Cómo construir o elaborar un proyecto en la escuela

Este texto corresponde al libro "Métodos para la enseñanza de las competencias" (Noveduc-Graó, 2018), en el que los autores toman diez métodos, revisan su evolución, destacan para qué competencias son más adecuados y proponen pautas para aplicarlos en las aulas.

Libro Noveduc-graó
Conocé todos los títulos de Noveduc-Graó, impresos en Argentina. > Más información

El término proyectos se puede considerar como un genérico que se utiliza, en muchos casos, para cualquier método de enseñar alternativo al método expositivo, que implique la participación del alumnado para dar respuesta a una situación motivadora o la elaboración de un producto.

Si atendemos a las definiciones generales de William Kilpatrick (1918), a quien se debe la estructuración y difusión del método de proyectos, podemos ver su carácter generalizable al describirlo como:

..."una actividad determinada previamente, cuya intención predominante es una finalidad real que orienta los procedimientos y les confiere una motivación"...

..."un acto problemático llevado a completa realización en su ambiente natural"...

..."un plan de trabajo preferentemente manual, una actividad motivada por medio de la intervención lógica, teniendo en cuenta la diversidad globalizadora de la enseñanza"...

Pese a que el propio Kilpatrick establece diferentes modelos de proyectos, en este capítulo nos centraremos en el modelo basado en el proceso de elaboración de un producto.

Desde esta perspectiva, observamos que ya a finales del siglo XVI el concepto de proyecto es usado de manera bastante natural en las academias de arte de Roma y de París, concretamente en los cursos dirigidos a los futuros arquitectos, al incorporar a sus planes de estudios concursos de proyectos realizados por los alumnos. La necesidad de obtención de premios en estos concursos provocó un cambio metodológico, orientando todo el proceso de aprendizaje hacia la elaboración de esos proyectos. El aprendizaje a partir de la realización de proyectos se extiende hasta finales del siglo XVIII en las carreras de ingeniería, primero en las universidades europeas y, posteriormente, en las americanas.

Pero es en la escuela experimental de la Universidad de Chicago donde Dewey, ya en 1896, realiza los primeros ensayos y decide romper con el intelectualismo imperante en la enseñanza. Incorpora entonces la experiencia del educando, sus intereses personales y lo que él denomina impulsos hacia la acción.

Su visión se caracteriza por dar importancia a las diferencias individuales, a las aptitudes sociales del alumnado y a su deseo de participar en el planteamiento y la dirección del propio aprendizaje, valorando y fomentando la iniciativa individual, el aprender haciendo y la formación democrática. +info

Todos estos principios se basan en lo que actualmente entendemos por enseñanza competencial. Kilpatrick fue el realizador práctico y divulgador de las ideas de su maestro, Dewey. Sus propuestas pedagógicas son las más características del pragmatismo americano y de la educación democrática. Defi ende un sistema basado en el funcionalismo, con influencias del evolucionismo de Hall, de las teorías conductistas de Thorndike sobre el aprendizaje y, por supuesto, de las socialistas de Dewey. Recoge también las ideas de Pestalozzi, comprendiendo que una de las claves de la enseñanza consiste en proporcionar al alumnado experiencias significativas e interesantes que lo lleven a desarrollar su sentido de responsabilidad. Para él, la escuela debe tener como finalidad enseñar a pensar y a actuar de manera inteligente y libre. Por ello, propone que los programas sean abiertos, críticos y no dogmáticos, basados en la experiencia social y en la vida individual.

Kilpatrick (1918) entiende el método como una adaptación de la escuela a una civilización que cambia constantemente. De acuerdo con estos principios, el punto de partida del método de proyectos es el interés y el esfuerzo del alumnado, a partir de los cuales el profesorado debe aprovechar las energías individuales, naturalmente dispersas, canalizándolas e integrándolas hacia una meta concreta.

El método de proyectos designa la actividad espontánea y coordinada de un grupo de alumnos que se entregan metódicamente a la ejecución de un trabajo globalizado y escogido libremente por ellos. Tienen así la posibilidad de elaborar un proyecto en común y de ejecutarlo sintiéndose protagonistas en todo el proceso, estimulando la iniciativa responsable de cada uno en el seno del grupo.

DESCRIPCIÓN DE LA SECUENCIA DE ENSEÑANZA/APRENDIZAJE

Aunque Kilpatrick planteaba diversas formas de desarrollo del método de proyectos, nos centraremos aquí en el más difundido: la construcción o elaboración de un producto (un terrario, un audiovisual, una maqueta, una presentación, un mural, etc.)

Fases de la secuencia de enseñanza-aprendizaje

1. Intención: En esta primera fase, tiene lugar un debate.

Se trata de elegir el objeto o montaje que se va a construir, y se determina cómo debe ser y cuáles son los objetivos. +info

El alumnado, coordinado y dirigido por el docente, debate sobre los diferentes proyectos propuestos. Finalmente, se elige el objeto o montaje que se quiere construir y la manera de organizarse (grupo-clase, pequeño grupo, individualmente). Finalmente, se determinan las características generales de lo que se quiere hacer y los objetivos que se pretende conseguir.

2. Preparación: Esta fase consiste en diseñar el objeto o montaje. Asimismo, se planifican y programan los recursos necesarios. Es el momento de definir con la máxima precisión el proyecto que se quiere realizar. Será necesario planificar y programar los diferentes medios que se utilizarán, los materiales y las informaciones indispensables para su realización, y los pasos y los tiempos previstos.

3. Ejecución: Esta fase se corresponde con la realización del plan establecido para elaborar el proyecto. Una vez diseñado el proyecto, y determinados los medios y el proceso que hay que seguir, se inicia el trabajo según el plan establecido.

Se deben poner en práctica las técnicas y estrategias de las diferentes áreas de aprendizaje (escribir, contar, medir, dibujar, montar, etc.). +info

La elección de unas u otras estará en función de las necesidades de elaboración del proyecto.

4. Juicio o evaluación: En esta fase, se llevará a cabo una valoración del proyecto resultante y un análisis del proceso seguido. Una vez terminado el objeto o montaje, será el momento de comprobar la eficacia y la validez del producto que se ha realizado. Al mismo tiempo, se analiza el proceso seguido, y el papel y la participación del alumnado.

Continúa...

Fuente: Extraído del libro "Métodos para la enseñanza de las competencias" (Noveduc-Graó, 2018) > Más información
Autores: Zabala Vidiella, Arnau Belmonte
Mirá estos proyectos para la Escuela Secundaria:
Estrategias de estudio - Educación Ambiental - Proyectos con alma - Proyectos innovadores desde la escuela técnica - Proyecto: Derecho de las mujeres a una vida sin violencia


También le puede interesar

Descubriendo tu vocación


Cecilia M. Crouzel
$ 675,00

Arte contemporáneo de América Latina


Carina Santana
$ 555,00

Gestionar es hacer que las cosas sucedan


Bernardo Blejmar
$ 540,00

Métodos para la enseñanza de las competencias


Zabala Vidiella, Arnau Belmonte
$ 990,00