolar como gestión del conocimiento
- Las nuevas funciones y roles escolares
- Liderazgo y equipos
- La participación de los alumnos
- Autoevaluación
- Planes de mejora

***PREMIO ISAY KLASSE AL LIBRO EDUCACIÓN 2004***
Mención de Honor | Fundación El Libro, Argentina.

Capítulo 1: La gestión escolar en la sociedad del conocimiento
1- La sociedad del conocimiento y el lugar de la escuela
2- Procesos globales e impactos sociales: entre la inseguridad y la comunidad.
3- Demandas de la sociedad del conocimiento a la escolarización
4- Paradojas y contradicciones del nuevo contexto: posibles escenarios futuros
I. Notas sobre la escuela media: Características y principales tensiones
- El contrato fundacional: la escuela selectiva
- El exceso de demandas: la pugna de intereses
- La cultura organizacional: la anarquía organizada

Capítulo 2: Nuevas miradas sobre el cambio educativo y la gestión escolar
1- La dinámica del cambio y la dramática de la gestión
2- La gramática del cambio: representaciones, metáforas y sentidos subyacentes
3- Tres lógicas de gestión en los procesos de cambio: reforma, innovación y transformación.
4- La gestión escolar en contextos de crisis
II. Notas sobre la escuela media: Procesos recientes y nuevos fenómenos
- La expansión del nivel y la democratización aparente.
- El crecimiento de la pobreza y la escuela que asiste
- Los cambio demográficos y la escuela vacía
- Las reformas y la reestructuración superficial

Capítulo 3: Hacia la escuela como comunidad democrática de conocimiento y aprendizaje
1. Aprender en la sociedad del conocimiento
2. Los docentes, adultos que aprenden
3. El modelo contrafáctico de la escuela que aprende
4. La escuela como comunidad democrática de conocimiento y aprendizaje
III. Notas sobre la escuela media: Los desafíos para la gestión
- El desafío de la democratización
- El desafío de la transformación.
Aportes para la reflexión y la práctica
Capítulo 4: La gestión escolar como gestión del conocimiento
1- La gestión del conocimiento: un proceso de conversión y cambio
2- Aportes a la gestión del conocimiento: el aprendizaje organizativo, el planeamiento estratégico, la investigación-acción y la mejora de la eficacia escolar.
3- Nuevas funciones y roles en la gestión escolar como gestión del conocimiento
4- El liderazgo y los equipos en la escuela media: mito y realidad
Recursos: Las capacidades para el trabajo en equipos de gestión: propuesta de actividades
- “Perdidos en el mar”
- “Roles de equipo”
- “¡Houston, tenemos un problema!”
- “Hoja de problemas”
- “Técnica de grupo nominal”
- “Nuestro viaje”
Capítulo 5: La escuela como proyecto y los proyectos en la escuela
1- El proyecto institucional o hacer de la escuela un proyecto
2- La gestión por proyectos
3- La participación, también para los alumnos.
4- Dispositivos para la gestión escolar del conocimiento: la autoevaluación y los planes de mejora.
Recursos: La construcción de proyectos escolares
- “Una Jornada Institucional”
- “Un Proyecto de autoevaluación y planes de mejora.”
 
..La autora

Claudia Romero
es profesora y licenciada en Ciencias de la Educación y doctoranda en Educación en la Universidad Complutense de Madrid.
Tiene una vasta experiencia profesional en el ámbito de la educación media en instituciones públicas y privadas. Se ha especializado en asesoramiento pedagógico e institucional y en capacitación de docentes y directivos. Ejerció la docencia en las universidades de Buenos Aires, Belgrano y Morón.
Es autora de diversos trabajos de investigación y publicaciones en medios nacionales e internacionales.

Claudia Romero

Doctora en Educación (Universidad Complutense de Madrid), Profesora y Licenciada en Ciencias de la Educación (UM). Es Directora del Área de Educación de la Universidad Torcuato Di Tella y profesora de posgrado en esa Universidad. Sus áreas de especialización son: Cambio, Mejora Escolar y Gestión Educativa, sobre las que desarrolla investigación, docencia universitaria, consultoría y dirección de proyectos. Tiene una amplia e intensa trayectoria de trabajo de dos décadas con las escuelas secundarias a través de la investigación, la enseñanza, la gestión, el asesoramiento pedagógico e institucional y la formación de directivos y profesores. Ha realizado numerosas publicaciones sobre este nivel educativo.

