Sentidos de lo público. Reflexiones desde el campo educativo, Los

Sentidos de lo público. Reflexiones desde el campo educativo, Los

¿Existe un espacio público no estatal?


$ 575,00


En este libro se discute la crisis de la educación pública y de la escuela pública en el contexto de mercantilización del espacio social, lo que implica poner a discusión las premisas que desde la modernidad constituyeron la escuela pública, y las consecuencias de miseria y exclusión que el diluvio neoliberal ha sembrado en los países latinoamericanos.
En una sociedad de individuos donde las creencias comunes se diluyen, donde la apuesta a un proyecto colectivo de sociedad se ve cuestionada por un individualismo exacerbado, que privilegia los intereses particulares por sobre la preocupación por el bien común, se produce una revalorización del papel de la sociedad civil junto con una fuerte impugnación del Estado y de la política. Sobre los individuos recae la responsabilidad de garantizar los derechos, los asuntos públicos se privatizan, a la par que los intereses privados se tornan públicos.
Los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio (OMC) colocan a la educación como bien de consumo, como mercancía que se vende y se compra en un mercado mundial. La educación deja de ser considerada un derecho social de los ciudadanos para convertirse en un servicio que puede (y debería, según los defensores del neoliberalismo) ser provisto por el mercado.
Tras el objetivo de eficientización y modernización de la gestión de la escuela pública, el proyecto neoliberal viene promoviendo políticas de privatización que redefinen el sentido público de la escuela pública.
En este volumen, los autores abordan las preguntas sobre qué formas adquieren las políticas de privatización, cómo se conceptualiza el espacio público que se privatiza y a qué se alude cuando se discute la existencia de un espacio público no-estatal en el campo educativo.

Sandra Carli

Doctora en Educación y Profesora Titular de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA). Investigadora Independiente del CONICET en el Instituto de Investigaciones Gino Germani. Ex Presidenta de la Sociedad Argentina de Historia de la Educación. Miembro de la Comisión de Doctorado de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA y del Comité Académico de la Maestría en Pedagogías Críticas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA. Profesora de posgrado en distintas universidades nacionales (UNER, UNC, UNLP, UBA, entre otras) y del extranjero. Entre otras publicaciones se destaca como autora y compiladora de Niñez, pedagogía y política. Transformaciones de los discursos acerca de la infancia en la historia de la educación argentina entre 1880 y 1955 (Editorial Miño y Dávila), Estudios sobre comunicación, educación y cultura (Editorial La Crujía) y La cuestión de la infancia. Entre la escuela, la calle y el shopping (Editorial Paidós). También es autora de distintos artículos en revistas nacionales e internacionales. Dirige en la actualidad proyectos de investigación vinculados con la experiencia universitaria en la Argentina.
Foto Rafael Yohai para Página/12

Ver más

Carlos Cullen

Filósofo y Profesor Asociado de Ética, carrera de Filosofía, y de Filosofía de la Educación, carrera de Ciencias de la Educación, Facultad de Filosofía y Letras (UBA). Profesor Titular de Problemas Filosóficos en Psicología, Facultad de Psicología (UBA). Profesor de las maestrías de Ética Aplicada (Facultad de Filosofía y Letras, UBA), de Educación (UNER) y de Administración y políticas de la educación (UNTREF). Profesor invitado en México, Colombia, Chile, Uruguay y El Salvador. Investigador I del CIN. Autor de Fenomenología de la crisis moral (1978), Reflexiones desde América (1986-1987), Críticas de las razones de educar (1997), Autonomía moral, participación democrática y cuidado del otro (1999, 2da ed. aum.), Perfiles ético-políticos de la educación (2002), Resistir con inteligencia (2008), y de más de 100 artículos y colaboraciones en obras colectivas, publicadas en el país y en el extranjero.

