Ciencia posible, La

Ciencia posible, La

Propuestas de enseñanza-aprendizaje de las ciencias naturales para el segundo ciclo


$ 610,00


Las autoras de este libro ofrecen actividades secuenciadas de 4to. a 6to. año de educación básica en las que se abordan diferentes contenidos de las Ciencias Naturales. Presentan propuestas a partir de un recorte de contenidos que posibilite su abordaje en el aula.
Las secuencias se basan en situaciones problemáticas que favorecen la aproximación de los alumnos de segundo ciclo al conocimiento científico. El trabajo experimental es concebido en este libro como un ingrediente básico al servicio del cambio conceptual, metodológico y actitudinal.
Las autoras muestran cómo se pueden realizar variadas experiencias con los alumnos sin la necesidad de contar con material sofisticado y que enseñar ciencias es posible aunque no haya laboratorio en la escuela.

Cápitulo I
Si de imanes y circuitos se trata...
Gloria Dicovskiy

Cápitulo II
Explorando el interior de la materia
Diana Pinchuk y Nélida Jelen

Cápitulo III
Los seres vivos en su ambiente
Inés García Díaz y Diana Pinchuk

Ana Sargorodschi

Profesora en Ciencias Naturales. Diploma Superior en Enseñanza de las Ciencias (FLACSO). Fue miembro del Equipo Central de Ciencias Naturales del proyecto “Escuelas del Bicentenario” de la UdeSA y del Instituto Internacional de Planeamiento Educativo de la Unesco. Es profesora de Biología del Florida Day School (Vicente López) y profesora de Ciencias Naturales y Biología en el Colegio San Ignacio de Loyola de Olivos.

Ver más

Inés García Díaz

Profesora en Ciencias Naturales. (Inst. Joaquín V. González). Ex docente de la UBA. Impartió cursos de capacitación docente en la Dirección de Capacitación y Perfeccionamiento Docente de la ciudad de Buenos Aires y en la Red Federal de Formación Docente Continua. Coordinó el área de Ciencias Naturales en diferentes escuelas bajo la supervisión del Departamento de Educación Creativa de ORT Argentina. Se desempeña como coordinadora del área de Ciencias Naturales en la Escuela Tel Aviv y como profesora en institutos de educación superior del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. Es coautora del libro “La ciencia posible” de Ediciones Novedades Educativas.

Ver más

Diana Pinchuk

Bachiller en biología, por la Universidad Hebrea de Jerusalem, técnica en microbiología y profesora de biología y química. Se desempeñó como coordinadora de Ciencias Naturales bajo la supervisión del Departamento de Educación Creativa de ORT Argentina. Actualmente es asesora del área de ciencias naturales de la Escuela Bialik, Ciudad de Buenos Aires, y docente en profesorados del nivel inicial y educación básica. Es coautora de los libros “La ciencia posible” y “Ciencia y Tecnología para niños investigadores”, ambos de Ediciones Novedades Educativas.

Ver más

La ciencia posible

Éste es un libro escrito desde la experiencia, desde el trabajo codo a codo con los alumnos y el intercambio con colegas. Se concibió pensando en las clases de ciencias naturales de nuestras escuelas, en los chicos y sobre todo en los docentes. En los colegas que cotidianamente se cuestionan, como nosotros, su práctica, en los que creen que enseñar y aprender ciencias puede ser más productivo de lo que es actualmente.
¿Qué se enseña? ¿Cómo se enseña? ¿Cómo se construye el conocimiento? He aquí las preguntas.
Los docentes estamos en plena búsqueda de respuestas, diseñando estrategias que les permitan a los chicos ser activos constructores de sus propios conocimientos. Nuestro objetivo es acercarlos a la concepción del mundo de la ciencia. Sabemos muy bien que esa construcción no es espontánea y que no es tarea fácil. No alcanza con explicarles conceptos científicos elaborados por otros, tampoco con seguir los pasos de un único y pautado método-receta (los investigadores científicos tampoco tienen uno, sino infinidad de caminos posibles). Compartimos con Juan Ignacio Pozo cuando dice que «la realidad de todos los días nos muestra que los chicos y chicas no aprenden todo lo que queremos que aprendan. Es que nadie incorpora copias de la realidad”. Y agrega: “Aquello que aprendemos es el resultado entre las ideas previas o preconcepciones que tenemos y la nueva información”. A esa transformación de conocimientos algunos especialistas la denominan cambio conceptual. Comprender los mecanismos de construcción de los conocimientos es imprescindible para formular estrategias de enseñanza que ayuden a los chicos a poner a prueba sus ideas y construir un saber más científico.

