Desarrollo del cachorro humano, El

Desarrollo del cachorro humano, El

TGD y otros problemas. Pediatría e interdisciplina


$ 620,00


Cada niño presenta una situación distinta. Cuando un trastorno ya está instalado, es difícil revertirlo y los progresos son muy lentos, con gran sufrimiento familiar. Antes de que se consolide el problema, especialmente antes de los dos años, se puede dar cuenta de signos que permiten detectar cuestiones en la estructuración psíquica, investigar la causa y elaborar estrategias que permitan, tal vez, cambiar la historia.
El término problema -en lugar de trastorno- ofrece mayor funcionalidad cuando los niños están presentando las dificultades y con la detección precoz de los signos se pueden elaborar estrategias para lograr el apego. Hablar tempranamente de Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD) o Trastorno del Espectro Autista (TEA) implica cargar al ni–o con diagnósticos que hablan de pronósticos muy difíciles de esquivar, clausurándose los caminos que deben transitarse para buscar un entramado original.

Prólogo
José R. Kremenchuzky

Primera Parte.
Trastornos y problemas del desarrollo. El trabajo del pediatra

José R. Kremenchuzky

Capítulo 1. Dos interrogantes para el debate
¿Está aumentando la incidencia de trastornos en el desarrollo?
¿Nuevos desórdenes o síntomas?

Capítulo 2. Nuestro trabajo cotidiano
Encuentro con un niño pequeño
Pediatra de cabecera. Reflexión de la actividad y las contingencias que acechan

Capítulo 3. Ampliando nuestra mirada sobre la estructuración psíquica del bebé
El bebé como sujeto indefenso
Rol del pediatra: un tercero que desde afuera puede ver

Capítulo 4. El pediatra y la lactancia materna
Más acerca de la alimentación

Capítulo 5. El fracaso escolar. Rótulos y herramientas
El cuaderno de clase
Problemáticas psicomotrices visualizadas en el cuaderno de clase. Claudia Sykuler

Capítulo 6. Intervenciones preventivas

Capítulo 7. Secretos de familia

Capítulo 8. Acento y melodía en el lenguaje.
Detección de alteraciones en la cadencia del lenguaje
Acerca del lenguaje
Elementos para el debate

Capítulo 9. Antes y al comienzo del TGD. Materiales clínicos

Capítulo 10. Abordaje interdisciplinario. Un niño con problemas.
José R. Kremenchuzky, Norma Manavella e Irene Sobol

Segunda Parte.
El trabajo interdisciplinario

Autoras invitadas

Capítulo 11. Tiempos de estructuración psíquica. Hitos a evaluar.
Norma Manavella

Capítulo 12. Acerca de “lo grave” en la clínica con niños.
Norma Manavella

Capítulo 13. La interconsulta con Estimulación Temprana en la atención de bebés y niños pequeños.
Claudia Sykuler

Capítulo 14. Del grito a las palabras.
Irene Sobol

Capítulo 15. La escucha y el saber médico ¿Qué se medica?
Graciela Bernztein

Capítulo 16. Psicopedagogía para pediatras.
Norma Filidoro

José R. Kremenchuzky

Médico (UBA). Especialista en Pediatría y miembro titular de la Sociedad Argentina de Pediatría. Exjefe de residentes Hospital de Niños "Dr. Ricardo Gutiérrez". Miembro del Comité de Pediatría Ambulatoria SAP. Coordinador del Grupo de estudio de trastornos del desarrollo y aprendizaje (SAP, 2001-2006). Autor de El desarrollo del cachorro humano (2009). Coordinador del Curso “Miradas e Interrogantes en torno al desarrollo infantil” (SAP, desde 2015).

Ver más

Claudia Sykuler

Licenciada en Musicoterapia (USAL). Psicomotricista (AAP). Terapeuta en estimulación temprana. Miembro del equipo clínico y docente de FEPI, Centro Dra. Lydia Coriat. Miembro del equipo de supervisores y docentes de la Fundación Cisam. Docente titular de la Cátedra: “Teoría de la Psicomotricidad I”, y docente adjunta de la Cátedra “Clínica Psicomotriz”, de la Licenciatura en Psicomotricidad (UNTREF). Supervisora de profesionales y equipos privados y hospitalarios en las áreas de Musicoterapia, Psicomotricidad y Estimulación Temprana.

Ver más

Norma Manavella

Psicoanalista, expediatra. Coordinadora Equipo de Niños, Servicio Salud Mental (Hospital Evita, Lanús) durante 20 años. Fundadora y Coordinadora de Trazo (Espacio Transmisión Psicoanálisis). Autora de De niños y no tan niños/ Trazos de la clínica psicoanalítica y de artículos en libros.

Ver más

Irene Sobol

Fonoaudióloga (Ministerio de Asistencia Social y Salud Pública). Licenciada en Fonoaudiología (UMSA). Egresada del curso de postgrado de la Asociación Argentina de Psiquiatría y Psicología de la Infancia y de la Adolescencia. Ex integrante del Servicio de Fonoaudiología del Hospital Evita, Lanús. Miembro adherente e integrante del Grupo de “Interconsulta” y del Grupo “Trastornos del Aprendizaje” (S.A.P.). Ex presidente de la Asociación Fonoaudiológica Argentina. Profesora titular de la licenciatura en Fonoaudiología (UNLZ) y de la licenciatura en Psicomotricidad (UNTREF). Docente invitada en postgrados (UBA y UNR).

