Proyectos para desplegar las habilidades lingüisticas

Literatura infantil y el cuento folklórico

Compartimos algunas recomendaciones y proyectos para desplegar las habilidades lingüísticas: hablar y escuchar, leer y escribir.

Jorge Larrosa en un primer día de clases
Encontrá todos los libros para la Educación Infantil. > 0A5, LA EDUCACIÓN EN LOS PRIMEROS AÑOS (Ver títulos)

PALABRAS DE BIENVENIDA. Por Delia María Ferradas y Gabriela María Romeo

¿Qué sería de nuestro mundo sin palabras, sin voces que viajen por el aire, sin susurros suspendidos en los rincones, ni historias escritas que trasciendan el tiempo y el espacio? Nos resultaría muy difícil imaginarlo.

Así como el lenguaje es el primer vínculo del niño con el mundo, podríamos decir que la palabra bella constituye la primera “caricia” para su alma. Y el bebé recibe esta caricia a través de las “nanas o canciones de cuna” que la madre le dedica mientras lo abraza, mientras lo acuna, mientras lo cambia.

De esta manera, la palabra oral se convierte en su leal compañera que estará siempre presente, al mismo tiempo que irá descubriendo su entorno plagado de símbolos. El niño, entonces, no empieza a caminar en un universo silencioso, sino en un universo lleno de sonidos, colmado de música, pleno de ritmos y voces.

¡Nuevo libro ilustrado! OBJETOS LÚDICOS MEDIADORES DE TERNURA. Elena Santa Cruz te invita a usar la imaginación. > Más información.

Por otro lado, tendrá que aprehender a desentrañar el misterio que esconde la palabra escrita. Las dos formas del lenguaje —oral y escrito— son la puerta de entrada a la comunicación y a la comprensión de los signos de su cultura.

En este nuevo libro, abordamos la palabra desde la oralidad, la escucha, la escritura y la lectura. Teniendo presente que el pequeño deberá desarrollar dichas destrezas para transformarse en un hablante-oyente, lector-escritor autónomo y eficaz, nuestra propuesta apunta a recrear actividades en forma lúdica, imaginativa y estética, vinculadas con el quehacer cotidiano.

Así, iniciamos un recorrido por los diferentes formatos textuales que fueron y siguen siendo protagonistas en el ayer y en el hoy. Como, por ejemplo, la radio y la historieta, que si bien nacieron casi simultáneamente hace poco más de un siglo y marcaron toda una época, aun en nuestros días resultan de gran atractivo para el público infantil.

Sin embargo, también hemos detenido nuestra mirada en la literatura infantil, arte de la palabra cuyo destinatario primario es el niño. Cuentos y poesías folklóricas y de autor constituyen nuestro acervo cultural y es nuestra responsabilidad ser los transmisores de ese valioso bagaje que nos identifica y nos abre otros mundos posibles, llenos de magia, encanto y aventura. Y, finalmente, les destinamos un lugar especial a los títeres y las sombras, personajes teatrales por excelencia que jamás deben dejar de presentarse en las salas para que los pequeños los descubran y amen.

CUENTO FOLKLÓRICO

El cuento folklórico reúne todas las condiciones comunes de los fenómenos “folk”: son populares (pertenecientes al pueblo), colectivizados (responden a un patrimonio común), empíricos (se aprehenden a través de la experiencia), funcionales (satisfacen necesidades básicas y derivadas), tradicionales (se transmiten de generación en generación), regionales (corresponden a las características de una determinada sociedad) y anónimos (se considera al pueblo como autor).

¡Conocé el libro! FÁBULAS FOLCLÓRICAS. Incluye 50 relatos para leer en familia. > Más información

A través de los cuentos folklóricos, los niños se remontan no sólo al tiempo histórico, sino que también se sumergen en un tiempo mítico, en el cual convivían hadas protectoras y no tanto, gnomos, brujas y otros espíritus elementales, y animales fabulosos que poblaban la imaginación de los pequeños y los adultos.

Es nuestro deseo que el cuento maravilloso continúe presente en las salas para deleite, emoción y fantasía de los pequeños.

Así, podremos afirmar, junto a Heisig:

“…a pesar del hecho de que la cultura, las costumbres y creencias religiosas y la cosmología subyacentes a ellas son extraños para la mayor parte de los lectores occidentales, quienes pasan por alto muchos detalles sin advertirlos, los cuentos parecen poseer aquella cualidad universal clásica que trasciende sus orígenes y habla a toda la humanidad”.

Clasificación
Si bien existen detalladas clasificaciones, seguimos la de Ana Pelegrín por considerarla simple y aclaratoria.

