Rol directivo y gestión del cambio

Rol directivo y gestión del cambio

Poder y liderazgo en la micropolítica institucional


$ 310,00

Esta obra surge del contacto del autor con miles de escuelas. No con las escuelas de ayer, sino con las escuelas de hoy. Un educador reconocido, gestor de políticas públicas y estudioso investigador de la vida interna de las instituciones, analiza a las escuelas desde adentro, superando las miradas gerenciales que pretenden administrarlas desde la frialdad de los organigramas.
Hoy existe un divorcio entre autoridad y poder, la autoridad se manifiesta con debilidad e impotencia para influir y marcar rumbos, sin que surjan carismas o liderazgos que puedan sobreponerse a esta separación. El texto propone estrategias políticas para gestionar la escuela. No políticas partidarias, sino la gestión de la micropolítica escolar.
Es un libro poblado de testimonios de directores y educadores que aporta a la gestión directiva una mirada nueva con recursos prácticos y ejercicios para realizar con los docentes. Con múltiples formas de lograr que la autoridad se reúna con el poder, constituyéndose en el nodo principal de una red interna que permita avanzar hacia la innovación educativa.

Capítulo 1. La política interna en la vida cotidiana de la escuela
La desacralización de la escuela
Las dos caras de la máscara
La política
La vida política en la escuela, ¿políticas partidarias?
Vida política en la escuela y sentimiento de culpa
Las dimensiones de la política interna
El peso de los actores individuales y colectivos en su escuela

Capítulo 2. Políticas educativas y política interna. Buscando la estabilidad
Las políticas públicas en educación, un texto en disputa
La estabilidad objetivo de la política interna
La ética de la convicción y la ética de la responsabilidad
¿La escuela reproduce las relaciones de poder
que prevalecen en la sociedad?
Una política que no puede controlar la libertad
La relación entre la estabilidad política y los climas escolares
Conclusión
Identificar las emociones

Capítulo 3. La innovación como política educativa.
Dilemas para el director de escuela
La innovación empresarial no es equivalente a las innovaciones educativas
La escuela, una institución reformada sin cesar
La experiencia de los directivos frente a las innovaciones
El concepto de innovación. El formato escolar
El hombre sabio toma de su arcón lo nuevo y lo viejo
Test sobre el uso de los celulares en la escuela

Capítulo 4. Los estilos de intervención
Los estilos de gestión
Estilos e identidad directiva
Los diferentes estilos de conducción de la política interna de las escuelas
El valor y los límites de las tipologías
Reconocer el estilo propio

Capítulo 5. Una política con ideales
Las ideas y los ideales
Aceptar que el ideal no será realizado completamente
Encontrar las metáforas del ideal
Ganar plazos y delegar tareas
Una política de sueños y la evaluación
La traducción personal de los ideales
Los ideales propios, los ideales del Estado y los ideales de los otros
Ideales del Estado e ideales institucionales
Agenda del directivo

Capítulo 6. La gestión escolar y las normas
El aporte de las normas a la gestión de la vida política de una escuela
El director, las normas y la vida cotidiana de la escuela
Normas y vida cotidiana
La anomia boba
La autoridad, de lo individual a lo asociativo
Ponderación de normas

Capítulo 7. La construcción del poder
El poder
La asociación de voluntades
El posicionamiento del director frente a los otros actores escolares
El triple posicionamiento
Para pensar juntos
El poder no es el punto de partida

Capítulo 8. La interpretación de la vida institucional
Una antigua discusión sin solución a la vista
La actitud interpretativa
Para pensar juntos
La escuela habla jugando a las escondidas
Registro de lo observado
“Si cada uno de nosotros encuentra el demonio que tiene el hilo de su vida y lo escucha” (Max Weber)
Mirando la escuela como si fuera la primera vez

Capítulo 9. Gestión de las innovaciones educativas
La política interna como mandato
Construir adhesiones mayoritarias
Negociación racional
Ejercicio del legado
Comentarios
Buenas prácticas de gestión

Epílogo. La libertad, impotencia de la política
Política en la vida cotidiana
Política y culpa
Innovaciones y política interna
Gestión directiva asociativa
Relaciones de poder y clima escolar
Enriquecimiento del rol directivo

