Educación plástica en la escuela

Educación plástica en la escuela

Un lenguaje en acción. Aportes didácticos para la educación básica


$ 525,00


La época que hoy transitamos nos propone un intenso fluir de imágenes, pero este caudal es cuantitativo, no cualitativo.
Por esto, más que en ningún otro momento, se hace imprescindible profundizar en una educación visual que permita contrarrestar el efecto de tanta imagen estereotipada.
Es necesario, entonces, proporcionar una formación plástico-visual que represente, a la vez, una experiencia de acción y de reflexión, un bagaje cultural y una posibilidad de interacción social.
La intención de este libro apunta a desarrollar, al mismo tiempo que un enfoque de la disciplina, sus aspectos teóricos y su didáctica; a sugerir y desplegar actividades o secuencias de actividades que, en tanto situaciones concretas de aprendizaje, permitan a los docentes visualizar el enfoque "en acción", hilvanando así teoría y práctica.

Educación Plástica en la escuela: un lenguaje en acción
Algunas reflexiones sobre el concepto de "libre expresión".
Cuando los chicos construyen imágenes.
Para pensar sobre lo que estamos haciendo: nosotros, los docentes de Educación Plástica.
Algunas consideraciones acerca de la didáctica.

Proyecto laboratorio de color
Aquí, allá y en todas partes... el color
- Actividades para 1ro. y 2do. año
Laboratorio de color
- Actividades para 3er. y 4to. año
Para atrapar la luz y la sombra
- Actividades para 5to. y 6to. año
La transparencia
El color y la comunicación

-Actividades para 7mo., 8vo. y 9no. año

Tres dimensiones: para expresar, construir y conocer
Construir, de-construir, re-construir
Construir imágenes en el espacio bi y tridimensional
La evolución de la imagen tridimensional en los chicos
Pequeño diccionario de la tridimensión
Todo es cuestión de tamaño: lo grande y lo pequeño en la representación tridimensional
Los animales
- Secuencia de actividades dirigidas al 1er. ciclo
La figura humama
-Secuencia de actividades dirigidas al 2do. Ciclo
Los monumentos
- Secuencia de actividades dirigidas al 3er. ciclo
Una cuestión de peso: lo liviano y lo pesado en la representación tridimensional
Los móviles

- Actividades para el 1er. ciclo
- Actividades para el 2do. ciclo
- Actividades para el 3er. ciclo
De todo un poco
Del plano al volumen

Para ver esculturas
- Un paseo que vale la pena
- Museos de Buenos Aires

Mariana Spravkin

Licenciada en Artes, con orientación en Artes Visuales, por la Universidad Nacional de San Martín, donde se desempeña actualmente como docente. Egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes “Prilidiano Pueyrredón”. Trabaja en la Universidad Nacional de Luján y en la especialización en “Pedagogías para la igualdad en contextos socioeducativos diversos”, de la carrera de posgrado de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA). Formó parte del equipo de Artes de la Dirección de Currícula de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y del Ministerio de Educación de la Nación. Coautora del diseño curricular de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el área de Plástica, y autora del Diseño curricular de la Educación Inicial de la provincia de Córdoba, entre otros documentos de desarrollo curricular. Se ha desempeñado como docente, como formadora de docentes en distintos institutos de formación de la ciudad de Buenos Aires y como capacitadora de docentes en el Centro de Pedagogías de Anticipación (CePA, CABA). Ha escrito diversos textos sobre su especialidad.

