Mujeres y violencias

Mujeres y violencias

Lanzamiento del nuevo libro de Eva Giberti


$ 490,00

Eva Giberti ha sido pionera en la investigación, análisis y abordaje de problemáticas que mucho más tarde formaron parte de la preocupación pública.
Sus textos nos desafían a una saludable desadaptación, ya que precisan del trabajo intelectual del interlocutor para completarse, como si algo de este ejercicio de distinciones conceptuales lograra entrenarnos en el pensamiento crítico.
La tarea constante que la autora realiza indagando lo mítico de diversas culturas destaca su capacidad para comprender la construcción, no solamente de las representaciones sociales a través del tiempo, sino de elementos fundamentales presentes en el inconsciente colectivo que están activos en el cotidiano.
Los artículos que componen este libro efectúan planteos anticipatorios de temáticas vigentes, pulsantes y desafiantes en nuestra sociedad, y permiten observar el desarrollo del pensamiento teórico de Giberti a lo largo de los últimos años.

Extractado del prólogo de Vita Escardó

PARTE I. VÍCTIMAS Y DISCRIMINACIÓN
01. La víctima: generalidades introductorias
02. La discriminación sexual
03. La diversidad en las organizaciones familiares
04. La discriminación de la mujer en América Latina
05. La niña
06. Violencia contra las mujeres
07. Violencia familiar es delito, no enfermedad

PARTE II. LA PERSPECTIVA DE LA OBEDIENCIA
08. Mujer y obediencia
09. Sometimiento y subordinación…
10. Deseo hostil, deseo de saber y deseo de maternar
11. Intuiciones femeninas
12. El obedecer en la trama de significados y…
13. Legalidades transgresivas y desobediencias
14. El acontecimiento

PARTE III. PATRIARCADO Y MÁS
15. Patriarcado y violencia familiar
16. Una con una misma: una reflexión grupal
17. Violencia de género: el efecto de fascinación
18. Género y violencia
19. ¿Quién escucha al golpeador?
20. La retractación
21. La amenaza como promesa de feminicidio

PARTE IV. FEMINICIDIO
22. “Mío es su último sangrado”
23. Feminicidio, la muerte otra
24. Feminicidio, ¿contagioso?
25. ¿Qué nos pasa?
26. Están cebados

PARTE V. TRATA
27. Trata de personas
28. La “escuelita” no publicaba avisos

PARTE VI. VIOLACIÓN
29. Personas violadas y negatividad social
30. La denuncia
31. Las adolescentes violadas molestan
32. Tradición y sentencias
33. El montón
34. ¿Sin penetración?
35. Acoso sexual en consultorio

PARTE VII. MUJERES CARCELERAS
36. Descripción parcial de una requisa

Eva Giberti

Licenciada en Psicología (UBA). Asistente Social (Facultad de Derecho -UBA). Doctora Honoris causa en Psicología (Universidad Nacional de Rosario), Doctora Honoris Causa en Psicología (Universidad Nacional Autónoma de Entre Ríos). Ex docente en el Posgrado de Violencia Familiar (UBA). Ex docente invitada en la Especialización en Derecho de Familia, (Facultad de Derecho - UBA). Ex codirectora de la Maestría en Ciencias de la Familia (UNSAM). Actualmente docente en el Posgrado de Psicología Forense (UCES), Titular de la Cátedra Abierta Violencias de Género (Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Misiones). Docente invitada en universidades latinoamericanas. Actualmente Coordinadora del Programa “Las Victimas contra las Violencias” ( Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, desde el año 2006). Fundadora de la Escuela para Padres de Argentina (1959 hasta la actualidad). Recibió el Premio Konex de Platino 2016, dedicado a Humanidad, por sus Estudios de Género (2016). Conferencista invitada en congresos nacionales e internacionales. Entre sus libros: La familia a pesar de todo, La Adopción, Incesto paterno/filial, Tiempos de Mujer, Políticas y Niñez, (en colaboración), Vulnerabilidad, desvalimiento y maltrato infantil en las organizaciones familiares, Madres excluidas (en colaboración), Hijos del rock, Hijos de la Fertilización Asistida (en colaboración) y otros.