Ver más

Roberto Follari

Doctor y Licenciado en Psicología por la Universidad Nacional de San Luis. Profesor titular de Epistemología de las Ciencias Sociales de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional de Cuyo. Ganador del Premio Nacional sobre Derechos Humanos y Universidad otorgado por el Servicio Universitario Mundial. Ha sido director de la Maestría en Docencia Universitaria de la Universidad de la Patagonia, y de la Maestría en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Nacional de Cuyo. Ha sido profesor invitado de posgrado en la mayoría de las universidades argentinas, además de otras de Ecuador, Venezuela, España, Uruguay, Chile y México. Autor de 14 libros publicados en diversos países, y de unos 150 artículos en revistas especializadas en Filosofía, Educación y Ciencias Sociales. Ha sido traducido al alemán, al inglés y al portugués. Su último libro publicado en el 2008 se titula La selva académica (Homo Sapiens).

Foto http://www.andes.info.ec

Ver más

Pablo Gentili

Doctor en Educación (UBA). Magister en Ciencias Sociales con orientación en educación (FLACSO) y Lic. En Ciencias de la Educación (UBA). Profesor del Programa de Posgrado en Educación de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ). Investigador del Laboratorio de Políticas Públicas (LPP) de la misma universidad, donde coordina el Observatorio Latinoamericano de Políticas Educativas (OLPED) y el núcleo brasilero del Foro Latinoamericano de Políticas Educativas (FLAPE). En la actualidad se desempeña como Secretario Ejecutivo Adjunto de CLACSO. Algunos de sus últimos libros son: Códigos para la ciudadanía. La formación ética como práctica de la libertad (Santillana); Educar na esperança em tempos de desencanto (con Chico Alencar, Vozes); A cidadania negada. Políticas de exclusão na educação e no trabalho (con Gaudêncio Frigotto, Cortez); Universidades na penumbra (Cortez) y A falsificação do consenso. Simulacro e imposição na reforma educacional do neoliberalismo (Vozes); Desencanto y utopía. la educación en el laberinto de los nuevos tiempos (Homo Sapiens). Ha coordinado el Comité Internacional del Foro Mundial de Educación.

Ver más

Flora Hillert

Doctora en Ciencias de la Educación. Profesora titular consulta del Departamento de Ciencias de la Educación e investigadora del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación (IICE) de la Facultad de Filosofía y Letras, en la Universidad de Buenos Aires. Actualmente se desempeña como coordinadora del Observatorio Participativo de Políticas Públicas en Educación (OPPPED) de la misma facultad. Participa de la maestría en Educación “Pedagogías críticas y problemática socioeducativa” y de la carrera de especialización “Pedagogías para la igualdad en contextos socioeducativos diversos”, ambas se dictan en la Facultad de Filosofía y Letras (UBA). Entre 2014 y 2017 fue directora del proyecto de investigación “Horizontes y sentidos culturales en experiencias de formación docente inicial y continua” (IICE, FFyL, UBA). Autora de "Políticas curriculares. Sujetos sociales y conocimiento escolar en los vaivenes de lo público y lo privado" (Colihue, 2011). Coautora de "Pedagogías críticas en América Latina. Experiencias alternativas de Educación Popular" (Noveduc, 2015); "Lenguajes artísticos y formación docente: historia de una experiencia" (Colección Docencia e Investigación, FFyL, UBA, 2014); "Gramsci y la educación" (Noveduc, 2011).

Ver más

María Silvia Serra

Profesora en Ciencias de la Educación (UNR). Magister en Ciencias Sociales con orientación en Sociología de la Educación (UNL). Doctora en Ciencias Sociales de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO). Profesora e Investigadora de la Universidad Nacional de Rosario, donde se desempeña como Profesora Titular de la asignatura Pedagogía, en la carrera de Formación Docente. Socia fundadora del Centro de Estudios en Pedagogía Crítica. Co-autora (con Evangelina Canciano) de Las condiciones de enseñanza en contextos críticos (Ministerio de Educación/OEA, 2006), Lo que queda de la escuela (Laborde Ediciones, 2003) y compiladora de La pedagogía y los imperativos de la época. Autoridad, violencia, tradición y alteridad (Noveduc, 2005), así como de diversos artículos publicados dentro y fuera del país.

