Técnicas dramáticas no convencionales

Técnicas dramáticas no convencionales

Teatro social: breves escenas para plagiar, desarmar y armar


$ 755,00


Este libro tiene como destinatarios a educadores, psicólogos, trabajadores sociales, médicos, animadores culturales, teatristas y a toda persona cuya actividad se relacione con el bienestar de niños, niñas y adolescentes. Eduardo Hall y Cecilia Jubera dan cuenta de una metodología original denominada Técnicas Dramáticas No Convencionales. Estas herramientas fueron probadas a lo largo de diez años en escuelas, centros de salud y espacios de educación no formal.
Las escenas que forman parte de la obra manifiestan su origen en observaciones sobre la realidad cotidiana de los grupos con los que trabajan los autores. A partir de ellas, se propone abrir el juego al debate para pensar por qué se aceptan la violencia y el maltrato, por qué los niños y adolescentes están cada vez más lejos de sus mayores.
El objetivo último es promover una comunicación lúdico-afectiva que redunde en la posibilidad de que los adultos sean percibidos por los jóvenes como referentes interesantes y queribles: personas confiables, a quienes ellos deseen escuchar.

Prólogo
El por qué de la existencia de estas escenas

Implementación en instituciones: testimonios de experiencias
Teatro y salud, a través del método de las Técnicas Dramáticas No Convencionales

Acerca del lenguaje empleado en las escenas

Capítulo 1.
Cuidar y cuidarse

Enamorada
Igual te podés divertir
Fideos y Rock and Roll
De algo me tengo que morir
Por favor
Papá para rato
La tía preferida
Hola, Doctor
El celular
Responsables (I)
La hermana
Es así
¿Vamos a casa?
Diabetes
Faso
Camionero
Unas tetas para mí

Capítulo 2.
Familia


Hombrecito
Así debe ser
Cuestión de género
La tarada
¿Amigos?
Confianza
Sin laburo
Sangre
¡Tenés razón, amiga!
El viejo
Hermanito
Dejala tranquila
Melisa
Nietitos
Respetame
No quiero vivir acá
El comedor
La abuela

Capítulo 3.
Prejuicios y discriminación

Amiga
Gorda
Enamorarse
Sos un hombre
Perspectivas
Vos no
Compañeras
El castigo
Las calzas
Cuestión de peso
Sometida
Linda y tonta
La Colo
Villerita
Un oficio
Cana
Buscando trabajo

Capítulo 4.
Violencia

¡Si lo denunciás…!
¿Por qué no es lo mismo?
Los derechos
Relegada
Celos
Así no te quiero
Cómodo y violento
Gabriel
El vestido violeta
Mamá
¿Soy de tu propiedad?
Juancito
Una pareja
El poder
No estamos para eso
Responsables (II)
El machito
Los muchachos del barrio
Callate, nena
Resistencia
Ser paciente
El turnito
El cupo
La gorda
Sala de profesores

Capítulo 5.
Adicciones

Con amigos así…
El olor
Vecinas
Reproches
¿Cagón?
Esa no es una razón
La maquinita
Todas mentiras
Yo no puedo
La Mari
Vos podés

Epílogo.
Teatro. Breves escenas p ara grupos y talleres

Eduardo Hall

Actor, maestro de teatro, director teatral. Presidente de la cooperativa de trabajo artístico ReCoopArte. Autor del proyecto “Arte e inclusión social. Formación Docente en Técnicas Dramáticas No Convencionales”.
Autor y coordinador del proyecto “Teatro y Salud”, que se implementa desde el año 2006 en Tandil, Benito Juárez y la región. Autor y coordinador del “Proyecto Adolescente. Inclusión social a través del Arte Dramático”,
de la Escuela Municipal de Teatro de Tandil. En 1981, participó de la International School of Theatre Anthropology invitado por Eugenio Barba, en Volterra, Italia. Coautor y director de Facundina, obra que en los finales de los años ochenta y principios de los noventa representó a nuestro país en numerosos festivales nacionales e internacionales. Como director de la Dirección de Asistencia, Extensión y Promoción Cultural de la Subsecretaría de Cultura de la Provincia de Buenos Aires, entre los años 1988 y 1991 coordinó talleres de arte en cárceles, institutos de menores y hospitales. Se desempeña como maestro de teatro desde el año 1980. Dictó cursos, talleres y seminarios en distintos lugares de nuestro país y también en el exterior. Director de El Evangelio según uno y Un viejo despreciable, de Wilheim von Stein, de numerosas creaciones colectivas, entre las que se destacaron Animals, Maten a la rata y Chabón, ¿qué onda con vos?, de Cecilia Jubera.