Ver más

Vita Escardó

Licenciada en Psicología, psicodramatista y actriz nacional. Encargada del Cuidado de cuidadores del “Programa piloto de asistencia y patrocinio jurídico para víctimas de violencia de género” de la Defensoría General de la Nación. Se desempeñó como asesora general del Programa “Las víctimas contra las violencias”, del Ministerio de Justicia y DD.HH. de la Nación. Fue coordinadora y docente del Área de Cuidado de los cuidadores para las Brigadas (Asistencia a víctimas de violencia sexual, violencia familiar, asistencia a víctimas de trata y niñ@s) y de los equipos Técnico y de Coordinación, Capacitación y Difusión y del Cuerpo Interdisciplinario del Poder Judicial dependientes del Programa “Las víctimas contra las violencias” del Ministerio de Justicia y DD.HH. de la Nación. Es docente del Centro de Coaching Sistémico. Integra el cuerpo docente y equipo de Psicodrama del Centro Jungiano de Antropología Vincular.

Ver más

Julieta Escardó

Fotógrafa, editora, gestora cultural y docente de fotografía contemporánea.
Es Directora de Fotografía, graduada en la Escuela Nacional de Cine (INCAA). Durante 7 años fue fotógrafa de la revista dominical del diario Clarín y editora de las revistas Latido, Llegás a Buenos Aires, y En Cursiva. Trabajó como docente en el equipo de Arte Rodante del Ministerio de Educación de la Nación, dando talleres de fotografía por toda la Argentina, y como editora de libros para niños y jóvenes, y como fotógrafa en el Archivo Biográfico Familiar de las Abuelas de Plaza de Mayo.
Desde 2002 dirige FELIFA, la Feria de Libros de Fotos de Autor, que lleva 15 ediciones en Buenos Aires, y 14 en distintas ciudades de Latinoamérica.
Es directora de la Editorial La Luminosa, donde publica fotolibros de autores argentinos y latinaomericanos, y forma parte del equipo de editores de Sueños de La Razón.
Fue jurado en distintos premios y convocatorias: Salón Nacional de Artes Visuales (Arg), Sección Multimedia de la Bienal Argentina de Fotografía Documental (Arg) Fotoperiodismo por la Paz (Ecuador), Ediciones CdF, (Uruguay).

www.julietaescardo.com

Ver más

La práctica masculina de violar es un quehacer que los varones comparten con los orangutanes y los gorilas; estos simios son los grandes violadores de las praderas africanas, a diferencia de los chimpancés, que ejercen la violencia familiar con las hembras del clan, pero raramente las violan (Wrangham, 1997).

Si nos remontamos a las historias que se les cuentan a niños y niñas, encontramos enmascarada la figura del violador potencial.

Cenicienta huyó después de haber bailado toda la noche con el príncipe, cuyas perentoriedades genitales no le permitían compartir la espera de la carroza: sus ansias masculinas fueron tan violentas como para que se quedara con un zapatito de ella entre sus manos. Parece obvio que el príncipe había comenzado a desvestir a Cenicienta sin contar con la decisión favorable de la joven.

En cuanto a la Bella Durmiente del Bosque, ella se despertó a tiempo cuando él había empezado a destapar la caja de cristal donde la jovencita dormía: la simbólica del himen, enmascarada en un cristal que ocluye el contacto con la figura virginal resulta transparente.

Caperucita (hija de una madre filicida que la envió sin compañía al bosque sabiendo que por allí andaba el lobo) dialoga con la supuesta abuela diciéndole "¡Qué manos tan grandes tienes!" y "¡Qué bocota!", quizás sorprendida ante la anatomía viril del cazador que aparece inesperadamente, exhibiendo su pene, simbólicamente un fusil como sugerencia de una escena de abuso sexual que perpetraría contra la niña. La crueldad de la panza del lobo hendida por el cuchillo del varón reproduce la escena de una violación sobre una criatura.

Ninguno de estos cuentos evidencia un trasfondo sexual, pero la historia de las costumbres de las épocas en que fueron escritos y trasmitidos autoriza a interpretarlos como el psicoanálisis lo propone.

Desde el comienzo de los tiempos, la violación parece haber sido una práctica para ejercer el poder sobre la vulnerabilidad, preferentemente de mujeres niñas y niños.

Constituye un común denominador que distribuye sus víctimas entre personas de distintas edades, atraviesa todas las clases sociales, enraíza sus orígenes en los albores de las civilizaciones, es compartido por las diversas culturas estudiadas, abarca episodios coyunturales y modalidades crónicas y sistematizadas, y puede producirse en forma de asalto sorpresivo o anunciarse meticulosamente.