Ver más

Myriam Feldfeber

Licenciada en Ciencias de la Educación (UBA). Magister en Ciencias Sociales con Mención en Educación (FLACSO). Doctoranda de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA). Profesora de Política Educacional y del Seminario de Proyectos Políticos Educativos de la Facultad de Filosofía y Letras (UBA) y Profesora de Política e Instituciones Educativas y de Sociología de la Educación en la Facultad de Ciencias Sociales (UBA). Profesora de Posgrado en Universidades nacionales. Investigadora del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación, Facultad de Filosofía y Letras (UBA). Autora de diversos artículos sobre política educacional, reformas educativas y políticas de formación docente publicados en libros y revistas nacionales e internacionales. Es coautora de La educación en las Cumbres de las Américas. Un análisis crítico de las políticas educativas de la última década (Miño y Dávila, con Fernanda Saforcada) y compiladora y autora de Políticas educativas y trabajo docente: nuevas regulaciones, ¿nuevos sujetos? (Noveduc, 2006).

Ver más

En este libro se discute la crisis de la educación pública y de la escuela pública en el contexto de mercantilización del espacio social, lo que implica poner a discusión las premisas que desde la modernidad constituyeron la escuela pública y las consecuencias del diluvio neoliberal que desde la década de los 70 ha sembrado miseria y exclusión en los países latinoamericanos.
Vivimos en una sociedad de individuos donde las creencias comunes se diluyen, donde la apuesta a un proyecto colectivo de sociedad se ve cuestionada por un individualismo exacerbado que privilegia los intereses particulares por sobre la preocupación por el bien común. En los últimos años, la revalorización del papel de la sociedad civil como motor de la transformación social se produce junto con una fuerte impugnación del Estado y de la política. Sobre los individuos recae la responsabilidad de garantizar los derechos, los asuntos públicos se privatizan, a la par que los intereses privados se tornan públicos.
Los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio (OMC) y las discusiones para la conformación del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) colocan a la educación como bien de consumo, como mercancía que se vende y se compra en un mercado mundial. Hoy se discute quién le va a vender educación a quiénes en el mercado mundial y en qué condiciones podrá hacerlo. Es el proyecto que busca asegurar la libre circulación de capital y mercancías en todo el continente, en consonancia con los postulados básicos de la propuesta neoliberal. En consecuencia, la educación deja de ser considerada un derecho social de los ciudadanos para convertirse en un servicio que puede (y debería, según los defensores del neoliberalismo) ser provisto por el mercado.
Tras el objetivo de eficientización y modernización de la gestión de la escuela pública, el proyecto neoliberal viene promoviendo políticas de privatización que redefinen el sentido público de la escuela pública. Es por ello que nos preguntamos qué formas adquieren las políticas de privatización, cómo conceptualizamos el espacio público que se privatiza y a qué se alude cuando se discute la existencia de un espacio público no-estatal en el campo educativo.
Cuando, en la década de los 70, las teorías denominadas "reproductivistas" denunciaron a la escuela capitalista como espacio de reproducción y legitimación de las desigualdades sociales, las críticas a la escuela pública se centraron en la imposición de los intereses de las clases dominantes y de un orden social injusto por medio de los aparatos ideológicos del Estado, entre los cuales el sistema educativo ocupa un lugar destacado.
Hoy, los cuestionamientos a la escuela pública a cargo del Estado, desde quienes de modo directo o indirecto impulsan su privatización, no intentan en modo alguno transitar un camino de superación de la desigualdad social y de transformación de un orden social injusto. En tanto, la escuela pública, con sus límites, contradicciones y promesas incumplidas, se ha constituido en un espacio para la materialización del derecho a la educación y ha significado un freno a los intereses del mercado, los proyectos de reforma orientados por la lógica neoliberal intentan reestructurar el sistema educativo sobre nuevas bases.