Ver más

Cecilia Jubera

Escritora y operadora en Psicología Social. Como escritora participó de varias antologías literarias hasta que en el año 2002 publicó su libro de poemas, Ideario. En el año 2008 conoce a un grupo de personas que trabaja utilizando el arte como herramienta de transformación social y se reúnen con el propósito de fundar ReCoopArte. A partir de ese momento comienza a escribir escenas teatrales sobre temas relacionados a los problemas sociales y vinculares más preocupantes en la sociedad actual, especialmente dirigidos a los jóvenes y adolescentes. De este trabajo surge un espectáculo con escenas sobre discriminación, violencia y adicciones, que se llama Chabón, ¿qué onda con vos?, que recibió una distinción del Instituto Nacional del Teatro. Actualmente desempeña su actividad laboral en el Centro de Salud del barrio Las Tunitas de la ciudad de Tandil y en la Escuela Municipal de Teatro, en esta última participa del Proyecto Adolescente.

Ver más

Gabriel Ramírez

Egresado de la Escuela Nacional de Bellas Artes Rogelio Yrurtia con el título de Maestro Nacional de Dibujo y de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón con el título de Profesor Nacional de Pintura. Integrante del taller de restauración de Monumentos y Obras de Arte del Ministerio de Espacios Verdes de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Trabaja como ilustrador y dibujante free lance para distintas agencias de publicidad y editoriales.

Ver más

Cooperativa ReCoopArte

Cooperativa de trabajo artístico de la ciudad de Tandil, provincia de Buenos Aires, que nace del encuentro de un grupo de personas que considera al arte en sus diferentes expresiones y disciplinas como una herramienta de trabajo para abordar problemáticas sociales y comunitarias en general, relacionadas con salud, educación, inclusión y contención social. Los proyectos de la cooperativa han causado un gran impacto en la región, y se han convertido en un referente en arte y compromiso social; la cooperativa se ha transformado en facilitadora de herramientas y técnicas para trabajar con niños y adolescentes en situación de vulnerabilidad social. Lo singular de este grupo de trabajo es el enfoque interdisciplinario que se le otorga a cada una de las actividades. Lo conforman actrices, un director de teatro, docentes, una psicóloga social-escritora, un médico generalista-actor y un escultor-escenógrafo.

Ver más

La crisis es parte de nuestra cotidianeidad, por eso está naturalizada, y es crisis económica, social, cultural, educativa, formativa, humana, y en ese escenario vemos a nuestros jóvenes maltratados y maltratando, siendo juzgados y juzgando, siendo discriminados y discriminando, y no parece que quisiéramos involucrarnos en el tema, quizás por comodidad, quizás por incomodidad de no tener respuestas.
Las escenas fueron escritas con la intención de abrir el juego del debate, de disentir y estar a favor, de tomar partido y poder defenderlo, de pensar juntos por qué se acepta la violencia y el maltrato, por qué los adultos no somos capaces de abrir canales de comunicación, de generar confianza, de repensar si las decisiones que se toman son las más adecuadas.
Como equipo de trabajo creemos que los jóvenes y adolescentes de hoy están cada día más alejados de sus padres y docentes, porque no creen en ellos, no creen en sus discursos estereotipados, a veces tan obsecuentes con su propio hacer. Con el acceso que tienen de pequeños a la tecnología y a la información, no existe un tema que desconozcan y del que no puedan opinar, el punto es ver cómo se les ofrece esa información, qué carga de valores tiene o no, a qué tipo de personas se los quiere “hacer parecer”. Sostenemos que esa distancia se puede revertir y para eso necesitamos alejarnos de los discursos y comprometernos emocionalmente para poder transmitirles valores que los constituyan en seres libres, con capacidad de decidir, que confíen en nosotros, que podamos ser sus referentes y todo esto los acerque más a la construcción de su futuro y a la posibilidad de ser felices.
Tenemos un camino recorrido y pruebas fehacientes de que el arte en sus diferentes manifestaciones es una puerta de acceso para poner sobre el tapete temas que nos preocupan, aquellos para los que muchas veces no encontramos los espacios adecuados para tratarlos.
La división en capítulos pretende fundamentalmente darle un orden, una forma de encontrar fácilmente el tema que se quiera trabajar; de todos modos, no es una división precisa y cerrada, ya que los seres que habitamos en ellos somos parte de una familia, de una sociedad con determinada cultura, donde hay prejuicios, discriminación, conflictos, violencia y adicciones.
Este camino recién empieza para todos, para mí ha sido un gran desafío ya que nunca había escrito teatro. Fue Eduardo quien confió en mí y quien me empujó a intentarlo. Ese primer intento logró el reconocimiento del Instituto Nacional del Teatro, y cuando lo vi puesto en escena, sentí que tenía que seguir escribiendo. Algunas escenas ya han sido llevadas a la acción, algunas cosas buenas han sucedido a partir de ellas, algunas emociones se han disparado y el único objetivo es que sean útiles, que sean apenas una herramienta más para transitar este camino de enseñanza y aprendizaje que es la propia vida.
Cecilia Jubera
El arte no es un espejo para reflejar la realidad, sino un martillo para darle forma.
Bertolt Brecht