Ver más

En el año 1992 fui convocada por Nathan Saniewicz, director del Departamento de Educación Creativa (D.E.C.) de las escuelas ORT/Argentina y Rut Rubinson, supervisora del área Taller Técnico Expresivo de dicho departamento, para elaborar un material destinado a la capacitación y perfeccionamiento de los docentes de Plástica de las instituciones que, en ese momento, el DEC asesoraba.
Este fue el origen de los dos módulos de trabajo que constituyen el cuerpo de este libro: “Proyecto Laboratorio Color” (1992) y “Tres dimensiones para expresar, construir y conocer” (1993). Cada uno de ellos fue escrito pensando en las necesidades de un grupo de docentes específicos, cuyas prácticas pedagógicas Rut conocía en profundidad. Fue ella quien me fue señalando las cuestiones didácticas sobre las que se intentaba gestar reflexiones y ajustes, los contenidos que, a su juicio, necesitaban ser sistematizados. De esta manera, con su colaboración y coordinación se fue perfilando la selección de contenidos que integran los textos originales.
A su vez, la intención de estas publicaciones apuntaba tanto a desarrollar aspectos teóricos de la disciplina y su didáctica como a sugerir y desplegar actividades o secuencias de actividades que, en tanto situaciones concretas de aprendizaje, permitieran a los docentes visualizar el enfoque “en acción”, hilvanando así teoría y práctica.
En los primeros meses de 1996 nació la propuesta de convertir todo ese material en un libro. Un proyecto de este tipo hizo necesaria una revisión de los módulos y su reelaboración en función de distintas situaciones contextuales. La primera de ellas es la que tiene que ver con el paso del tiempo y las modificaciones que éste conlleva, tanto en mí como autora con la incorporación de nuevas reflexiones e ideas, la lectura de nuevos autores, el tránsito por nuevas experiencias; como en los cambios sociales en materia pedagógica. Un ejemplo de lo dicho lo constituyen la Ley Federal de Educación y los Contenidos Básicos Comunes, a partir de cuya aparición todo material pedagógico debió ser necesariamente revisado y/o actualizado.
Por otra parte, la aparición de un libro destinado a un público más vasto y a la vez más heterogéneo de docentes, suponía considerar una mayor diversidad de prácticas de aula, así como mayor diversidad de realidades institucionales en las que esas prácticas se llevan adelante.
Lejos de ignorar esta diversidad, las distintas propuestas de trabajo en el aula demandarán, de cada uno de los docentes que se acerque a este texto, ir transitando el camino que va de la palabra escrita a la realidad de su propia persona, sus grupos escolares y escuela, es decir adecuar lo aquí escrito al campo de su práctica cotidiana.
Cada actividad o secuencia de actividades que se proponen, lejos de pretender erigirse en “modelo” o “receta” de trabajo, aspira a acercar una posibilidad que necesariamente deberá ser contextualizada y seguramente enriquecida por cada quien en función de su propia realidad personal, grupal e institucional.
Será necesario para ello partir de un diagnóstico, es decir de la lectura del conjunto de signos que permitan reconocer un determinado estado de situación. Y a la hora de observar, no olvidar que las tres variables (docente, alumno, institución) deben ser tenidas en cuenta relacionadamente entre sí de manera de poder trazar caminos que permitan ejercer modificaciones o enriquecer la labor del aula.
Así habrá, entre los lectores, quienes contarán con espacios de trabajo cómodos mientras que para otros éstos resultarán insuficientes o mal equipados. En algunos casos la comunidad tendrá medios para satisfacer demandas de materiales, en otros será muy relativo o francamente difícil. Algunos grupos de chicos tendrán buena escucha y disponibilidad para la tarea, otros podrán ser muy ruidosos y desordenados pero muy trabajadores, otros más con una experiencia muy limitada con relación a la plástica, o sumamente estimulados...
Situaciones de este tipo, perfiladas todas como posibles, antes bien de inhibir la acción del docente con respuestas como “Con estos chicos no se puede”, “En mi escuela es imposible”, deberían conducirlo a considerar las estrategias que vayan haciendo posible (en plazos más cortos o más largos) lo que hasta ahora pareció no tener cabida “con estos chicos” o “en esta escuela”.

También le puede interesar

Artes plásticas


Berdichevsky, Greisoris y otros
$ 480,00

Comunidades de aprendizaje y artes


Alderoqui, Álvarez y otros
$ 815,00

Arte en la trama de la escuela infantil, El


Spravkin, Contreras, Garrido (comps.)
$ 630,00

Cuestión de imagen


Mariana Spravkin
$ 630,00