Contar lo que nos sucede en la escuela

Contar lo que nos sucede en la escuela

Relatos docentes de la experiencia pedagógica


$ 455,00


El entramado de textos que presentamos en esta obra refleja la labor de diferentes actores de las redes de formación docente y documentación pedagógica de distintas instituciones; colectivos y redes de docentes narradores que trabajan colaborativamente para que circulen las experiencias de escritura e indagación pedagógica. Estos promotores y multiplicadores han impulsado a miles de educadores para que vuelquen sus relatos por intermedio de cuidadosos procesos de acompañamiento de sus prácticas narrativas.

Relato 1.
Cuando todo segundo año se quedó dormido. Silvia Mateo

Relato 2.
¿Kien se ha robado mi “Q”? Una experiencia “5ncluir”. Mariana Alaniz

Relato 3.
Alguien sopla. María Depetris.

Relato 4.
Entre la murga, el hip hop y la cuchara de albañil. Elio Miguel.

Relato 5.
El desafío de la poesía en la escuela. Laura Suárez.

Relato 6.
La apariencia, un prejuicio que condena…Jorge Pedraza.

Relato 7.
El latido de una idea. Claudia Sciutto

Relato 8.
Memorias de un docente: El “pico seco”. Gerardo Álvarez.

Relato 9.
Marini. Beatriz González

Relato 10.
Patricio. Helga Aquino

Relato 11.
Flores en el desierto. Mónica Castro.

Relato 12.
Había una vez… María Laura Galli

Relato 13.
Un día del maestro muy particular. Silvia Enríquez

Relato 14.
El nombre. Fela Tylbor

Relato 15.
¡Esto es una fiesta de locos! Pedro E. Poch Plá

Relato 16.
La vida es eterna en 40 minutos. Melania Moya

Relato 17.
El incidente de la bandera y la caída de las máscaras. Manuel Oñat Parra

Relato 18.
Un pasito y otro pasito… Yolanda Zambrano Antonio

Relato 19.
Vida y muerte en la escuela “Altos de La Cruz”. Astrid Elena Cano Zapata

Relato 20.
Los Exploradores del tambó-tambó. Zavil Palacios Campillo.

Daniel H. Suárez

Pedagogo. Profesor regular y director del Departamento de Ciencias de la Educación (Facultad de Filosofía y Letras, Universidad de Buenos Aires). Director del Proyecto de Investigación (UBACyT 2011-2014) “La construcción social del cambio educativo. Desigualdades y diferencias en el campo pedagógico”, en el Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación. Profesor de la Maestría en Educación. “Pedagogías críticas y problemáticas socio-educativas” y director del Programa de Extensión Universitaria (UBANEX 2011 y 2012) “Red de Formación Docente y Narrativas Pedagógicas” en el CIDAC, de la misma Facultad.

Ver más

Paula Dávila

Docente regular del Departamento de Ciencias de la Educación, investigadora del Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires y coordinadora académica del Programa Formación Docente y Documentación Pedagógica de la Secretaría de Extensión y Bienestar Estudiantil de la misma facultad.