Ver más

A propósito del libro de Claudia Romero
LA ESCUELA MEDIA EN LA SOCIEDAD DEL CONOCIMIENTO


Presentar un libro es siempre una ocasión para celebrar, casi ritualmente, este eterno retorno de lo mismo, que no es lo igual: los hombres tratando de descifrar, con tanteos creativos, ese texto siempre huidizo que, quizás por comodidad, llamamos la realidad que nos toca vivir. Celebro la aparición de este libro, porque es un nuevo sendero que se bifurca, en este laberinto de la biblioteca infinita, donde un texto remite a otro texto, y va tejiendo una nueva trama en la fascinante historia del deseo de saber, que testimonia siempre la resistencia pertinaz a naturalizar lo que acontece, a cerrar la comprensión, a agotar la pregunta. De ahora en más, y gracias a este inteligente esfuerzo de Claudia Romero, tenemos un hilo más para seguir buscando sentidos en el laberinto del milenario esfuerzo por ser, que nos caracteriza. Como dice, G.Steiner: nuestro destino es abrir puertas, aun cuando no conduzcan –aparentemente- a ninguna parte. Condenso, entonces, y en forma más simple, el qué celebro en esta presentación: celebro la resistencia inteligente frente a todo intento de naturalizar lo que nos pasa, y celebro, entonces, que este libro, como diría Spinoza, aumente en nosotros la potencia de actuar, único antídoto frente a las cepas siempre renovadas de ese virus, siempre acechante, que se expresa como: “ a esto no lo cambia nadie”, “nada podemos hacer”. Justamente la señal que tenemos del aumento de nuestra potencia de actuar, dice el mismo Spinoza, es la alegría. Leer este libro, justamente, produce alegría, es decir, aumenta nuestra condición de agentes, porque podemos entender mejor lo que pasa, y transformarlo, justamente, de algo que nos pasa, en algo que hacemos o podemos hacer. Es decir, en responsabilidad.
Pero presentar un libro es, también, decir algo de qué trata. La autora intenta abordar la problemática de la escuela media, y lo hace, precisamente, tratando de mostrar que es posible entender su crisis y que hay alternativas posibles. El libro tiene una primera parte, donde se intenta ver qué pasa con la escuela en los tiempos que corren, caracterizados como “sociedad del conocimiento”, qué modelos tenemos para pensar el cambio educativo, y en qué sentido la escuela media puede convertirse en una comunidad de enseñanza y aprendizaje. Esta primer parte es más un intento de construir un marco teórico, relacionando perspectivas diversas, para poder pensar alternativas para trabajar la escuela media. Con buen sentido de focalización del problema principal, se acompaña cada capítulo con una referencia explícita a lo que pasa en la escuela media, convocando, para esto, a diversos autores y trabajos particulares. La segunda parte, “aportes para la reflexión y la práctica”, consta de dos capítulos, uno sobre la gestión escolar como gestión del conocimiento, y otro sobre la necesidad de convertir la escuela misma en proyecto, dando algunas claves de relectura del tan mentado tema de los proyectos institucionales. Esta segunda parte está fuertemente atravesada por herramientas e instrumentos de trabajo, ciertamente operativos y creativos, para poder ir dando pasos concretos en la transformación de la escuela media.
Finalmente, además de celebrar y decir de qué se trata, presentar un libro es, también, una buena ocasión para hacer alguna reflexión, como parte de la celebración, y como elección de lo que parece ser el núcleo conceptual de la obra. La haré en dos momentos.
