Integración del niño discapacitado visual, La

Integración del niño discapacitado visual, La



$ 540,00


La integración escolar es un derecho y forma parte del concepto global de educación de calidad. Requiere de un currículo flexible que se adapte a las necesidades de todos con respuestas alternativas que respeten los diferentes tiempos de los alumnos. Desde las diversas instancias de discusión y consulta surge la construcción, lenta pero de significativa importancia, de nuevos paradigmas que generalizan el concepto de necesidades educativas especiales. Éstas se determinan tras un proceso de evaluación del alumno, del contexto escolar y sociofamiliar. Requiere de ayudas, apoyos, recursos, adaptaciones pedagógicas y curriculares que no son habituales ni están previstas en el ámbito escolar donde se desenvuelve un alumno.
La obra profundiza la atención de niños con necesidades educativas especiales relacionadas con discapacidad visual y propone cambios que afectan la forma de pensar y de hacer de los profesionales de la educación. Se pone énfasis en la urgente necesidad de introducir conocimientos sobre recursos y estrategias que lleven al docente a valorar y sensibilizarse ante el tratamiento de la diversidad, que debe presidir la educación de las personas con discapacidad visual.

Capítulo 1. Integración escolar
El principio de normalización
Diversidad
Necesidades Educativas Especiales
La integración escolar
Adaptaciones curriculares
Capítulo 2. Anatomía funcional de la visión
Anatómica funcional de la visión
Afecciones oculares
Deficiencia visual
Capítulo 3. La integración del niño discapacitado visual
Los padres de niños discapacitados
Aspectos del desarrollo evolutivo del niño ciego
Necesidades Educativas Especiales derivadas de la discapacidad visual
Apéndice I
Ejercicios para retomar los aspectos fundamentales
Claves de la integración escolar del niño con discapacidad visual
Apéndice II
Glosario de integración escolar y discapacidad visual

Daniel Cangelosi

Licenciado en Educación con mención en Trastornos de Aprendizaje, profesor especializado en Educación de Ciegos y Disminuidos Visuales, profesor de nivel medio y superior. Se desempeña como profesor en la Escuela Nº 527 de Ciegos y el Instituto Superior de Formación Docente Nº 804, ambos de la ciudad de Esquel, Provincia de Chubut.