Este libro surge como resultado de los debates promovidos por el Proyecto UBACYT "Privatización y reforma educativa. La experiencia argentina de la década del noventa" (Programación Científica 2001-2003), que se desarrolla en el Instituto de Ciencias de la Educación de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires bajo mi dirección. En el marco del proyecto, organizamos dos mesas de debate, en octubre y noviembre de 2002, para discutir las conceptualizaciones en torno a la definición de un espacio público no-estatal en el campo educativo y el sentido que asume en el contexto actual la crisis del espacio público en general y de la escuela pública en particular. Los diversos capítulos que componen este libro son los documentos de base que han dado lugar a las presentaciones y las discusiones de las dos mesas de debate.
Los trabajos de Roberto Follari, Flora Hillert y Silvia Serra constituyen respuestas a la pregunta: ¿existe un espacio público no-estatal en el campo educativo? Los escritos de Sandra Carli, Carlos Cullen y Pablo Gentili dan cuenta de la crisis actual del espacio público y de las alternativas para la construcción de nuevos sentidos en torno de la escuela pública. El escrito de mi autoría intenta articular aspectos del debate que se han formulado en torno a las dos problemáticas mencionadas.
En el capítulo "Educación pública. Historia y promesas", Sandra Carli analiza las transformaciones de los significados atribuidos a la educación pública como analizadores de los cambios materiales y simbólicos de la sociedad argentina. Reconstruye los principios constitutivos del sistema a fines del siglo XIX, y describe los aspectos vinculados con la generación de una tradición de educación pública que la convierten en un mito que, como tal, tiene un carácter metafórico, y deviene - en términos de Ernesto Laclau- en imaginario social. Analiza cómo el neoliberalismo negó este aspecto central de la educación pública, relegándola a un producto del pasado.
La autora describe las transformaciones ocurridas a lo largo de la historia del sistema educativo argentino y, en particular, de las últimas décadas. Los fenómenos educativos que incluye dentro del nuevo "mapa" de la educación son las tendencias a la privatización de la educación, las nuevas experiencias educativas de tipo comunitario y los fenómenos culturales para el público infantil y juvenil. Carli expone cuáles son, a su juicio, las tres alternativas que se plantean a la educación pública: convertirse en el dique de contención para el triunfo del neoliberalismo; ser la retaguardia de la tradición progresista; o convertirse en el principal espacio político y cultural para revertir las tendencias regresivas de la historia reciente. Esta última opción exige politizar el debate sobre la educación pública, y sostiene que es en el espacio de la educación donde se podrá "saldar el brutal y creciente desfase entre la impronta cultural pasada y la escasez material presente".
Carlos Cullen, en el capítulo "La construcción de un espacio público como alternativa a la violencia social en el contexto de la globalización", parte de la hipótesis que relaciona la violencia social con "cierta borradura del espacio público". Sostiene que la discusión sobre la educación pública debe reposicionarse en el campo de las políticas justas en educación y que la resignificación de lo público pasa por reconstruir, recuperar o inventar nuevamente la política que quedó subordinada al mercado en la actual estrategia de globalización.
Afirma que sólo un espacio público intercultural garantiza un ámbito para el diálogo y la interacción de las culturas y es el reaseguro para que la reconstrucción del contrato social sobre bases normativas de justicia, desde subjetividades singulares más creadoras, genere una globalización alternativa sin exclusiones ni masificaciones. Realiza una genealogía del concepto de lo público y reconstruye sus diversos usos para mostrar la tendencia a reducir el aspecto cultural en el debate sobre lo público. A partir de la distinción entre el espacio público de los antiguos y el espacio público de los modernos, reflexiona acerca de un "término medio" entre la tensión entre lo "público antiguo" y lo "público moderno". Desde los aportes de Lévinas, analiza el problema de la tradición del espacio público "desculturizado" que no acepta reconocerse como "vulnerable", es decir, abierto a la interpelación del otro. Cullen critica la desculturización del espacio público y sostiene la necesidad de liberar algunas categorías críticas que permitan definir un espacio público intercultural y explorar sus condiciones de posibilidad y las alternativas que abre su comprensión.
