Expresión corporal en el jardín de infantes, La

Expresión corporal en el jardín de infantes, La

(105)


$ 330,00

Definir la expresión corporal, ubicarla en el contexto de la educación sistematizada, destacar su importancia para la actividad específica del jardín de infantes y ofrecer un proyecto de unidad didáctica que pueda servir como modelo, son los objetivos que alcanza acabadamente la presente obra. El libro, aclaran las autoras, intenta ser un modelo y no un recetario. Lo deseable es que a partir de los ejemplos y los esquemas de clases que se detallan, cada docente elabore su propio proceso, su propia creación y su propia unidad de trabajo. No se ha descuidado tampoco el enfoque interdisciplinario: la colaboración de especialistas en psicomotricidad, psicología y educación física permitió enriquecer la obra con la exposición sucinta de nociones pertinentes de estas disciplinas, que facilitan el desarrollo y la evaluación de las prácticas.

Se brinda así un instrumento que, al margen de su aplicación específica al jardín de infantes, será útil también a los docentes que tienen a su cargo niños de otras edades y proporcionará a los padres ideas para jugar con sus hijos.

Prólogo I. Ruth Harf
Prólogo II. Leslie Kalmar Stokoe
Prologo III. Déborah Kalmar
Prefacio


Capítulo 1. Definición de la expresión corporal
Contenidos de la expresión corporal

Investigación
Expresión
Creación
Comunicación


Diversas técnicas del movimiento corporal
Diversos estímulos

Capítulo 2. Por qué proponemos que se incluya la expresión corporal en el jardín de infantes

Capítulo 3. Por qué elegimos esta unidad

Capítulo 4. La historia del niño
Contexto de la tarea
Preliminares

Preparación del lugar físico
Adecuación de la vestimenta
Incentivación para la tarea


Los abordajes: el presente

1. Dónde están. Cómo es el lugar donde trabajan
2. Cómo son. Cómo es su cuerpo y para qué sirve


Los abordajes: el pasado. Dónde estaban, cómo eran y qué podían hacer desde antes de nacer hasta el presente

1. Adentro de mamá y salida
2. Afuera de mamá hasta hoy


Los abordajes: el presente y el futuro

Objetivo
Análisis de las etapas del desarrollo psicomotor


Capítulo 5. Reflexiones sobre la integración de la teoría y la práctica de esta actividad
Cómo se entreteje la expresión corporal en la vida escolar
En qué consiste una clase de expresión corporal

Capítulo 6. Ejemplo de esquemas de clases realizados en el jardín de infantes

Apéndice A. Selección de textos

Interacción de organismos y ambiente
Comunicación y lenguaje
Teoría de la comunicación
Sociología de la imagen corporal
Esquema corporal
Definición de psicomotricidad
Psicomotricidad
El tacto


Apéndice B. Registro de un trabajo

Para trabajar con los niños de 2 y 3 años
Para trabajar con los niños de 4 y 5 años


Bibliografía

Ruth Harf

Es, esencialmente, una maestra. Toda su formación estuvo dirigida en una dirección donde la educación y las posturas ético-ideológicas se unían: maestra normal nacional; profesora normal nacional de Jardín de Infantes; profesora de Expresión Corporal; licenciada/profesora en Ciencias de la Educación (UBA); licenciada en Psicología (UBA). Estos estudios fueron ampliados con posgrados en diferentes materias: “Teoría y técnica psicopedagógicas” y “El rol de dirección en instituciones educativas”.
Y al igual que su formación, su práctica ha permanecido siempre al servicio de la educación pública. Sin pretender hacer una larga historia de su trayectoria, destacamos su experiencia como profesora en la Universidad de Buenos Aires y otras universidades y profesorados; directora del Centro de Formación Constructivista; coordinadora del Equipo de Capacitación en Servicio para Directivos de Nivel Inicial (Escuela de Maestros, ex-CEPA, Ciudad de Buenos Aires); asesora en diversos ministerios de Educación. Participa habitualmente de congresos, jornadas y seminarios en los cuales se abordan temas educativos. Autora de numerosos libros y artículos relacionados con la educación.

Ver más

Patricia Stokoe

(1919-1996). Bailarina, coreógrafa y pedagoga, creadora de la disciplina artístico-educativa Expresión Corporal en la Argentina. Pionera en su campo, fue esencialmente una artista, humanista, visionaria, pedagoga y luchadora social, con una ética a la cual nunca renunció.

Egresada del Royal Academy of Dance de Londres, integró la Anglo-Polish Company durante la Segunda Guerra Mundial. En su formación transitó por las enseñanzas de Sigurd Leeder, Agnes de Mille, Moshé Feldenkrais, Oscar Fessler, se inspiró en técnicas como la rítmica de Dalcroze o la eutonía de Gerda Alexander.

Su estilo didáctico se basaba en la concientización del cuerpo, la exploración del movimiento, la expresión con significado personal y la improvisación. Su objetivo era generar en cada alumno la creación de su propia danza que le permitiera representarse a sí mismo y expresar a través del lenguaje corporal sus propias vivencias, ideas y emociones.