Cuentos de fórmula
a) Cuentos mínimos (Éste es el cuento del candado, / apenas lo comienzo, ya se ha cerrado).
b) Cuentos de nunca acabar (El cuento de la buena pipa).
c) Cuentos acumulativos y de encadenamiento (El pollito de la avellaneda).

Cuentos de animales
a) Animales salvajes (El zorro y el quirquincho).
b) Animales salvajes y animales domésticos (Los tres chanchitos).
c) El hombre y los animales salvajes (El tigre, el Brahmán y el chacal).
d) Animales domésticos (El chivo del cebollar).
e) Pájaros, peces, otros animales (La mariposita).

Cuentos maravillosos
a) Cuentos mágicos (El caballo encantado).
b) Adversarios sobrenaturales (El mago y el aprendiz).
c) Esposa o esposo encantados (El rey rana).
d) Tareas sobrehumanas (El sastrecillo valiente).
e) Protectores ayudantes (Las tres hilanderas).
f) Objetos mágicos (La princesa y los tres hermanos).

¡Nuevo libro! CÓMO CONTAR CUENTOS. El arte de narrar y sus aplicaciones educativas y sociales. > Pedí tu ejemplar

Características más salientes

1. La historia se inicia con alguna fórmula de apertura: “Había una vez” o “Hace mucho tiempo”, y termina con otra de cierre: “Y colorín colorado, este cuento se ha acabado” o “Y fueron felices, comieron perdices y a mí no me dieron porque no quisieron”, entre otras. También se mantienen inalterables ciertas fórmulas, preguntas o dichos que repiten algunos personajes (Ábrete, Sésamo, de “Alí Babá y los 40 ladrones”, o las preguntas y respuestas del espejito mágico de “Blancanieves”).

2. Los hechos se ubican en un tiempo y espacio indeterminados, genéricos, absolutos, sin necesidad de descripción (un bosque, una comarca, un palacio).

3. Siguen una lógica que no es cuestionada por el lector o el oyente, aunque no mantenga una relación causa-efecto, es decir que se sabe que allí todo puede suceder.

4. El ritmo predominante es el ternario: tres hermanas, tres deseos, tres pruebas, etcétera.

5. Las acciones que realizan los personajes son concretas: buscan sobrevivir, salir airosos de algún desafío, otras.

6. Los personajes son esquemáticos, lineales y encarnan comportamientos (el Ogro siempre es calculador y perverso; la Princesa es joven, inocente y hermosa). Otra característica peculiar es que son portadores del pensamiento y sentimiento colectivo.

7. Se acentúan los contrastes entre unos y otros personajes, y su conducta no sufre modificación alguna (el malo siempre es malo, el valiente siempre es valiente, etc.).

8. El héroe, generalmente, es un jovencito que debe cumplir con algunos retos que se le presentan y salir victorioso. Es activo y se ponen a prueba sus cualidades y capacidades. Al vencer todos los escollos, ya sea por sus habilidades naturales o por alguna que otra ayuda, éste obtiene como recompensa un buen porvenir económico (hereda el trono, una bolsa con monedas de oro) y sentimental (se casa con la linda princesa).

9. Los personajes femeninos, en cambio, son más pasivos. Salvo algunas excepciones, su situación se resuelve con la intervención de otro personaje, habitualmente el héroe, y el pedido de su mano en matrimonio.

10.Aparecen animales fabulosos, como dragones o unicornios, y personajes maravillosos, como gigantes, enanos, hadas, brujas, entre otros.

11.Pueden encontrarse también objetos y elementos mágicos, tales como espadas, talismanes, pociones, peines, manzanas, anillos, etc., que resultan de gran ayuda para los que los obtienen.

12.A veces se producen metamorfosis con el mundo animal o vegetal.

13.El final es feliz en la mayoría de los casos, no obstante, hay castigos ejemplares para aquellos personajes que cumplen la función de adversarios u oponentes (la Bruja, de “Hansel y Gretel”).

Fuente: Este fragmento fue extraído del libro "Proyectos para desplegar las habilidades lingüísticas". (Ver contenidos)
Escriben: Delia María Ferradas y Gabriela María Romeo

Notas relacionadas:

Jorge Larrosa en un primer día de clases



También le puede interesar

Proyectos para desplegar las habilidades lingüisticas


Ferradás, Romeo
$ 650,00

Ula


Sérgio Augusto Sardi
$ 690,00

Prácticas del lenguaje en contextos de crianza


Rosemberg, Salsa y otros
$ 575,00

Lecturas para inventar y disfrutar


María Julieta Sánchez
$ 650,00

Libro de las tortugas, El


Gustavo Santiago
$ 420,00

Objetos lúdicos mediadores de ternura


Elena Santa Cruz
$ 1090,00