En el capítulo "Lo público revisitado: paradojas del Estado, falacias del mercado", Roberto Follari analiza el pasaje de una fetichización del Estado a una fetichización de la sociedad civil y cómo se produce en la actualidad una reivindicación de la sociedad civil en contra del Estado. Argumenta que el Estado sigue y seguirá siendo uno de los puntos decisivos respecto del ejercicio del poder, por lo tanto, no podemos asumir que lo público no esté presente en el campo del Estado; lo público "es más que lo estatal", pero de ninguna manera es "otra cosa que lo estatal". Revisa la disputa en teoría social desde los análisis marxistas acerca del rol del Estado en la dominación. Sin embargo, se pregunta si las dosis de poder que se restan al Estado son reabsorbidas por los sectores más desposeídos de la sociedad, o por el contrario son entregadas a aquellos más privilegiados. Es por ello que el Estado se presenta como un "atenuador" de la cruda diferencia de clases.
Cuestiona la operación discursiva acerca de lo público no-estatal en la que la apelación a la "sociedad civil", a través de las Organizaciones No Gubernamentales, queda investida mágicamente de una pureza originaria que la dejaría fuera de la puja de intereses en que se dirime la acción del Estado. Analiza la propuesta de las escuelas-voucher como política que intenta vaciar al Estado de sus funciones tendientes a la igualdad de oportunidades, para convertirlo abiertamente en un financiador de la gestión privatizada del aparato escolar. Por lo tanto diferencia la autonomía societal del financiamiento estatal de lo privado y propone recuperar el papel del Estado frente al mercado que arrasa con los derechos básicos.
Pablo Gentili, en el capítulo "Pedagogía de la esperanza y escuela pública en una era de desencanto", plantea cuáles son a su juicio los principios de una pedagogía de la esperanza como pedagogía para el espacio público. Caracteriza la época actual como un tiempo de "exclusión y de guerra", tiempo donde la violencia y la segregación se apoderan de la vida de millones de personas. En este contexto, sostiene que la paradoja es que, según el discurso dominante, de la escuela no se espera nada y, al mismo tiempo, de la escuela se espera todo. No se espera nada, porque la escuela atraviesa una crisis tan profunda que sería incapaz de responder a los nuevos desafíos de una "sociedad del conocimiento". Y se espera todo, porque se le atribuyen buena parte de las penurias actuales: desempleo, violencia, drogadicción, crisis de la familia, serían consecuencia del fracaso de la escuela.
¿Cómo enfrentar, se pregunta Gentili, estos perversos argumentos?. La respuesta la sitúa en la construcción de una pedagogía de la esperanza, que debe edificarse sobre la base de los desafíos que enfrentan los educadores en su tarea cotidiana. Estos desafíos se vinculan con la construcción de prácticas igualitarias que permitan ir más allá de la igualdad formal de los principios jurídicos y que se basen en una ética solidaria y militante; la afirmación de la calidad escolar en la ampliación del derecho social a la educación y en la lucha contra el monopolio del conocimiento y el ejercicio sustantivo y real de la democracia donde lo imposible "se construye utópicamente con un ojo en el presente y otro en el futuro".
En el capítulo "Lo público, democrático y popular", Flora Hillert recupera, desde la defensa de la educación pública estatal, el debate acerca de lo público y lo público no-estatal. A partir de una exposición de los interrogantes que guiaron su propio proceso de búsqueda, hace un recuento de los debates de fines de la década del 70 y principios de los 80 sobre las experiencias del socialismo real y la socialdemocracia y sobre la visión marxista del Estado. Rescata, durante los 80, la revalorización de la sociedad civil como ámbito de resolución de problemas, por contraposición al estado burocrático y autoritario, que se asociaba con los regímenes militares. Analiza el discurso antiestatista del proyecto neoconservador y discute el alcance de las categorías "sociedad civil" y "tercer sector" .