Ver más

Originalmente, desde el imaginario social se condujo a la discriminación de la persona con discapacidad, actitud que estaba fuertemente enraizada en viejas concepciones que se tambaleaban entre lo mítico y lo científico. La transformación social y educativa en el mundo ha modificado aspectos vinculados con conceptos esenciales, como lo es el del sujeto que se forma dentro del sistema educativo. El compromiso que se adquiere con ese sujeto se asienta en la necesidad de educarlo para vivir y aceptar la complejidad de lo heterogéneo, respetando la instancia de ser distinto y la relevancia que implica la intervención educativa a partir de tales diferencias. Desde esta perspectiva, la integración escolar es un derecho y forma parte de la estrategia global de educación de calidad para todos, requiriendo de un currículo flexible, que se adapte a las necesidades de todos, con respuestas alternativas que respeten los diferentes tiempos de los alumnos y no el tiempo prescripto por el currículo.
Desde las diversas instancias de discusión y consulta surge la construcción, lenta pero de significativa importancia, de nuevos paradigmas que generalizaron el concepto de necesidades educativas especiales. Éstas sólo podrán determinarse tras un proceso de evaluación amplio del alumno, del contexto escolar y sociofamiliar. Requerirán ayudas, apoyos, recursos y adaptaciones pedagógicas y curriculares que son especiales, en tanto no son habituales ni están previstas en el ámbito escolar donde se desenvuelve un alumno.
Esta temática de la integración escolar como necesidad de capacitación ha sido sistemáticamente planteada desde distintos niveles del sistema educativo, fundamentalmente, desde aquellos docentes que no pueden hacer frente a la necesidad de contar con otros recursos y estrategias a fin de asegurar la educación de todos sus alumnos en un marco de integración y participación en la sociedad.
Existen necesidades educativas comunes, compartidas por todos los alumnos, que hacen referencia a los aprendizajes esenciales para su desarrollo personal y socialización, y que están expresadas en el currículo escolar.
Sin embargo, algunos alumnos presentan necesidades educativas especiales que obstaculizan su acceso a los aprendizajes y su desarrollo escolar, por lo que requieren poner en marcha una serie de ayudas, recursos y medidas pedagógicas especiales o de carácter extraordinario distintas de las habituales.
Estas necesidades constituyen las necesidades educativas especiales.
La obra tiene por finalidad brindar un espacio de experiencias que promuevan la reflexión, y que, mediatizadas por los nuevos paradigmas planteados, faciliten la construcción de nuevos saberes. El conocimiento de otros recursos y otras estrategias que lleven a valorar la diversidad con relación a la atención de niños con necesidades educativas especiales, en nuestro caso con discapacidad visual, exigen un cambio complejo que afecta la forma de pensar y de hacer de los profesionales de la educación.
Tal vez resulte poco original señalar que, en los tiempos que corren, las instituciones deben adecuar su funcionamiento a las necesidades educativas de la población escolar, teniendo en cuenta las nuevas orientaciones pedagógicas que responden a los derechos del discapacitado a educarse e integrarse a la comunidad en la que viven.
Considerando estos derechos, es que los establecimientos educativos deben ampliar permanentemente sus servicios, adaptándose a los requerimientos de esta sociedad dinámica y cambiante. Resulta obvio que al mencionar a los establecimientos educativos estamos incluyendo a los docentes y el “nuevo rol” que, en no en pocas ocasiones, deben cumplir sin la preparación suficiente.
Por ello, se hace imperioso formar agentes multiplicadores que puedan informar y formar conciencia acerca de la necesidad de respetarnos y aceptarnos tal cual somos, con nuestras diferencias, ya que son éstas las que nos distinguen y nos hacen más interesantes como personas.
Cuando los docentes tienen información clara y precisa (en nuestro caso sobre la discapacidad visual), se transforman, junto a la familia, en la principal vía de detección de posible déficit visual. La información es el primer paso para liberarnos de los prejuicios ocasionados, de los supuestos que construye la sociedad sobre lo que se reconoce como diferente y, por tanto, inaccesible, inabordable.
El docente informado cumple perfectamente con el rol de agente multiplicador y se transforma en un verdadero agente de cambio social. De ahí que la presente obra tiene por objeto no sólo informar, sino formar conciencia sobre la necesidad de aceptarnos tal cual somos.
Quisiera compartir con los lectores un hecho real que no es el único, que resalta y comprueba el valor y el compromiso de una docente de nuestra provincia.
Corría el año 1996, llevábamos aproximadamente un año y medio de la creación del Servicio de Ciegos y Disminuidos Visuales de la ciudad de Esquel (único hasta hoy en toda la cordillera chubutense). Por aquellos años era fundamental llegar –a través de la difusión en los medios masivos de comunicación– a la mayor cantidad de localidades del interior de nuestra provincia para informar acerca de nuestro rol. Fue así como muchas escuelas comenzaron a contactarnos para evacuar dudas sobre niños con problemas de visión. Cecilia V., una docente de la localidad de Cholila, distante aproximadamente cien kilómetros de nuestro servicio, había observado con cierta preocupación a un niño de ocho años, de la localidad, que no estaba escolarizado, que pasaba los días en su hogar, sin compartir juegos y aprendizajes escolares con los niños de su edad. Gran parte de la población conocía al niño, a su familia y su realidad, pero tal vez su ceguera, el desconocimiento de la forma de llegar a él y a su familia, paralizó a más de un habitante de aquella localidad. Entonces, sólo bastó la firme convicción de una persona.
Los primeros contactos entre la docente y nuestro servicio se hicieron en forma telefónica, Las preguntas de la docente acerca de las posibilidades educativas del niño se multiplicaban con cada llamado. El primer paso estaba dado: alguien deseaba informarse para poder actuar. Los primeros encuentros no fueron sencillos, debíamos tomar decisiones que involucrarían a la familia, a docentes, directivos y comunidad en general. Me estoy refiriendo concretamente al traslado del niño a Esquel para comenzar sus primeros pasos en las áreas que son específicas, entre ellas el sistema Braille (lecto-escritura para ciegos) y su posterior ingreso a la escuela común.
En todo este camino que tuvimos que recorrer, la parte más complicada estuvo a cargo de la docente Cecilia, quien debió hacer frente a las dudas generadas por desconocer acerca de la discapacidad y, lo que resultó aún más complejo, transmitir al resto de la comunidad educativa las posibilidades del niño. Lógicamente el camino no fue, no es, ni será sencillo para el niño, su familia, Cecilia y las otras docentes que acompañaron el proceso a lo largo de todos estos años.
Para Cecilia, lo aquí relatado tal vez sea un hecho más en su extensa y rica vida docente. De lo que sí estoy seguro es que este acto de amor, de entrega, de profesionalidad, adquirió tal trascendencia que sirvió para marcar un antes y un después en mucha de las personas que intervinieron en la educación de este niño (hoy, un joven que cursa el noveno año de la educación básica). A través de esta breve historia he querido rendir mi humilde homenaje a todos los docentes de nuestra provincia que a diario luchan por una sociedad más justa para todos.
Volviendo a la obra, en ella se describen aspectos relacionados con la integración escolar de los alumnos con discapacidad, con la finalidad de brindar al lector un espacio que promueva la reflexión y facilite la construcción de nuevos saberes. Se pone énfasis en la urgente necesidad de introducir conocimientos sobre recursos y estrategias que lleven al docente a valorar y sensibilizarse ante el tratamiento de la diversidad, que debe presidir la educación de las personas con discapacidad visual.

También le puede interesar

Discapacidad: clínica y educación


Esteban Levin
$ 635,00

Adecuaciones curriculares


María José Borsani
$ 490,00

Adecuaciones curriculares del tiempo y el espacio escolar


María José Borsani
$ 450,00

Desafíos para una escuela inclusiva


Bechara, Caniza de Páez y otros
$ 390,00

Anormales, deficientes y especiales


Eduardo de la Vega
$ 595,00

Consultas

Destacados

Biblioteca Digital