Forma parte de las estrategias de la guerra en tanto violaciones personales o en masa, alterna entre violaciones individuales o en banda, carece de lugar predilecto para su ejercicio (puede llevarse a cabo en el domicilio de la víctima, a cargo de un familiar o amigo de la casa, en la calle o ingresando desde ella hasta el interior del domicilio).

Este fragmento corresponde a la introducción de la PARTE VI - VIOLACIONES, donde la Dra. Eva Giberti se ocupa de experiencias obtenidas en el consultorio privado y de otras logradas mediante las intervenciones del Equipo Móvil de Delitos contra la Integridad Sexual. Estos abusos sexuales contra niñas, que en realidad son violaciones, subraya la importancia de la denuncia reiteradamente omitida por las víctimas.
PRESENTACIÓN

(...) En todo este material se evidencia un común denominador: la presencia invisible de un receptor del mismo que abarca a un público conservador y reactivo ante cualquier forma de cambio social en lo que a mujeres se refiere. Se trata de personas a las que es preciso oponerse y, al mismo tiempo, ilustrar.

Los textos están encaramados en luchas contra los prejuicios, los mitos y las posturas decimonónicas que ordenan la vida de las mujeres. Se evidencia que, más allá de instituciones oficiales y privadas que tomaron posición en la interminable lucha por los derechos humanos del género mujer, este continúa sobrellevando violencias infinitas y sufriendo feminicidios cotidianos.

La presente recopilación aporta la visión de las diversas dificultades (discriminación, violación, trata, feminicidio) y, al mismo tiempo, se advierte la presencia de ese pasaje en el modo de presentar los problemas y la forma de describirlos. La escritura de los textos evidencia mis propios cambios, de acuerdo con el momento histórico y los estudios que cada época ha privilegiado. Es notable el énfasis sobre interpretaciones psicoanalíticas sostenidas por la teoría como hermenéutica para la comprensión y análisis de un conflicto, y la diferencia con textos en los que, sin eludir la formación en psicoanálisis, el enfoque del tema es abordado desde otros campos del conocimiento.

En el presente trabajo se mencionan el surgimiento de nuevas identidades de género, la relación subjetividad/colectividad y la necesidad de replantear la presencia del sujeto sexuado según la normativa masculino-femenino, todo ello asociado a diversas formas de violencia. Esa normativa se mantiene regulada por el patriarcado heterosexual y capitalista, responsable de las violencias contra el género mujer organizadas según mandatos varoniles que requieren la construcción de sujetos subordinados.

A partir de la lectura del presente texto sería posible preguntarse por la presencia de distintas formas de violencia en la formación de las subjetividades del género. La selección del material producido respecto de diversas violencias constituye un indicador en ese sentido: las violencias como dato permanente en la creación de esas subjetividades. Las violencias como categoría indiscutible en el corpus desde donde emigran, se expresan, se modifican y se interrelacionan las subjetividades. La escritura desafiante como una de las formas utilizadas para construir la propia subjetividad: tal sería un fenómeno aportado por esta recopilación.

Mediante procesos de reelaboración, las nuevas generaciones de mujeres y de personas trans se ocupan de producir textos diversos que se constituyen progresivamente en legados culturales acordes con las nuevas formas de violencias que han logrado definirse y describirse como tales. Constituyen un flujo que incorpora matices diferentes a las antiguas violencias, uno más agraviante que el otro, móviles y distribuyéndose sin titubeos ni quebrantos, seguros de sus maneras de circular sin eludir a ninguna víctima. Ya se ha advertido que las violencias no se localizan esencialmente en el “borde de la sociedad”, sino que la constituyen; que oprimen siendo “lo cultural” e impregnan con predilección al género mujer.

Dra. Eva Giberti

También le puede interesar

NE 309 Espacios interdisciplinarios / Géneros y sexualidades / Formación Docente


Ferreyra, Molinolo y otros
$ 85,00

Cuidado de cuidadores. Síndrome de burnout


Vita Escardó
$ 335,00

NE 280 Matemática dentro y fuera del aula / Nuevas familias para una vieja escuela


Giberti, Duschatzky y otros
$ 85,00

Prácticas de no-violencia. Intervenciones en situaciones conflictivas


Steindl, Barreiro y otros
$ 330,00