Qué hay de nuevo en evaluación educativa?

Qué hay de nuevo en evaluación educativa?

Políticas y prácticas en la evaluación de docentes y alumnos. Propuestas y experiencias de autoevaluación


$ 680,00


¿Por qué seguir hablando de la evaluación como un tema recortado en sí mismo? En el libro este interrogante es puesto en cuestión al entender que la calidad de la educación y la evaluación cobran significado si se consideran en un marco político y en un contexto social particular. 
El libro recorre en cada uno de sus capítulos las políticas y las prácticas de evaluación vigentes actualmente, analizando discursos sobre la calidad y sobre la evaluación que responden a diferentes posiciones político pedagógicas. Lo que se podrá leer en estas páginas es un análisis histórico y crítico de las dimensiones de la evaluación educativa: la evaluación docente, la autoevaluación y la evaluación del desempeño de los alumnos; sus sentidos, coherencias y contradicciones. 
También contiene propuestas para trabajar con la evaluación desde su dimensión pedagógica y política, como construcción de conocimiento, esto es, como un proceso de aprendizaje.

Prólogo. Examen a la evaluación educativa.
Pablo Gentili

Introducción

I. La evaluación y la calidad educativa
La evaluación en los '90
La evaluación en la agenda actual
El carácter político de la evaluación
Calidad y evaluación
La evaluación asociada a la toma de decisiones
La evaluación democrática, conocimiento en construcción y valoración colectiva

II. Evaluación del desempeño profesional docente
La regulación del trabajo y el perfil del docente
Nuevas regulaciones e identidades docentes
La cuestión docente y la evaluación de desempeño en la agenda política actual
Calidad educativa, calidad de la enseñanza, calidad docente y evaluación
La evaluación de la tarea docente en las escuelas. Una propuesta de evaluación como construcción de conocimiento colectivo

III. La autoevaluación institucional. Democratizar la gestión escolar para mejorar la calidad
Naturaleza, sentido y utilidad de la autoevaluación
Autoevaluación, toma de conciencia y autonomía. Lo que nos dejó la reforma neoliberal
Otra posibilidad para la autoevaluación
Una aproximación conceptual a la gestión escolar
Gestión y autoevaluación
La autoevaluación como herramienta estratégica para el desarrollo profesional de los docentes e institucional de las escuelas
Aspectos estratégicos, metodológicos e instrumentales para la intervención
El proceso de autoevaluación – hoja de ruta

IV. Desarrollo de una experiencia de autoevaluación
a. La presentación del proyecto. A veces con rápida salida, otras veces, una grata bienvenida
b. Piedras que entorpecen y obstaculizan. El camino se hace al andar
c. Los asuntos que preocupan. Preguntas sin respuestas; preguntas que orientan
d. Construir conocimiento y buscar soluciones técnicas. La incertidumbre, fiel compañera
e. Reflexiones finales sobre lo que se pudo conseguir
V. La evaluación del desempeño de los estudiantes
La evaluación en la escuela
Las pruebas estandarizadas a gran escala como estrategia de evaluación de los sistemas educativos
¿Qué hay de nuevo en los sistemas de evaluación, nacionales e internacionales?
Otra evaluación es posible

VI. La evaluación. Un instrumento, un proceso y una práctica política
La evaluación como instrumento de las políticas públicas
La autoevaluación. Un proceso de construcción de conocimiento, aprendizaje colectivo y transformación

Ingrid Sverdlick

Directora del Programa de Educación Inclusiva y Pedagogía Universitaria y docente e investigadora de la Universidad Nacional Arturo Jauretche. Es Directora de la carrera de Especialización en Docencia Universitaria de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y dirige el Proyecto de Investigación
(PICTO-2015): “Políticas y prácticas de formación para la conducción y gestión de instituciones educativas estatales en los niveles inicial, primaria y secundario”.

Ver más

Pablo Gentili

Doctor en Educación (UBA). Magister en Ciencias Sociales con orientación en educación (FLACSO) y Lic. En Ciencias de la Educación (UBA). Profesor del Programa de Posgrado en Educación de la Universidad del Estado de Río de Janeiro (UERJ). Investigador del Laboratorio de Políticas Públicas (LPP) de la misma universidad, donde coordina el Observatorio Latinoamericano de Políticas Educativas (OLPED) y el núcleo brasilero del Foro Latinoamericano de Políticas Educativas (FLAPE). En la actualidad se desempeña como Secretario Ejecutivo Adjunto de CLACSO. Algunos de sus últimos libros son: Códigos para la ciudadanía. La formación ética como práctica de la libertad (Santillana); Educar na esperança em tempos de desencanto (con Chico Alencar, Vozes); A cidadania negada. Políticas de exclusão na educação e no trabalho (con Gaudêncio Frigotto, Cortez); Universidades na penumbra (Cortez) y A falsificação do consenso. Simulacro e imposição na reforma educacional do neoliberalismo (Vozes); Desencanto y utopía. la educación en el laberinto de los nuevos tiempos (Homo Sapiens). Ha coordinado el Comité Internacional del Foro Mundial de Educación.