Ver más

Cada vez más docentes y colectivos de docentes se ven animados a contar lo que sucede y lo que les sucede con la enseñanza, a documentar de algún modo las diferentes maneras de hacer escuela y venir siendo maestros y profesores en el mundo contemporáneo. Muchos de ellos, inclusive se atreven a mostrar lo diverso y plural de sus mundos educativos, a describir lo singular de lo que allí acontece y a problematizar junto con otros lo que hacen y piensan en términos pedagógicos. La mayoría de los docentes que indagan sus mundos pedagógicos lo hacen en red, en colectivos que organizan su propia formación y definen autónomamente sus campos de intereses y problemas de investigación pedagógica. A contramano de la estandarización dominante de la información sobre la vida en las aulas, las interpretaciones pedagógicas de los docentes se multiplican, se complementan, se confrontan. Movilizan diversas maneras de nombrar, pensar y hacer la escuela y la docencia. A través de su pluralidad, desafían lo que quiere presentarse como homogéneo, simple y llano. Disputan las versiones burocráticas escudadas en la retórica de la eficiencia, el control y la cuantificación que desacreditan los saberes y experiencias pedagógicas de enseñantes y enseñados. Hablan de la cualidad de la educación desde la práctica, con lenguajes, palabras y sentidos construidos por el hacer reflexionado e indagado, desde la perspectiva de quienes habitan y hacen el encuentro pedagógico todos los días y lo piensan y recrean junto con otros.
También son cada vez más los docentes que hacen de la narrativa pedagógica, de la (auto)biografía profesional y de los relatos de experiencia su manera de decir, de interrogarse y de pensar sobre la escuela. Son los que a través de sus prácticas narrativas se comprometen en la reconstrucción de sus comprensiones acerca de lo que vienen siendo y haciendo como educadores, como habitantes e intérpretes de esos mundos, como pedagogos de la praxis. Junto con este número creciente de docentes narradores e indagadores autobiográficos de la escuela, el volumen y la densidad del corpus de relatos de experiencias pedagógicas también se han multiplicado, diversificado, ampliado. La narración de la experiencia pedagógica ha venido a ocupar un momento y un lugar insoslayable en los procesos de formación y de autoformación, en la conversación y la movilización pedagógica, en la indagación del mundo escolar entre docentes, entre pares, desde la escuela. El campo de la pedagogía se viene enriqueciendo y democratizando a través de la mirada y el decir de quienes son silenciados o empequeñecidos por los dispositivos del discurso tecnocrático que opera sobre el sistema escolar y sus agentes. La calidad de la educación se pluraliza y se disputa por otras versiones del hacer escuela, por otras interpretaciones narradas y por las voces que se entonan en el discurso de la praxis pedagógica.
En este movimiento de revitalización de la pedagogía, las experiencias de documentación narrativa del mundo escolar se expanden, se recrean y se vuelven a ensayar en distintas geografías y contextos, a diferentes escalas y con alcances diversos. En procesos de formación inicial de docentes, mediante estrategias de desarrollo profesional centradas en procesos de investigación-acción docente, a partir de iniciativas de reconstrucción de la memoria pedagógica de la escuela, e incluso a través de políticas educativas dirigidas a poner en valor la acción político pedagógica de colectivos y redes de educadores, la narrativa pedagógica ha encontrado estrategias metodológicas para convertirse en una forma legítima y valiosa de producir conocimientos sobre, para y desde la escuela por quienes la transitan a diario. Algunos creemos, cada vez con mayor convicción, que esas historias escolares de los docentes, esos relatos y documentos de enseñantes acerca del hacer y pensar la educación, pueden contribuir a ensanchar los márgenes de la pedagogía pública, a revisar el pensar y el decir autorizados, a movilizar preguntas de investigación y expectativas de transformación, aun cuando –o precisamente porque– están formulados en el lenguaje de la práctica y escritos para colegas, entre colegas. También somos cada vez más los que estamos convencidos de que el pensamiento y la praxis pedagógica necesitan ser reformulados a partir de nuevas formas de denominación, de otras maneras de preguntar(se) e investigar(se), de modalidades alternativas de producción y validación de saberes.
Desde el Programa de Extensión Universitaria “Red de Formación Docente y Documentación Pedagógica” de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires, junto con una serie de proyectos de investigación-formación-acción desarrollados en el Instituto de Investigaciones en Ciencias de la Educación de la misma facultad, un grupo de investigadores educativos, una red de profesores de distintas instituciones de formación docente y varios colectivos y redes de docentes narradores de experiencias, venimos trabajando en colaboración desde hace más de diez años para que estas experiencias de escritura e indagación pedagógica se expandan, ganen densidad, se publiquen, circulen, se compartan y conversen con otras formas de construcción de saber pedagógico y de conocimiento educativo. Con esos propósitos, venimos invitando a docentes a escribir sus historias escolares a través de un cuidadoso proceso de acompañamiento de sus prácticas narrativas y de investigación autobiográfica.