Fernando Onetto

Licenciado en Filosofía de la Universidad del Salvador y docente de la Cátedra “Ética y Medios de Comunicación”, de la Universidad de San Martín / Posgrado ISER; es consultor de la Secretaria de Educación de la Nación y coordina el Programa Nacional de Convivencia Escolar del Ministerio de Educación de la Nación. Tuvo a su cargo la dirección técnica del Programa “Renovación de las Normas de Convivencia”, aplicado en 1.400 escuelas de nivel polimodal de la provincia de Buenos Aires (2001-2003).
Ha coordinado proyectos de la Dirección de Capacitación y perfeccionamiento de la Municipalidad de Buenos Aires (1990-1995); fue jefe de gabinete y jefe de asesores de la Secretaría de Educación de la Ciudad de Buenos Aires (1995-1997) y asesor de la Subsecretaría de Educación de la Provincia de Buenos Aires (2001-2003). Asesoró programas nacionales de convivencia escolar en Paraguay y Chile, como experto de la Organización de Estados Iberoamericanos (2003-2004). Ha impartido cursos y conferencias en Chile, Ecuador, Brasil y Uruguay.

Ver más

Llegué a la reunión en horario, como siempre. No sé desde cuando convertí a la puntualidad en una militancia un poco ridícula por su ineficacia. Entré en la sala de reuniones y me senté ocupando una silla en una larga mesa rodeada por muchas sillas como la mía. Los otros convocados a la reunión fueron llegando sin mucha demora, lo cual desmintió mis prejuicios sobre las costumbres argentinas. Las sillas de los extremos de la mesa nos espantaban y al mismo tiempo nos distribuían. Nadie sabía cuál sería la cabecera y cuál la cola de esa ronda. Esa indeterminación era política.
Las autoridades no demoraron demasiado en definir el orden jerárquico de aquella reunión oval. Eligieron una cabecera y las cosas en su lugar. Me sentía un poco solo. Soledad política. En aquella reunión yo ocupaba el asiento de la minoría. Pero no querría exagerar. Mis compañeros y sobre todo un algo dentro de mí que no llegaba aún a expresar bien hacían bastante acogedor el ambiente. Un algo político. Nuestra autoridad pidió una valoración del estado de situación en cada área de trabajo. Aquella vez no sentí apuro por pensar qué iba a decir y menos aún por decirlo. Los silencios se me hacen difíciles. Pensaba que eran silencios mezquinos. Un mezquino temor a exponerse. Mezquino, claro, si uno no entiende nada de política. Pero algo había aprendido y en aquella ocasión pasara lo que pasara yo no iba a hablar primero. Por fin, aprendizaje político.
Los presentes describieron la situación en sus áreas de trabajo con sorprendente emoción. Emociones político partidarias. Fue una reunión intensa. De esas pocas que resultan cortas. Como corresponde a las minorías, yo no compartía los sentimientos ni las opiniones de la mayoría. Una situación bastante antipática. Ese algo indecible seguía allí. Y pude escuchar aquellas opiniones contrarias a la mía y sentir dentro de mí aquellos sentimientos ajenos a los míos. No sabía qué responder. Ni tenía argumentos para rebatir.
Expresé mis opiniones de manera adecuada a la relación de poder claramente inferior en la que me encontraba. Creo que no lo logré. Al momento recibí una estocada. Estocada política. Soporté estoicamente, con una sonrisa en las tripas.
Miré a los ojos a alguien que comenzó a hablar vociferando. Algo inusitada esa mirada para una persona bastante temerosa como yo. Como nunca antes esa arenga a voces me revelaba su intención política y la convertía en un acto teatral al que me sumaba gustosamente. Y aquella extraña serenidad que no me abandonaba.
No fue en el momento. Ni fue rápida la revelación. Lo más obvio se toma su tiempo conmigo. Ese día había aceptado ser parte de la vida política de aquella institución. No ser más que mi grupo social sino ser una parte de él. Extrañamente, esa relocación interna me serenó. Recuerdo que caminé lentamente hacia mi oficina. Y aquella serenidad extraña parecía caminar conmigo.

También le puede interesar

Pack Noveduc Gestión


Onetto, Lewin y otros
$ 1050,00

Prácticas de no-violencia. Intervenciones en situaciones conflictivas


Steindl, Barreiro y otros
$ 295,00

Climas educativos y pronósticos de violencia


Fernando Onetto
$ 295,00

Escuela tiene sentido, La


Fernando Onetto
$ 300,00