Un jardín musical inspirado en María Montessori

Se da cuenta de un proyecto educativo en el Nivel Inicial cuyo eje es la enseñanza de la música. Desde el paradigma de la Escuela Nueva, se propone desarrollar y potenciar la capacidad creadora de los niños.

18 provincias por la educación para el medio rural

Mi Mundo Grillo es un Jardín de Infantes Musical ubicado en la ciudad de Posadas, Provincia de Misiones, y es uno de los tres proyectos de Fundación Grillosi. Surgió en 2014, respondiendo a la demanda de la sociedad y los deseos del equipo directivo que se propuso desarrollar y potenciar la capacidad creadora de los niños a través del inspirador poder de la música. En sus inicios funcionaba únicamente como jardín maternal y musical, hoy integra el Sistema Educativo de Enseñanza Privada de Misiones, brindando educación a niños de 1 a 5 años.

El eje que atraviesa a la Institución es la enseñanza de la Música, los niños disponen de una hora diaria con un especialista quien les permite estar en contacto de manera activa con el maravilloso mundo de la Música y los instrumentos musicales. Progresivamente desarrollan, habilidades musicales, desplegando creatividad, imaginación e inteligencia.
 
El objetivo es favorecer la formación de individuos sensibles, ampliar sus posibilidades de elección, propiciando actividades creativas. Debemos destacar que no se trata únicamente de cantar en compañía del profesor, los niños aprenden progresivamente, teniendo en cuenta sus posibilidades, a tocar instrumentos musicales, de percusión, vientos y cuerdas. Ejecutar un instrumento, requiere habilidades motrices finas, así como también lingüísticas y matemáticas. Se trata de una actividad que mejora el desempeño de las personas en diversos campos y actividades. A su vez, en las clases de música, los niños vivencian otras experiencias artísticas, por ejemplo, al dramatizar cuentos cantados, al preparar conciertos donde se combinan piezas de orquesta y teatro.

El lugar del niño y del docente
Siguiendo ideas del paradigma de la Escuela Nueva, adoptamos algunos de los principios y la metodología del modelo propuesto por María Montessori y una de sus ideas clave: "Educación mediante la libertad en un medio preparado”. Ella creó un método centrado en el niño, siendo premisa fundamental la “autodeterminación” o “autoeducación” de los niños para aprender en un contexto determinado (Montessori, M: 1986). Así, mediante actividades y hábitos simples, como lavarse los dientes, servirse el desayuno, lavar, secar y guardar sus elementos, el niño desarrolla su autonomía e independencia.

El docente realiza y crea materiales didácticos especializados, posibilitando así “el ambiente” para que el proceso de aprendizaje y el “desarrollo” de las potencialidades del niño tengan lugar. Todo el mobiliario es adecuado al tamaño del niño, siendo las manos las mejores herramientas de exploración, descubrimiento y construcción de dichos aprendizajes.

Algunos proyectos
Se desarrollan proyectos, integrando todas las áreas para tomar contacto directo con la realidad. Se evitan las actividades tradicionales donde el docente habla y el niño escucha. Los chicos aprenden haciendo.
Uno de los proyectos en desarrollo es “La Huerta” cuyos objetivos son: desarrollar el interés por el cuidado de las plantas; conocer y apreciar las diferentes etapas de crecimiento de la planta; colaborar con la conservación del ambiente; lograr un adecuado manejo de algunas herramientas necesarias para el armado y cuidado de la huerta (pala, rastrillo, regaderas); comprender la importancia de la luz, el agua y la tierra para el crecimiento de las plantas; disfrutar del cuidado y de la obtención de los frutos de la cosecha.
Un proyecto paralelo y relacionado con el anterior es el taller de “Cocina y recetas” que involucra a la familia de los niños, quienes aportan recetas en un libro viajero que recorre los diversos hogares que forman parte del jardín, dichas recetas se ponen en marcha, una vez por semana, utilizando por los general los frutos o especies que nos brinda la huerta.

Los niños son libres de elegir los materiales para trabajar y así poder desarrollar sus capacidades con autonomía, ya que se busca que puedan resolver ellos mismos sus actividades. Se presta especial atención a la capacidad del niño de “absorber” lo que le rodea, atendiendo a su subjetividad y posibilidades de acción concreta. Los contenidos corresponden a los Lineamientos Curriculares de la Provincia y la evaluación no recae exclusivamente sobre el conocimiento en términos de “producto”, sino que interesa evaluar cómo cada niños avanza en su desarrollo, cómo resuelve diferentes situaciones y problemas.

El error es considerado como parte del aprendizaje, por ello, no es castigado, resaltado o señalado, sino, integrado como una etapa del proceso. Estimulamos a que el alumno realice una auto-evaluación, ubicando siempre al niño como sujeto activo y partícipe de la construcción de aprendizajes. Consideramos que la metodología propuesta favorece en el niño la responsabilidad y el desarrollo del propio control: de este modo esperamos contribuir a que conquiste su independencia y libertad: libertad para ser y pertenecer, para escoger, para instruir, para desarrollarse, para responder a las necesidades de su desarrollo.

Fuente: Revista Novedades Educativas, edición nº 310.
Autoras: Ana Vendrell y Leticia Ferreyra.


También le puede interesar

Educación musical en movimiento


Graciela Heguy
$ 660,00

Grandes obras para pequeños artistas


Graciela Heguy
$ 575,00

Música y la pintura: ese histórico romance, La


Adriana Mastache
$ 695,00

Arte contemporáneo de América Latina


Carina Santana
$ 680,00

Coro en la escuela, El


Eva Lautersztein
$ 880,00

NE 310 Educar para la participación / Proyectos artísticos y culturales / Formación docente


Abalo Miller, Acosta y otros
$ 129,00