Ver más

Graciela Bernztein

Médica especialista en Psiquiatría y Psicoanálisis. Investigación en autismo y psicosis. Coordinadora del Hospital de Día del Centro de Salud Mental N° 1 “Dr. H. Rosarios”. Miembro del Centro “Dr. F. Ulloa” (Secretaría de DD.HH. de la Nación). Supervisora clínica del equipo de la Dirección de Educación Especial CENTES Nº 2 (CABA).

Ver más

Norma Filidoro

Licenciada en Ciencias de la Educación (UBA). Magister en Psicopedagogía Clínica (Univ. León). Miembro de Fundación CISAM y FEPI. Supervisora de Equipos Hospitalarios y Centros de Salud (CABA). Docente regular (UBA) a cargo de Teoría y técnica del diagnóstico, Ciencias de la Educación. Autora de libros, colaboraciones y artículos publicados en el país y en el exterior.

Ver más

Este libro recorre un conjunto de cuestiones que fueron apareciendo a lo largo de los años en mi trabajo cotidiano, atendiendo niños como médico de cabecera. Desde hace bastante tiempo siento la necesidad de dejar por escrito mi punto de vista para compartirlo con los que atienden niños y puedan así recoger una referencia, en algunos casos distinta, en otros, cuestionadora. Agradezco a Graciela Bernztein, Norma Filidoro, Norma Manavella, Irene Sobol y a Claudia Sykuler el acompañamiento y el trabajo que han aportado al proyecto. También a Marcela Pereira y al equipo del sello editorial, quienes recibieron el manuscrito y tuvieron la paciencia necesaria para ordenar, en poco tiempo, el desorden acumulado y permitieron que surgiera un hilo coherente para las ideas que quería expresar.
Vivir y sentir el clima del Hospital de Niños al ingresar en el ‘72, abrir los sentidos, incorporar una mística, enfrentar el dolor, recibir las enseñanzas de nuestro querido “Tano” Gianantonio cuando afirmaba que cada pedíatra lleva sus cruces sobre las espaldas. Padecer el significado real de este enunciado, que no me abandonó hasta estos días. Encontrar a Margarita Vitacco, con su paciencia, aliviando ese peso, el de las cruces. A partir de ahí, yo ya no sería el mismo; desde allí continué actuando en otra vuelta del camino, para seguir junto al cachorro humano. Por momentos en ámbitos más institucionales, más tarde en otros de mayor soledad y creatividad en el consultorio, sin correr desesperado a ver qué decían la norma y el vademécum del Hospital; encontrar reparos en lecturas antes sagradas, como la de las “Clínicas de Norteamérica”; buscar grupos interdisciplinarios; seguir las vueltas de un río con mi conciencia de lastre que actuaba contrarrestando la contundencia de nuevas modas -que a veces tienen su razón de ser y otras son simples… modas, pero que ejercen un efecto deletéreo-, ése fue mi rumbo entonces. Y, finalmente, intentando una vía diferente para la transmisión, otra distinta de aquella que hubiera deseado para las generaciones más jóvenes, en gratitud y siendo consecuente con lo que mis “mojones” dejaron en mí.
Quiero tímidamente escribir, como aficionado, según afirma Cortazar de él mismo, no con falsa modestia de su parte, sino con el claro convencimiento de que era su única forma de hacerlo.
Polemizar, no para generar otra verdad, sino para que sirva a aquel que, quizás en las antípodas de una idea vertida, pueda relativizar algo de su propia creencia. Nuevamente al estilo de Cortazar en Rayuela, para que el lector pueda tener un cuento diferente de acuerdo con el modo en que lo lea y deje de ser pasivo para tomar la posición activa. Para entender la complejidad del humano, la que no se resuelve ni se abarca con ninguna dicotomía entre lo orgánico y lo psicológico, lo estructural o lo funcional y le permita abandonar los bandos. Dejar la linealidad a un lado.
Tampoco se trata de un ataque a las neurociencias, de las que esperamos grandes avances y respuestas en sus distintos campos: molecular, genética, inmunología, imágenes, etc., que permitan solucionar cuadros diversos, degenerativos, errores del metabolismo, lesiones anátomo-funcionales que hoy no tienen respuesta.
Tal vez el camino se retome por otra senda que no será la de catalogar conductas, uniformarlas para un tratamiento conductual, nominarlas, con lo que sólo se consigue obturar y tolerar lo que no se sabe, sino permitiendo búsquedas de entramado causal, más difíciles, pero con otro resultado a más largo plazo.
José R. Kremenchuzky

 

También le puede interesar

Experiencias de inclusión desde la Educación Especial


Salvatierra, Parmigiano y otros
$ 625,00

Diagnósticos en la infancia. En busca de la subjetividad perdida


Janin, Filidoro, Tallis y otros
$ 440,00