Buscando caminos

Como la ciencia no es sólo un “modo de hacer”, sino un cuerpo de conocimientos amasados desde lo histórico y lo social, además de una actitud de producción de conocimiento, el trabajo en ciencias debe tener en cuenta estos tres aspectos: proceso, producto y actitud.
En esta obra se hace especial hincapié en el trabajo experimental en el área de ciencias como ingrediente básico al servicio del cambio conceptual, pero también del cambio metodológico y actitudinal.
Cuando pensamos este material, nos pusimos como objetivo acercarles ejemplos de actividades de aprendizaje secuenciadas desde 4º hasta 6º año, que plantearan a los chicos situaciones problemáticas, en las que pudieran probar y evolucionar en sus ideas para ir aproximándolas al conocimiento científico.
Los capítulos abarcan diferentes aspectos que forman parte de los Contenidos Básicos Comunes (CBC) de la enseñanza básica (EGB), tales como la electricidad, el magnetismo, la materia y los seres vivos y el ambiente.
Estamos convencidos de que, a pesar de la diversidad temática y autoral, hay una unidad de la concepción del aprendizaje de las ciencias naturales.
En cada capítulo de este libro, se ha realizado y fundamentado la selección, el recorte y la organización de los contenidos propuestos; se han presentado ideas sobre su integración con otras áreas curriculares y se ha acotado un marco teórico conceptual, básico, pero esclarecedor, que permitiera ayudar al docente a orientarse en la búsqueda bibliográfica a la hora de profundizar y ampliar la información científica específica.
También se han enumerado las ideas conceptuales básicas que se proponen comenzar a construir, a lo largo de cada secuencia de actividades de aprendizaje. Actividades que contienen momentos donde se generan situaciones que permiten a los chicos explicar sus preconcepciones o ideas intuitivas oralmente, promoviendo la discusión e intercambio y/o pidiéndoles que las dibujen o escriban (generando un ambiente propicio para que se animen a comunicar lo que piensan). Tratando de llegar, de esta forma, a entender las razones por las cuales ellos expresan lo que expresan. Con esta información tan valiosa, se ha podido decidir cómo ayudar a los chicos a desarrollar o revisar sus preconcepciones y, simultáneamente, se nos ha dado el “piso” desde dónde partir para lograr interesarlo genuinamente y convertir nuestras propuestas docentes en su problemática. Resumiendo, se ha considerado imprescindible promover diferentes momentos donde los chicos saquen a la luz sus ideas previas sobre los conceptos que se van a trabajar.
También, y detalladamente, se incorporaron momentos para las actividades experimentales y resolución de problemas con el propósito de que los chicos reelaboren sus ideas previas (sin necesidad de utilizar materiales profesionales ni un laboratorio sofisticado, ni siquiera un laboratorio), insistiendo en una organización espacial que permita el trabajo grupal.
La propuesta es hacer y reflexionar, interpretando resultados para volver a hacer, dándoles a los chicos oportunidades para aventurar explicaciones y predecir.
Generalmente se les presentan experiencias y/o se los ayuda a diseñar las propias. Se los incentiva para que realicen mediciones utilizando datos confiables, control de variables, haciendo registros y evaluando las evidencias científicamente.
Y, sobre todo, se plantea la creación de espacios destinados tanto a que intercambien y argumenten sus ideas previas como para que comuniquen sus resultados experimentales y reflexionen críticamente. Estimulándolos, además, para que generalicen y transfieran conceptos desde un contexto a otro, usando palabras apropiadas al vocabulario científico, pero partiendo primero de la descripción de la idea para luego ponerle la palabra.
Como las actividades experimentales dan como resultado conclusiones parciales, se plantean oportunidades para contextualizarlas y ampliar la información obtenida, a partir de la lectura de textos, de recursos audiovisuales o de trabajos de campo.
También, en algunos capítulos, se dan ejemplos de actividades finales de evaluación y bibliografía recomendada para docentes.

De todo y para todos

La ciencia es de todos. Los fenómenos científicos están entre nosotros y sus resultados tecnológicos forman parte de nuestra vida. Sumerjámonos en la aventura de descubrir el mundo y no les quitemos esa oportunidad a los chicos, ya que ¡enseñar y aprender ciencias es posible! Por último, deseamos que esta propuesta se transforme y recree, que crezca con cada docente y su grupo y que retorne renovada.

Ana Sargorodschi

También le puede interesar

Explorar y aprender con los cinco sentidos


Diana Pinchuk e Inés García Díaz
$ 480,00

NE 285 Trayectorias escolares interrumpidas / La actividad científica en las escuelas


Ibáñez, Seghesso y otros
$ 129,00

Salud bucodental. Un paseo por la boca


Merenlender, García Díaz y otros
$ 400,00

Consultas

Destacados

Cuotas sin interés