Primero, sugerir una lectura del título del libro: “La escuela media en la sociedad del conocimiento”. Les propongo pensar un momento leyendo “media”, no como un adjetivo, que define un nivel educativo diferente del inicial, el primario y el superior (que también lo es, obviamente), sino como un verbo, mediar, que nos pone, creo, ante el problema central de la escuela. La escuela media en la sociedad del conocimiento, es decir, pone en movimiento, niega las naturalizaciones, produce subjetividad, en la sociedad del conocimiento. Justamente de eso se trata, de mediar, negando la apariencia de mero dato natural inmediato de lo que quiere decir sociedad del conocimiento, y produciendo, entonces, subjetividad teórica y práctica, que actúa libre y responsablemente, y no meramente que padece, como si fuera algo puramente exterior, los efectos de una pretendida sociedad del conocimiento, que está ahí, como cosa, o como mero dato inmediato. Pensar este carácter mediador de la escuela, donde el mero resultado se convierte en proceso, donde lo meramente dado se convierte en propuesta, es, quizás, uno de los pilares que encuentro en este libro. Si mi hipótesis es válida, me animo a decir que podemos encontrar en la obra buenos argumentos, para desarmar la falacia de confundir información con conocimiento (o confundir la sociedad del conocimiento meramente con la sociedad de la información), y, sobre todo, para entender que ni la sociedad del trabajo ni la sociedad del conocimiento pueden quedar atrapadas en el fetichismo de la mercancía. La sociedad del conocimiento, en este sentido, no quiere decir que el conocimiento es ahora “valor de mercado”, quiere decir, por el contrario, que hoy, más que nunca, el conocimiento es necesariamente un valor ético-político, un constitutivo esencial de la idea de justicia. Que la escuela “media” en la sociedad del conocimiento quiere decir que recuerda y proyecta que una sociedad del conocimiento no puede ser sino una sociedad justa, porque es una sociedad que produce sujetos que actúan más autónomamente, más responsablemente y con mayor cuidado del otro.
Segundo momento de mi reflexión. Este libro intenta argumentar sobre la necesidad de entender la escuela media (y la escuela en general) como “gestión del conocimiento”. La autora se esfuerza en de-construir el sentido tecnocrático con que se inviste y reviste muchas veces las cuestión de la gestión institucional, importando modelos que provienen de la sociedad del mercado. Gestionar el conocimiento es otra cosa. Por de pronto, y como sugiere la etimología misma del verbo gestionar, es desear ardientemente conocer y, en este sentido, proponerse explícitamente no bloquear el deseo de saber, condición básica de cualquier tipo de aprendizaje, y que genera una verdadera lucha por el reconocimiento de este deseo de saber, constituyendo una comunidad de aprendizaje, democrática y democratizante, como repite la autora. Pero además, de entender la gestión del conocimiento desde el deseo de saber, también se trata de poner en juego el poder aprender y enseñar. Esta es, precisamente, la dimensión política de la gestión del conocimiento. Sin duda que aquí se cruzan varias cuestiones, desde la selección de contenidos y estrategias, pasando por la formación docente, y llegando a estrategias concretas de trabajo con el conocimiento, y de evaluación de los proyectos y los intentos. Importa, sin embargo remarcar, fuertemente, en este punto de entender la gestión del conocimiento como una cuestión de poder enseñar y aprender, que para poder “gestionar” el conocimiento tenemos que aprender a “gestarlo”, y para poder “gestarlo” tenemos que aprender a encontrarnos desde la potencia de actuar. Es que el conocimiento tiene todo lo azaroso de lo “gestado” y todo lo heroico de la “gesta”.
“La escuela media en la sociedad del conocimiento” es una apuesta a producir sujetos con potencia de actuar, es decir, alegres, y es una apuesta a comprender la misma cultura, como decía Rodolfo Kusch, como gesta y no como cosa o mera transmisión. En este sentido es una apuesta a ampliar “el tamaño de la esperanza”.


Carlos Cullen

También le puede interesar

Escuela secundaria, entre el grito y el silencio, La


Abrile de Vollmer, Levinsky y otros
$ 300,00

Juego y la clase, El


Daniel Brailovsky
$ 370,00

Claves para mejorar la escuela secundaria


Viel, Alliaud y otros
$ 330,00

Revista Novedades Educativas 232 - Abril 10


Zimmermann, Romero y otros
$ 85,00

Revista Novedades Educativas 250 - Octubre 11


Ruina, De Donato y otros
$ 85,00

Consultas