Proyectos de educación ambiental: la utopía en la escuela

Las pilas y el cuidado del medio ambiente

Cada año, 40 millones de pilas y baterías son descartadas sólo en la Ciudad de Buenos Aires. Así lo revela el primer informe realizado por Antonio Brailovsky y el equipo del Observatorio Ambiental de la Defensoría, donde advierte: "la pila es un residuo peligroso. Solo puede ser manipulado por personal especializado, nunca por niños"

Gestión ambiental de pilas y baterias
Primer informe del Obstervatorio Ambiental por Antonio Brailovsky (doctor en Educación) y autor de "Proyectos de educación ambiental" (Novedades Educativas, 2015).

En 2016 se creó el primer Observatorio Ambiental de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, en el marco de la Subsecretaría de Derechos Urbanos, Espacio Público y Medio Ambiente a cargo de Bárbara Rossen. Su titular designado fue Antonio Brailovsky, reconocido ambientalista y Defensor del Pueblo adjunto entre 1998 y 2003.

El primer informe que escribió y presentó a nombre de este observatorio fue Gestión ambiental de pilas y baterías usadas, en el cual advierte que las pilas y baterías usadas son, por su propia naturaleza, residuos peligrosos. Entre sus componentes, las pilas y baterías contienen:

- mercurio,
- plomo,
- cadmio,
- manganeso,
- litio,
- zinc
- níquel.

Esos metales pueden generar daños neurológicos y algunos están catalogados como cancerígenos. Se desconoce cuál es el efecto a largo plazo de estas sustancias tóxicas en contacto permanente con el organismo, aun tratándose de dosis muy bajas. El documento indica que la mayor parte de las pilas y baterías usadas se descartan con la basura domiciliaria, con lo cual desembocan finalmente en los rellenos sanitarios. Estos rellenos no deberían admitir desechos peligrosos, debido a que los componentes tóxicos de las pilas se derraman y contaminan aguas superficiales y subterráneas.

Antonio Brailovsky hace hincapié en que desde los medios se genera una confusión respecto a la peligrosidad y características contaminantes de las pilas y baterías usadas, por lo que muchos usuarios se sienten responsables de tener que descartarlas con la basura común. Esta publicidad encubierta ha permitido desviar la atención de los verdaderos responsables de esta contaminación: los productores. Las empresas que las venden deben hacerse cargo de su destrucción en condiciones controladas. Lo que no significa habilitar unos pocos puntos de recepción para poder publicar una fotografía en los medios, sino ordenar por ley que en cada punto de venta de pilas se reciban las usadas y que las empresas se hagan cargo de todos los costos de logística y de tratamiento de estos residuos peligrosos.

La Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad, en su página web advierte con firmeza que las pilas “no deben ser dispuestas con los residuos domiciliarios”. La Defensoría del Pueblo porteña recomendó a la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad (APRA) que las pilas y baterías usadas fueran clasificadas como residuos peligrosos, que se definiera como generadores a las empresas que las introducen en el mercado, y que su recepción fuera obligatoria para dichas empresas.

Se propuso a la Legislatura local que las pilas y baterías usadas fueran incorporadas al Anexo I de la ley nº 2214, referida al tratamiento de residuos peligrosos. Mientras que a los ministerios de Educación y de Salud de la Ciudad de Buenos Aires se les pidió que se prohibiera la recolección de estos elementos en escuelas, entidades de bien público o establecimientos sanitarios, que son los últimos lugares donde deberían depositarse residuos contaminantes.

Antonio Brailovsky es terminante al respecto: “son muchos los docentes que cayeron en la trampa y pusieron a sus alumnos a juntar pilas usadas. Pero una pila es un residuo peligroso. Solo puede ser manipulado por personal especializado, nunca por niños”.

Informe del Observatorio Ambiental: Brailovsky, A. E. (2016). Gestión ambiental de pilas y baterías usadas. Defensoría del Pueblo, CABA. Se puede descargar gratuitamente acá.
Libro recomendado:
Proyectos de educación ambiental: la utopía en la escuela. Más información.
Autor: Antonio Brailovsky (Ver pefil)



También le puede interesar

Huertas infantiles y escolares


Miriam Kaufman
$ 370,00

Alimentación familiar saludable


Miriam Kaufman y Claudia Serafini
$ 390,00

Naturaleza y los niños, La


Vuillermoz, D' Angelo Menéndez y otros
$ 390,00

Fundamentos de ecología


Kaufman, Perelman y otros
$ 695,00

Problemas y desafíos de la educación ambiental


Canciani, Telias y Sessano
$ 665,00