Fundó el primer profesorado de Expresión Corporal en el Collegium Musicum de Buenos Aires. Denominó su quehacer con el nombre de Expresión Corporal con la finalidad de acercar y democratizar la danza. Años más tarde adoptó el término Expresión Corporal-Danza para diferenciarlo de otras ramas de la Expresión Corporal que se fueron desarrollando.

Luego creó su estudio, sede de la Primera Escuela Argentina de Expresión Corporal y de su propio profesorado. Paralelamente, junto con Gladys Sterpone de Müller, introdujo el primer profesorado de Expresión Corporal en la Escuela Nacional de Danzas.

Fue miembro fundador de asociaciones como Movimiento Argentino de Educación por el Arte (MAEPA); Asociación de Educadores Musicales y Corporales (ADEMIC); Asociación Argentina de Musicoterapia (ASAM); Asociación de Profesionales en Técnicas y Lenguajes Corporales (APTELEC).

A través de sus innumerables charlas, talleres, cursos, conferencias, artículos y libros, la Expresión Corporal y su enfoque sistémico tuvo vasta repercusión en ámbitos artísticos, terapéuticos y educativos en la Argentina, así como en Latinoamérica, España, Israel, Estados Unidos y Japón, siendo convocada por multiplicidad de asociaciones, escuelas e instituciones para desplegar su labor.

Ver más

Cuando expresarse con el cuerpo es también memoria y recuerdo
(Extraído del prólogo de la nueva edición)

Es importante ubicarnos en la época en la cual este libro fue escrito: a nivel ideológico las conversaciones y las charlas que hemos tenido, estaban ubicadas en un contexto histórico-político muy particular, hace cuarenta años, estábamos entre medio de gobiernos militares, y los compromisos con nuestra realidad que ambas teníamos eran muy fuertes, nuestras conversaciones tenían que ver con las posibilidades de tener los mayores compromisos posibles, a los cuales ninguna de las dos se negaba; y nuestras conversaciones, además de encarar el área de lo expresivo, también tenían que ver con la discusión de los momentos políticos de nuestro país; no digo que no hubiésemos mirado también lo que pasaba a nivel internacional, pero estábamos muy inmersas en los cuestionamientos, en los cuidados y en la atención de lo que estaba pasando acá en la Argentina.

Hay aspectos que vuelven constantemente a la memoria: la pasión que siempre puso en su trabajo, el modo como cuidó siempre a sus hijas. Trabajo e hijas; profesión y cuidado por los otros, signaron su vida. Estaba apasionada con el valor que significaba el trabajo con el cuerpo y la necesidad de la gente de poder expresarse.

Patricia sostenía que no quería formar “imitadores”, que ella tenía que plantear cuáles eran los principios de su trabajo para que cada uno hiciese su propio camino, no quería clones, no quería personas idénticas a ella, sino gente que pudiese tomar, recuperar de ella, no el producto sino el proceso, estas son palabras de Patricia. Lo que quería era que se pudiese, o se transmitiera a la gente, los procesos por los cuales ella había llegado a estos productos y no el producto terminado, no que fueran una mera imitación.

Lo que más valoraba de su trabajo era el proceso de reflexión y el proceso de pensamiento. A esto le dedicó tiempo; tenía muchos amigos, muchos conocidos, muchas personas que la respetaban y la admiraban, por esa cualidad que poseía, y es que todo el mundo sabía que tenía una puerta abierta. Nunca, nunca se plantó en un lugar de diva, siempre estaba disponible para escuchar, tanto si a una persona muy sencilla como a otra de lo más encumbrada. Creo que le faltó el tiempo para recibir los suficientes reconocimientos que se suelen adquirir luego de años de asentamiento y de instalación de un nuevo aporte dentro de la sociedad.

Considero que su trabajo es muy importante; en ese sentido, murió demasiado joven como para dejar afirmadas y suficientemente asentadas en nuestra sociedad muchas cosas que ella hubiese querido seguir trabajando.

Cuando escribo sobre expresión corporal, finalmente me siento y discuto y hablo acerca del valor que tiene el lugar del cuerpo en la escuela. Las líneas más grandes, más claras de todo el trabajo de Patricia han sido desplegadas por personas como Débora Kalmar, como Leslie Kalmar, como Marina Gubbay. Algunos de los aspectos que me resultaron más importantes fueron: el valor de lo que significa la expresión, la creatividad, lo artístico, el derecho del ser humano de expresarse a nivel del cuerpo, recuperando la palabra artístico no como lo culto de museos, sino como los modos de existir y como sinónimo de libertad, de compromiso, y de convivencia y de relación con los demás.

Ruth Harf

También le puede interesar

Revista Novedades Educativas 237 - Septiembre 10


Ruina, Russo y otros
$ 85,00

Construcción de la subjetividad


Alonso, Azriel y otros
$ 250,00

Juego y la clase, El


Daniel Brailovsky
$ 370,00

Dirección y organización de instituciones para niños pequeños


Barros, Lucioli y otros
$ 260,00