El proceso completo e integral de la documentación narrativa supone la constitución de un colectivo de docentes autores de relatos pedagógicos y el ejercicio reflexivo de la lectura, la conversación y la interpretación pedagógicas junto con otros colegas. De esta forma, se distancia de otras estrategias de sistematización de las prácticas educativas que buscan apartar o controlar las dimensiones subjetivas, biográficas, experienciales de los procesos de conocimiento, con el fin de ganar legitimidad y validez. En esta propuesta, lejos de concebirse como innecesarias, inapropiadas o accesorias, se entienden como dimensiones constitutivas de los relatos, como aquello que justamente se pretende anudar al territorio y a saber a través de la intriga narrativa de las historias que se cuentan y documentan. Para lograrlo el dispositivo metodológico participativo y en taller de la documentación narrativa regula un itinerario de trabajo relativamente estabilizado que, más allá del lugar y el momento en que se realice, implica una secuencia de “momentos” sucesivos y recursivos: generar y sostener condiciones institucionales, políticas y técnicas para que las escrituras reflexivas de los docentes sean posibles; identificar y seleccionar experiencias pedagógicas que merezcan ser contadas por escrito; escribir y reescribir varias y sucesivas versiones del relato de experiencia; leer, comentar y conversar en torno de los relatos propios y ajenos entre cada escritura y reescritura; definir y poner a prueba criterios de publicación de los textos elaborados por los docentes; anticipar y hacer correr los relatos escritos por diferentes circuitos de recepción y de lectura mediante diferentes soportes y estrategias.
En esas conversaciones en torno de relatos de experiencias escritos y reescritos por docentes, en esas indagaciones narrativas del mundo escolar que compartimos investigadores y docentes, aprendimos a formular preguntas de conocimiento y de formación juntos: ¿qué hacen y qué saben los docentes para enseñar en la escuela?; ¿qué aprenden y cómo recrean su saber cuando enseñan en esa escuela, con ese grupo de alumnos, en esas circunstancias?; ¿cuáles son y cómo construyen los saberes pedagógicos que ponen en juego cuando nombran, reflexionan y conversan sobre sus prácticas?; ¿cuáles son las palabras, los géneros y las formas discursivas que dan volumen y densidad y permiten reformular colectivamente ese saber de la experiencia?; ¿cómo colaborar para que ese saber y esos discursos sean indagados, reflexionados, criticados, recreados por sus propios productores y en el lenguaje de la práctica?; ¿qué recursos metodológicos disponer para que esos saberes reconstruidos se inscriban como saberes públicos e intervengan en el debate educativo, para que los relatos de experiencia circulen y se discutan en entornos especializados, entre docentes, entre pedagogos?; ¿mediante qué mecanismos asegurar que esos saberes documentados en relatos entren en conversación con saberes pedagógicos construidos y validados en otros espacios y tiempos, por otros actores?; ¿de qué manera esos discursos y comprensiones pedagógicas, esas formas de decir la escuela en el lenguaje de la praxis, pueden ganar legitimidad y disputar validez como saber acerca del hacer y pensar la educación? Estas son algunas de las preguntas que movilizaron el proyecto de compilar este corpus de veinte relatos de experiencias pedagógicas escritos por docentes argentinos y latinoamericanos que, desde abril de 2010 hasta diciembre de 2011, mes a mes, revista a revista, han sido publicados con el propósito de generar un lugar de encuentro, de lectura compartida y de conversación pedagógica entre los docentes lectores de Novedades Educativas.
Los relatos que nos ofrecen y dan a leer permiten hacer visible cómo es que los docentes se las ingenian para operar pedagógicamente en situaciones en muchos casos desfavorables y siempre complejas y únicas, así como para encontrar alternativas y respuestas efectivas para resolver los problemas pedagógicos que ellos mismos formulan atendiendo al carácter inevitablemente situacional de la enseñanza. Como dijimos, una de las dimensiones en las que anida la fuerza de este dispositivo y que tiene que ver con que sus productos, los relatos pedagógicos, es que se constituyen en un material susceptible de interpretaciones que pueden contribuir, sin renunciar a su singularidad, a construir una comprensión más sutil acerca de lo que los docentes se proponen, perciben, hacen, ensayan, reformulan, piensan y expresan en sus contextos de acción cotidianos. Estos relatos también nos invitan a reflexionar y problematizar algunos sentidos y conceptos relativos a la educación en contextos particulares que circulan con frecuencia e insistencia en el campo y que tienden a colonizar el discurso disponible. Estos documentos narrativos de experiencias docentes nos permiten pensar y repensar en lo singular de la pedagogía sin renunciar a su carácter público, deliberado, a interpretar; nos convidan a la conversación y el debate pedagógico, al intercambio de ideas, palabras, escrituras y lecturas acerca de la experiencia de habitar y hacer el mundo de la escuela.