No puedo desvincular el arte dramático, que es mi pasión, mi oficio, del momento histórico y social que me toca vivir. A través de él expreso mis sentires, ideas, emociones, y debo reconocer que, entre los maestros que influyeron en mi camino, Bertolt Brecht ha sido mi norte en este sentido. El arte comprometido puede, sin duda alguna, no solo proporcionar diversión, sino también brindar la posibilidad de reflexionar sobre cuestiones esenciales. Y esto es posible no solo como un mero enunciado, sino comprometiéndonos fuertemente en el hacer y siendo consecuentes con una cualidad de ver y sentir ese hacer.
Trabajar con temáticas sociales arduas no nos desvincula del placer que proporciona el mismo trabajo, placer derivado de la creatividad en el arte y ligado al deseo de que nuestro hacer sea una llave que abra puertas, que sea generador de dudas, que contribuya a encontrar verdades, que sea revelador, provocador.
Desde hace varios años venimos desarrollando como equipo un proyecto que di en llamar, “Arte e inclusión social. Formación Docente en Técnicas Dramáticas No Convencionales. Educar con arte”, cuyo eje consiste, en que por medio de estas técnicas podamos adentrarnos en la profundidad de un tema: tomarlo, analizarlo, explorarlo y converger (juntos) en una propuesta de tratamiento. Por un lado, que nos permita presentarlo a través del drama o el humor, de un modo no tradicional (y no por eso, quitándole seriedad), y por otro, nos posibilite crecer en la construcción de nuestro propio equipo, afianzando lazos que nos permitan jugarlo, ponerlo en escenas y destinarlo a la construcción de una relación con los otros para que, derrumbando barreras y achicando distancias, podamos tratar estos temas con los que habíamos elegido trabajar.
Nuestros proyectos nos impulsaron, en el año 2009, a la conformación de nuestra cooperativa de trabajo artístico ReCoopArte, arraigada fuertemente en lo que es la creación colectiva, no solo para la generación de espectáculos y proyectos, sino también en una forma de trabajo que consiste, esencialmente, en compartir y crear juntos.
Las escenas de este libro no fueron escritas como un pasatiempo de lectura, sino que nacen de una necesidad, la de brindar herramientas a aquellas personas con las que venimos trabajando en una determinada dirección. Las concedemos, han sido dispuestas para plagiar, desarmar y armar, porque el objetivo no está puesto en el autor y su obra, sino en aportar una herramienta de transformación, que permita develar, desentrañar, vislumbrar canales creativos para el tratamiento de temas que parecen agotados desde lo discursivo, pero que siempre permanecen abiertos cuando vienen de la mano de nuevas propuestas y, obviamente, el objetivo más buscado, es que la llegada al otro estimule un pensamiento dialéctico, en donde el pensar y el hacer, faciliten la comprensión.
Esta es también una forma de adhesión al espíritu cooperativo que nos habita, donde el trabajo es de todos y para todos, porque sabemos que el grupo es valioso no solo para generar proyectos, donde todos, desde sus diferentes miradas y profesiones hacen su aporte, sino también por el aporte que nos proporciona a nuestro propio crecimiento como personas, el cooperar, pensar en y con el otro.
No poseo el don de la escritura, si bien en mi oficio de director teatral persigo siempre la poesía, esa magnífica síntesis de la metáfora. Es por esta razón, que me siento un privilegiado de poder transitar y compartir un mismo camino junto a Cecilia Jubera, que mediante su pluma ágil, sensible y comprometida, es capaz de sumergirse en una idea, un conflicto, un tema, y transformarlo en pocas líneas, en una escritura dramática, donde la vida late intensamente.
Eduardo Hall

También le puede interesar

NE 279 Aprendiendo a leer y escribir / Orientación vocacional y ocupacional


Marder, Zabaleta y otros
$ 129,00

NE 278 La educación hacia 2030 / Cuando los cuerpos hablan


Ferreyra, Labate y otros
$ 129,00

NE 286 Aprendizaje basado en proyectos / Violencias en contexto


Kaplan, Berezan y otros
$ 129,00

Educación en la Argentina, La + CD Multimedia


Nicolás Arata y Marcelo Mariño
$ 930,00

Consultas

Destacados

Cuotas sin interés

 

Agenda