Hillert se pregunta si existe lo público no-estatal y si debe existir, señalando que la multiplicidad de lo público nunca debería ser absorbida totalmente por el Estado. Postula la necesidad de establecer teórica y prácticamente las líneas divisorias entre lo público y lo privado y discute el tema de la definición de lo público, de acuerdo con Héctor F. Bravo, desde la institucionalización y la soberanía. Propone revisar la conceptualización de la Ley Federal de Educación, que sostiene que la escuela privada es pública, y recuperar la definición de la escuela pública como escuela estatal para avanzar hacia una definición de soberanía popular.
Ma. Silvia Serra, en el capítulo "¿Es posible lo público no estatal en educación en la Argentina?", aborda el interrogante desde las condiciones que en el presente hacen posible lo público no-estatal, condiciones que tienen que ver con las transformaciones de lo que históricamente se entendió por público en el campo educativo. A partir de los resultados de un trabajo de investigación, discute el sentido del término "público" y su articulación con el concepto de escuela pública, en el marco del discurso que justificó la implementación de la Ley Federal de Educación. Toma como punto de partida las características centrales que el sistema educativo argentino asumió en sus orígenes donde lo público fue equivalente de lo estatal. En el marco de la reforma en los 90 pasa revista a los desplazamientos de sentido de lo público como estatal/ nacional a lo público como estatal/ provincial y de lo público-estatal a lo público-comunitario, o perteneciente a la sociedad civil y analiza la operación presente en la reforma que pretendió instalar la idea de que la educación es responsabilidad de todos, y no sólo del Estado.
Recupera la invitación de Francisco Beltrán a hacer pública la escuela y propone pensar la escuela pública más allá de sus relaciones con el Estado aceptando que la posibilidad de la existencia de un espacio público no-estatal presenta complejidades, como las de un Estado en transformación y las de las instituciones buscando formas de construir lo público en su interior.
El capítulo "Estado y reforma educativa: la construcción de nuevos sentidos para la educación pública en la Argentina", de mi autoría, parte de la premisa de que la construcción de un nuevo sentido para la educación pública constituye una de las consecuencias más visibles del proceso de reforma encarado durante la última década. En este proceso, el papel que históricamente desempeñó el Estado en materia educativa comenzó a ser impugnado como parte de un modelo más amplio, tendiente a privatizar lo público, mercantilizar los derechos, trasladar la responsabilidad por el cumplimiento de los derechos a las instituciones y a los sujetos, e introducir la lógica del mercado en el espacio de lo público.
Se analizan las conceptualizaciones acera de la esfera pública y de la relación público-privado, a partir de los aportes de Arendt y Habermas, y de las críticas que se les formulan en la actualidad. Los sentidos que se le han dado a la educación pública, a partir de la reforma educativa, se analizan en torno a tres aspectos: la distinción entre público y privado como un problema de la gestión; la redefinición del espacio público por la incorporación de lo público no-estatal; y la definición de la escuela pública a cargo del Estado como espacio de focalización de la política pública y de contención social. Se rescata la construcción del espacio público como un acto político en respuesta a la introducción de la lógica empresarial y de los valores del mercado en el ámbito de lo público, que intentan sustraer la política de ese proceso.
Este libro parte de una premisa: la construcción de la escuela pública como proyecto, como idea, como proceso, como apuesta, constituye una utopía que nos obliga a reposicionar el debate político y reflexionar sobre las posibilidades de su concreción, porque creemos que otro mundo es posible y que la escuela pública puede colaborar en esa construcción.
Myriam Feldfeber

También le puede interesar

Gramsci y la educación


Hillert, Suárez y otros
$ 680,00

Entre generaciones


Antelo, Barbagelata y otros
$ 480,00

Aprendizaje, sujetos y escenarios


Aisenson, Castorina y otros
$ 770,00

Consultas

Destacados

Gran Sorteo Mes de la Educación 2019