En los relatos se mezclan estilos incomparables, escenas y escenarios variados, temas y contenidos diversos. Nombran ciertas inquietudes pedagógicas con alumnos singulares; muestran el desmoronamiento de prejuicios improductivos como consecuencia de situaciones inesperadas; permiten entrever aquellos aspectos que despertaron la elección de ser docente; revelan de qué modo el paisaje, el espacio, los tiempos y los recursos materiales determinan decisiones en torno a cómo enseñar; demuestran cómo lograron “armar comunidad”, restablecer los lazos solidarios y trabajar en pos de una educación intercultural; confiesan los retos y problemas que conllevan el encuentro de distintas culturas o los contrastes generacionales; corren el velo de ciertas cuestiones que tienen que ver con el “deber ser” docente y que funcionan silenciosamente más allá de la conciencia; expresan frustraciones, obstáculos, ciertos sucesos dolorosos que marcaron a alumnos y docentes; expresan las tensiones que conlleva el encuentro entre tradiciones docentes diferenciadas y entre trayectos profesionales disímiles en distintos espacios educativos; denotan la impronta en las aulas de algunos escenarios y contextos históricos, políticos, sociales y laborales; convidan pinceladas y sones de la vida en las escuelas en forma de anécdotas, imágenes y sabores; y nos dejan vislumbrar otras tantas historias de pasión por la pedagogía, la escuela y la docencia.
Algunos de los relatos nos hablan de cómo demandas singulares (de estos alumnos, de aquellos colegas, de ciertos directivos) plantean desafíos inaplazables que desdibujan la mejor y más obstinada de las planificaciones. También nos muestran cómo se las ingenian los docentes para responder a ellas desde una propuesta pedagógica valiosa y reveladora, dándose así la oportunidad de desestructurar los propios esquemas y las propias palabras para nombrarla. Otras historias fueron escritas para poder pensar en los retos ineludibles sobre los que un docente tiene que disponerse a reflexionar en el marco de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, y las infancias y juventudes contemporáneas. Varios de ellos nos advierten de la interpelación que produce a los docentes la vulnerabilidad del otro. Algunos de los textos exponen las relaciones pedagógicas con sucesos que frecuentemente no se “tramitan” en los espacios educativos (el dolor, la muerte, el impacto de escenarios sociales y laborales). También están los que nos abren el mundo interno, sensible y reflexivo de quien va por primera vez a la escuela para ejercer como docente.
Pero en todos los casos, las distintas temáticas tratadas en los relatos ponen en evidencia la invisibilización que opera sobre ámbitos educativos singulares –por ejemplo, la educación hospitalaria y domiciliaria, la formación técnico-profesional, la educación especial, entre otros–, pero también en los más tradicionales, en tanto los relatos muestran preocupaciones, situaciones, inquietudes y resoluciones pedagógicas que no documentan otros modos de hacer investigación educativa.
La compilación de estos veinte relatos que aquí se publican es parte de una producción colectiva más amplia que ya lleva alrededor de dos mil relatos de experiencia pedagógica. Las narraciones pedagógicas que podrán leer a continuación han sido presentadas y contextualizadas por distintos investigadores entusiastas de las narrativas pedagógicas. Va un agradecimiento a todos ellos: Leonora Reyes Jedlicki, de la Universidad de Chile; Roberto Pulido Ochoa, de la Universidad Pedagógica Nacional de México; Gabriel Murillo, de la Universidad de Antioquia, Colombia; Gabriel Roizman, del ISFD N° 100 de Avellaneda; y Cecilia Tanoni, coordinadora del Nodo Quilmes de la Red de Formación Docente y Narrativas Pedagógicas.
El proyecto de editar este libro se constituye en una vía formidable para continuar expandiendo el horizonte de la articulación entre la narrativa y la pedagogía a las más diversas regiones y localidades de nuestro país y de América Latina. Esto es para nosotros un motivo de celebración, ya que esperamos estimular a muchos más colegas para que se conviertan en ávidos y apasionados lectores, intérpretes y conversadores de relatos de experiencias pedagógicas a través de nuevos proyectos que esperamos compartir con Ediciones Novedades Educativas.

También le puede interesar

Investigacion educativa, La


Sverdlick, Rivas Flores y otros
$ 620,00

Pedagogías críticas en América Latina


Hillert, Suárez y otros
$ 530,00

Repensando la educación en nuestros tiempos


González-Placer, Pérez de Lara y otros
$ 455,00

NE 209 De Freire a nosotros y de nosotros a Freire


Suárez, Rodríguez y otros
$ 129,00

Gramsci y la educación


Hillert, Suárez y otros
$ 620,00

NE 254 Cuando la violencia entra en la escuela / Formación docente


Suarez, Dávila y otros
$ 129,00

Consultas

Destacados

Cuotas sin interés