Explorar y aprender con los cinco sentidos

Explorar y aprender con los cinco sentidos

Experiencias para conocernos mejor (95)


$ 250,00

Las autoras plantean un abordaje integral de “los sentidos”, relacionando a cada uno con el funcionamiento del cuerpo humano y el cuidado de la salud. Para ello plantean diferentes contenidos y actividades adaptadas al Jardín de Infantes. Estas constituyen ejemplos concretos y cotidianos que resultan un importante aporte para su enseñanza.
A lo largo de cada uno de los capítulos se brinda a los lectores información sobre el funcionamiento de los sentidos, y se sugieren algunas actividades para acompañar a los niños en el proceso de identificación y funcionamiento de los órganos que los comunican con el medio que los rodea, promoviendo el conocimiento, y el cuidado.
Seguramente el docente interesado en estos contenidos encontrará en este material una variedad de recursos didácticos y de información muy valiosa y actualizada para trabajar con sus alumnos, ya que utiliza un lenguaje claro y de fácil comprensión.

Capítulo 1
Para mirarte mejor...
El sentido de la vista

Capítulo 2
Toca que te toca...
El sentido del tacto

Capítulo 3
El misterio de los sonidos...
El sentido de la audición

Capítulo 4
El gusto y el olfato...
La combinación ideal

Capítulo 5
Propuestas didácticas integradoras.
¡Los sentidos trabajan juntos!

Inés García Díaz

Profesora en Ciencias Naturales. (Inst. Joaquín V. González). Ex docente de la UBA. Impartió cursos de capacitación docente en la Dirección de Capacitación y Perfeccionamiento Docente de la ciudad de Buenos Aires y en la Red Federal de Formación Docente Continua. Coordinó el área de Ciencias Naturales en diferentes escuelas bajo la supervisión del Departamento de Educación Creativa de ORT Argentina. Se desempeña como coordinadora del área de Ciencias Naturales en la Escuela Tel Aviv y como profesora en institutos de educación superior del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Es coautora del libro “La ciencia posible” de Ediciones Novedades Educativas.

Ver más

Diana Pinchuk

Bachiller en biología, por la Universidad Hebrea de Jerusalem, técnica en microbiología y profesora de biología y química. Se desempeñó como coordinadora de Ciencias Naturales bajo la supervisión del Departamento de Educación Creativa de ORT Argentina. Actualmente es asesora del área de ciencias naturales de la Escuela Bialik, Ciudad de Buenos Aires, y docente en profesorados del nivel inicial y educación básica. Es coautora de los libros “La ciencia posible” y “Ciencia y Tecnología para niños investigadores”, ambos de Ediciones Novedades Educativas.

Ver más

Los cinco sentidos y el conocimiento del entorno

El conocimiento del propio cuerpo, algunos aspectos de su funcionamiento y ciertas normas para su cuidado forman parte de los contenidos de enseñanza que se desarrollan en el área de las Ciencias Naturales.
En el Jardín de Infantes se intenta acercar a los niños a conocimientos “científicos”, teniendo en cuenta las características del pensamiento infantil, sin pretender que arriben a construcciones conceptualmente complejas; se trata de comenzar el camino con aproximaciones sucesivas, que luego darán paso a comprensiones más elaboradas.
Toda la información que recibimos proviene del exterior y del interior de nuestro cuerpo. Esta es captada a través de los sentidos y transmitida al cerebro. Sin la información recibida a través de los cinco sentidos, difícilmente los seres humanos podríamos funcionar como tales. Cada sentido es importante porque posibilita percibir el mundo en que vivimos, cada uno de ellos está constituido por células especializadas cuyos receptores reaccionan detectando estímulos específicos. Estas células están conectadas al cerebro por medio de nervios. Es en este órgano en donde se integran las distintas sensaciones. Esto nos permite relacionarnos con el ambiente.
En este tomo se ha seleccionado como “recorte” el trabajo con los sentidos, y se intenta que los niños tomen conciencia de algunas de sus posibilidades sensoriales, que comiencen a reconocer y diferenciar las sensaciones que aquellos les proporcionan, y que puedan aproximarse a un conocimiento más complejo que el que les brindan sus ideas intuitivas.
A lo largo de cada uno de los capítulos se ofrece información a los lectores sobre el funcionamiento de los sentidos, y se sugieren algunas actividades para acompañar a los niños en el proceso de identificación de los órganos que los relacionan con el medio que los rodea.
Se posibilitan experiencias y reflexiones para que el niño inicie un recorrido que se complejizará más adelante, intentando crear ambientes de aprendizaje ricos, estimulantes y potentes que promuevan la curiosidad y el asombro.
En el caso de los niños pequeños, resulta especialmente interesante el trabajo a partir del propio cuerpo, en la manera de indagar y profundizar hacia nuevos conocimientos, partiendo de aquello que les resulta conocido y sus experiencias cotidianas.
De esa manera, van explorando y vivenciando sensaciones, indagando cómo funcionan algunas partes del cuerpo que no son siempre visibles pero que despiertan interés y curiosidad, van desarrollando su capacidad de percibir, de mirar, escuchar, sentir.
Aquí se plantean algunas actividades en las que se pone de manifiesto la información que provee cada uno de los sentidos, para advertir aquello que puede pasar por alto si no se centra especialmente la mirada.
La propuesta intenta justamente poner la atención, detenerse unos instantes para mirar “con otros ojos” qué sucede cuando, por ejemplo, los objetos que tocamos tienen diferentes texturas o temperaturas, o cuando los alimentos que probamos presentan diversos gustos.
Aprenden, por otra parte, la importancia del cuidado del cuerpo. En el caso de cada uno de los sentidos es posible abrir la reflexión a los cuidados que niños y adultos deben tener, y a las formas de prevención de accidentes o de ciertas enfermedades.
Las actividades propuestas para el trabajo didáctico parten de la exploración y el juego, como ocurre con gran parte de los aprendizajes que realizan los niños pequeños.
A partir de estos juegos y exploraciones, los niños pueden tomar conciencia de sus sensaciones, expresar preconcepciones, ideas intuitivas, comparar, descubrir, verbalizar, anticipar. También pueden intercambiar ideas con sus compañeros. Para eso se sugieren en el texto diferentes actividades, materiales, consignas y preguntas disparadoras, para acompañar a los niños en la construcción del conocimiento sobre su propio cuerpo.
A lo largo del libro se incluyen referencias a contenidos que circulan en redes sociales (particularmente en YouTube), que al momento de esta publicación se encuentran disponibles. Si ocurriera alguna modificación, sugerimos a los docentes buscar otras opciones porque las recomendaciones sólo intentan ejemplificar la versatilidad de propuestas audiovisuales que ofrecen las TIC para informar e ilustrar en el aula.

También le puede interesar

Naturaleza y los niños, La


Vuillermoz, D' Angelo Menéndez y otros
$ 250,00

Construir un lugar para las ciencias naturales en el primer ciclo


Grinschpun, Gómez Ríos
$ 265,00

Ciencia posible, La


Ana Sargorodschi y otros
$ 275,00

Huertas infantiles y escolares


Miriam Kaufman
$ 225,00

Salud bucodental. Un paseo por la boca


Merenlender, García Díaz y otros
$ 200,00

Consultas