VIH-SIDA y drogas

VIH-SIDA y drogas

Reducción de daños. Intervenciones comunitarias. Alternativas desde la educación (39)


$ 440,00


El enfoque de reducción de daños intenta minimizar los riesgos de los usuarios de drogas y de los afectados por VIH/SIDA. En el sistema educativo se puede extender el concepto a otras problemáticas desde una ética de la inclusión.

Introducción
Redes y Políticas de Reducción de Daños.

Pablo Cymerman
Movimiento comunitario y gobiernos: una articulación necesaria
Graciela Touzé
Actualizaciones en reducción de daños asociados al uso de drogas
Diana Rossi
Herramientas para abogar por los derechos de los usuarios de drogas en relación con la epidemia de VIH/sida
Dave Burrows, Jimmy Dorabjee y Alex Wodak
Situación epidemiológica de los usuarios de drogas inyectables enfermos de sida en la argentina.
Adriana Procupet
Educación y reducción de daños
Martha Weiss
Intervenciones comunitarias en la prevención del sida entre usuarios de drogas. La experiencia de "Intercambios"
Paula Goltzman
Reducción de daños en contextos de pobreza. La experiencia de "El retoño" - Pcia. de Buenos Aires - Argentina
Asociación El Retoño.
Reflexiones sobre la evolución de un centro de contacto para drogodependientes en la ciudad de Barcelona: ocho años de SAPS (1993-2000)
Miguel de Andrés. SAPS, Barcelona, España
Reducción de daños en Estados Unidos de Norteamérica Allan Clear (HRC) EEUU

Declaración de los Derechos de los Usuarios de drogas (Brasil)

Reconocimiento, minimización de daños, derechos de los ciudadanos, intervenciones comunitarias, son algunas palabras claves presentes en los trabajos que componen esta coedición junto a la Red Argentina de Reducción de Daños y que reúne autores de varios países comprometidos en el enfoque de reducción de daños.
Estas palabras estructuran una perspectiva en salud que parte del reconocimiento de la gravedad de la situación sociosanitaria de importantes sectores de población, de las insuficiencias e inadecuaciones de las estrategias de prevención y apuesta a la posibilidad de minimizar riesgos si se despejan los elementos moralizantes que suelen acompañar a ciertas políticas de salud pública.
Parten de la complejidad de las problemáticas en juego y se proponen un lugar distinto para los sujetos de las políticas que tan habitualmente quedan en lugar de objetos, reducidos al silencio, meros "receptores" cuya respuesta oscila entre la aceptación pasiva, la resistencia o la indiferencia. Muchas veces, en el campo educativo, la prevención y promoción de la salud se han limitado a generar las respuestas esperadas, compuestas por eslóganes, informaciones moralizantes que escatiman o desvirtúan argumentos y obligan a los destinatarios de esos programas simplemente a "sobrevivir" a esas estrategias.
Este enfoque, según los autores y ejecutores de sus estrategias y políticas, parte de la complejidad como forma de análisis y va hacia la acción, y la acción se propone reducir los daños a la salud, a partir de algunos principios como el de un firme compromiso respecto de los derechos de las personas y la articulación de esos derechos individuales con los colectivos, así como las responsabilidades individuales y comunitarias con las del Estado.
Es un discurso nuevo, que sin dudas tiene ya su historia, que instala una discusión imprescindible en el "territorio" de las instituciones, de los profesionales, de los funcionarios, de los usuarios, de las comunidades, un discurso que implica romper los cercos institucionales que en muchos casos restringen y limitan la capacidad de descubrir nuevas formas de intervenir ante problemas complejos.
Es un debate acerca de las concepciones en materia de políticas de salud y de políticas sociales, que abre nuevas perspectivas en un momento de crisis y de agotamiento de los paradigmas y se ofrece como superador de concepciones positivistas, tecnocráticas, individualistas respecto de los problemas de salud de las comunidades.
En el campo educativo, no sólo la educación para la salud está implicada, sino, como bien expone una de las autoras, el potencial de este enfoque permite pensar su extensión a otras problemáticas bajo la perspectiva de lo que podríamos denominar una ética de la inclusión.
Daniel Korinfeld
 
 

También le puede interesar

Adicto tiene la palabra, El


Mario Domínguez Alquicira
$ 700,00

Sexualidad y educación


Brigiotti, Greco y otros
$ 440,00

ADDH. Niños con déficit de atención e hiperactividad


Benasayag, Feld y otros
$ 700,00