Elogio de Paulo Freire

Paulo Freire, un educador e intelectual crítico

Si de elogios se trata, resulta imposible escindir lo racional de lo sensible en Paulo Freire, pues su biografía guarda estrecha relación con su práctica y su discurso; su alocución es eminentemente subjetiva al mismo tiempo que comprometida con los otros y con su tiempo.

Paulo Freire, un educador e intelectual crítico
Extraìdo del libro "Elogio de Paulo Freire" de Inés Fernández Mouján.

Paulo Freire recoge con fuerza la intensa movilización política que atraviesa su país y América Latina toda a partir de 1960. Su pedagogía, tal como lo he destacado, se presenta en un contexto latinoamericano convulsionado por golpes de Estado, revoluciones y grandes producciones en todos los niveles (político, artístico, económico, cultural y educativo). En ese escenario, la concepción educativa, disociada de la atención al factor cultural, no resultaba insostenible. No es casual, por ende, que el pensamiento pedagógico y filosófico de Freire, en tanto pensamiento crítico, se haya hecho eco de los imperativos de época, articulando un ataque frontal contra los posibles condicionantes que provocaban la ausencia de atención de las demandas populares. En este contexto crítico, él desconfía de la educación tal como ha sido planteada hasta ese momento. Sospecha de la colonial/neocolonial, a la que denomina educación bancaria porque es un lugar de depósito, de repetición, de memorización, de silencio: un instrumento de opresión. Detrás de la misma está presente el poder que domina y somete, que es injusto y opresor. El mérito de Freire es tratar las relaciones de poder en situaciones educativas reales; su tarea, poner en cuestión los fundamentos de la educación. El punto de partida para su filosofar es la opresión, porque para Freire, el pueblo oprimido, el de la liberación latinoamericana, no es el pueblo ilustrado sino el sujeto histórico, cultural y antagonista.

Freire comprendió el proceso pedagógico en términos radicales y definió una nueva ética para la práctica docente. Su propuesta de educación dialógica permitió articular y superar, en la relación pedagógica, dicotomías como teoría y práctica, sentimiento y comprensión. Freire, en tanto creador crítico de su cultura, recupera la herencia europea negándola, tomando de ella sólo lo mejor; sin ser apologista de su propia cultura, la resignifica con los elementos que otros le aportan. No se pretende poseedor de una verdad, recurre a otros pensadores críticos para recrear el espacio educativo en toda su amplitud.

Tanto por su teoría como por su práctica, se revela como un intelectual de la frontera entre la propia cultura y la modernidad y como pensador orgánico al servicio del pueblo, se implica activamente en la sociedad, es decir, lucha constantemente para cambiarla pues la considera injusta. En la política freireana subyace la visión de una pedagogía radical que se halla en las líneas divisorias donde las relaciones entre dominación y opresión, poder e impotencia se siguen manifestando y reproduciendo. Por eso su propuesta pedagógica no ofrece recetas para los que requieren soluciones teóricas y políticas inmediatas. Para él, la pedagogía es una estrategia y una acción: la considera parte de una práctica política más amplia para el cambio democrático, no un discurso apriorístico que debe ser validado ni una metodología a ser implementada. Por el contrario, él la considera un acto político y de acción organizada en torno a la ambivalencia de la instrucción, cuyas fronteras están alteradas. Y entiende la educación como una práctica para detener, interrumpir, comprender e intervenir en las luchas históricas, sociales y económicas. De modo que la acción política es más que un acto de interpretación, representación y diálogo; es movilización colectiva “contra las prácticas opresivas: económicas, raciales y sexistas, que se manifiestan en la colonización, el capitalismo global y otras estructuras opresivas del poder”.

A diferencia de la prosa erudita y pública, políticamente árida y moralmente vacía que caracteriza el discurso intelectual contemporáneo, el trabajo de Freire siempre surgió de su preocupación por la opresión y el sufrimiento que observó tanto en su país como en sus viajes alrededor del mundo. Se trata de una propuesta pedagógica que pertenece a nuestra época y a nuestra cultura al mismo tiempo que es un instrumento de reflexión sobre la educación que permite situar el debate educativo en el dominio de lo político y lo cultural. La vigencia de sus escritos nunca ha perdido su fuerza e influencia: de ello dan cuenta las múltiples producciones en torno a su obra. Aunque muchos congelaron su pensamiento en los años 70 del siglo XX y lo encorsetaron en las paredes de la educación de adultos, las reflexiones de Freire traspusieron esas fronteras y fueron más allá del lugar asignado. Esto se debe al compromiso político e intelectual que él asumió en toda su dimensión, de allí que su obra nos interpela, al mismo tiempo que es una guía para una acción cultural liberadora en las distintas experiencias de educación, economía, salud, teatro y comunicación popular.


Autora: Inés Fernández Mouján. (Ver perfil)
Libro: Elogio de Paulo Freire. Sus dimensiones ética, política y cultural
¡Mirá la promoción homenaje por Septiembre 2017! Ver ahora.


También le puede interesar

Elogio de Paulo Freire


Inés Fernández Mouján
$ 600,00

Pedagogías críticas en América Latina


Hillert, Suárez y otros
$ 585,00

NE 209 De Freire a nosotros y de nosotros a Freire


Suárez, Rodríguez y otros
$ 129,00

Dialogar y transformar


Aubert, Fisas y otros
$ 1035,00

Paulo Freire: Promoción Homenaje


Inés Fernández Mouján
$ 300,00

Escuela Isauro Arancibia, La


Susana Reyes (coord.)
$ 830,00