Motivaciones: ¿qué querés ser, hacer y tener?

La Prof. Cecilia Crouzel, licenciada en Educación y especialista en Orientación Vocacional, explica los distintos tipos de razones para elegir una carrera o profesión. Reflexionar sobre las motivaciones será de gran ayuda para niños y adolescentes en el descubrimiento de un proyecto de vida con sentido.

Cecilia Crouzel - Noveduc Libros
Sin pasión, desaparece la motivación; con pasión la motivación aumenta y, con el tiempo, la habilidad también. (Frase de Tal Ben-Shahar)

El término motivación proviene del latín "movere", y se refiere a aquello que nos dirige o impulsa hacia una acción en particular. Podemos decir que la motivación se construye en un proceso donde vamos clarificando aquello que es importante para nosotros, aquello que nos mueve y nos impulsa. Por eso decimos que en la vida es fundamental el orden de las prioridades, ya que al clarificar las jerarquías, tomamos conciencia de lo que nos importa, despertamos y fomentamos el anhelo de alcanzar aquello que queremos; en definitiva, nos mantenemos motivados.

En cambio, cuando no tenemos claro cuáles son nuestras prioridades, dedicamos nuestro tiempo a actividades que nos resultan atractivas, prácticas o útiles, pero que no responden a nuestros intereses más profundos, a nuestro llamado del alma. De ese modo, sin darnos cuenta, vamos dejando pasar el tiempo sin desarrollar nuestra vocación verdadera, y esto nos lleva a sentir un gran vacío interior.

Podemos destacar tres tipos de motivaciones:

  • La motivación interna o intrínseca. Se relaciona con la motivación a realizarnos, a expresar nuestro ser y a lograr la satisfacción personal. También la podemos relacionar con el despliegue de la vocación, con el llamado a desplegar nuestras potencialidades y con el anhelo de ser fieles a nosotros mismos.
  • La motivación trascendental. Tiene correspondencia con la tarea, con la misión, con salir de nosotros mismos y dejar una huella en los demás. Una motivación es trascendente cuando lo que atrae es la satisfacción de necesidades ajenas, es decir, necesidades de otras personas. Esta motivación se relaciona con la estela o el rastro que podemos dejar en los demás.
  • La motivación externa o extrínseca. Se orienta a obtener reconocimiento, aprecio, prestigio, elogios, dinero o fama. Esta motivación es naturalmente humana y no es negativa en la medida en que esté alineada con el despliegue de nuestra vocación y nuestra misión. El problema surge cuando nos movemos solo por la motivación externa. Es decir, cuando obramos buscando principalmente el éxito, el prestigio y el dinero y nos olvidamos del desarrollo de nuestro verdadero yo.

¡Atención! Cuando consideramos el éxito financiero como el objetivo más importante en la vida, tenemos menos probabilidades de aprovechar nuestro potencial y somos más propensos a sufrir ansiedad y depresión. Si, en cambio, comenzamos buscando una profesión u ocupación que nos motive internamente, que nos atraiga, que nos dé alegría profunda, en donde podamos expresar nuestro ser, seguramente florezcamos y dejemos una huella en los demás, ya que lo haremos con entrega, dedicación y amor. Al tiempo también podremos ser reconocidos por nuestra entrega y pasión, y recibamos una mejor remuneración por la labor bien realizada.

Estos tres tipos de motivaciones, en general, existen en las personas. No obstante, en este “mix” motivacional, el peso específico de los tres tipos puede variar enormemente.

Aquellos que tienen su “mix” motivacional descompensado que tiende a orientarse hacia la motivación externa, son los más propensos a caer en la desmotivación. La motivación externa es como el carburante de un motor, necesita ser repuesto por terceros con determinada periodicidad.

En cambio, aquellos que actúan por motivación interna y trascendental suelen disfrutar y comprometerse con sus responsabilidades con mayor facilidad. Por ello, es necesario encontrar una fuente de motivación verdadera y duradera, y esta se busca en nuestro interior. Todos nos entusiasmamos con algo. La madurez consiste en dedicarnos, no a cualquier cosa, no a algo ajeno a nosotros mismos, sino a aquello que nos satisface en lo que somos.

Autora: Cecilia Crouzel. (Ver perfil)
Libro: Descubriendo tu vocación. Camino práctico par aun proyecto de vida con sentido. ¡Incluye actividades y ejercicios! Más información acá. ¡Encontrá más libros para colaborar en la crianza de niños y adolescentes en la Colección Lazos!


También le puede interesar

Desmotivación, insatisfacción y abandono de proyectos en los jóvenes


Claudia Messing
$ 595,00

Orientación vocacional


Aisenson, Batlle y otros
$ 365,00

Descubriendo tu vocación


Cecilia M. Crouzel
$ 605,00

Acompañando la elección vocacional de los hijos


Cecilia M. Crouzel
$ 395,00

Jóvenes y el futuro, Los


Sergio Rascovan
$ 595,00

Jóvenes, crisis y saberes


Alicia Cibeira y Mario Betteo Barberis (coord.)
$ 560,00