Ver más

EXAMEN A LA EVALUACIÓN EDUCATIVA
Por Pablo Gentile

Actualmente, gran parte de la literatura académica en el campo educativo está constituida por publicaciones donde se sintetizan informes de investigación o tesis doctorales con un alto grado de especificidad. Pocos son los libros en los que se presenta una reflexión sistemática y pormenorizada sobre un tema o un problema que sea el resultado de un estudio de larga duración y que haya acompañado la trayectoria intelectual de quien lo ha llevado a cabo. Así, buena parte de la literatura sobre educación y política educativa suele estar muy estrechamente vinculada a la coyuntura y al escenario cambiante de ciertas reformas escolares, volviéndose obsoleta o poco interesante en un breve lapso.

El libro que aquí se presenta es una excepción a esta regla.

Ingrid Sverdlick nos ofrece aquí un análisis pormenorizado, agudo y crítico sobre las políticas de la evaluación educativa; cuestión que ha estudiado en profundidad y sobre la que ha reflexionado durante los últimos años, constituyéndose en una de las referentes sobre el tema en el debate latinoamericano.

En ¿Qué hay de nuevo en evaluación educativa?, Ingrid Sverdlick nos propone una mirada provocativa y analíticamente rigurosa sobre el que quizás sea uno de los ejes estructurantes más poderosos de la política educativa contemporánea en el nivel mundial. Sus estudios nos instigan a reflexionar acerca de las inconsistencias y trivialidades que habitan en muchas de las teorías sobre la evaluación, así como a reconocer las contradicciones entre los discursos, las políticas y las prácticas de evaluación predominantes en la escuela y en el sistema educativo en general. Ingrid interpela los discursos detrás de las políticas y de las prácticas educativas cotidianas, examinando su origen histórico y contingente, las ideas que los sustentan, los actores que se apropian de ellos, los contextos en los que ganan legitimidad y sentido. Tal como ella afirma, "toda propuesta de evaluación remite, explícita o implícitamente, a posiciones teóricas y no sólo metodológicas, involucra cuestiones vinculadas con las relaciones de poder y produce afirmaciones políticas que tienen efectos políticos".

El libro se sumerge en un debate polémico, y no pocas veces incómodo. Desde que se llevó a cabo la reforma educativa de los años 90, diversos actores del campo educativo (docentes, especialistas, académicos) se han pronunciado en contra de las políticas neoliberales y de los principios que las fundamentaban. De esto dan cuenta numerosos libros y estudios al respecto. A pesar de todo esto, según Sverdlick, cuando se discute el tema de la evaluación educativa, la mayor parte de las políticas y prácticas vigentes reflejan el mismo discurso neoliberal tan criticado en otros aspectos del sistema educativo.

Ingrid introduce el dedo en la herida e invita a una reflexión que no debemos postergar. Ha habido enormes avances en las políticas educativas y sociales de los nuevos gobiernos progresistas en América Latina. Sin embargo, las concepciones y prácticas sobre la evaluación escolar poco o nada se han alterado. Una tendencia que pone en riesgo las conquistas alcanzadas, ya que no cuestiona el núcleo duro de las concepciones tecnocráticas, empresariales y mercantiles que sustentaron la reforma neoliberal. Las referencias que utiliza la autora se refieren, básicamente, a la Argentina. Sus conclusiones son, sin lugar a dudas, bastante más amplias y pueden ayudarnos a pensar la coyuntura regional desde bases más firmes y menos conformistas.

La "calidad" de la educación se ha transformado en un talismán, en un tótem y, por lo tanto, en un fetiche. Se supone que alcanzar la ansiada "calidad" de la educación nos brinda la llave del cofre de la felicidad, donde se encierran todos los secretos del desarrollo, el bienestar y el progreso económico de una sociedad. Medir, por lo tanto, la "calidad" y hacerlo con indicadores que supuestamente dan cuenta del rendimiento y la eficiencia institucional de los centros escolares se ha vuelto un imperativo categórico de la reforma educativa, que no parecen estar dispuestos a cuestionar ni griegos ni troyanos. La "calidad" es universal e indivisible, como lo es el método que nos permite reconocerla; o sea, la evaluación.

Ingrid desmonta todos estos argumentos, poniendo en evidencia que las especificidades nacionales y regionales resisten a cualquier vocación tecnocrática por pasteurizarlas. Cada país presenta problemáticas muy diferentes en materia educativa. Por lo tanto, si bien podríamos trazar ciertos estándares internacionales que, según la comunidad educativa internacional, serían deseables para todos los países, la calidad educativa se debería definir en cada contexto particular, de acuerdo con las problemáticas educativas específicas, así como a la finalidad y funciones que se atribuyan a la educación en ese contexto.

Se trata de un libro cuya rigurosidad no entra en coalición con un estilo franco y directo. Sverdlick dice, propone, analiza cuestiones complejas, pero las dice, las propone y las analiza de forma clara y contundente.

¿Qué hay de nuevo en evaluación educativa? no aspira sólo a criticar el modelo neoliberal de evaluación y a mostrarnos cómo él se esconde todavía detrás de políticas y prácticas de evaluación llevadas a cabo por administraciones progresistas. Presenta, además, una forma alternativa para concebir la evaluación educativa: como un proceso democrático de construcción colectiva de conocimiento. La autora entiende la evaluación como una construcción de dos dimensiones simultáneas. Por un lado, se trata de una construcción colectiva y democrática sobre el sentido del valor educativo de aquello que se evalúa, es decir, de una definición de lo que es la calidad educativa y los fines y objetivos que deberían alcanzarse. Por el otro lado, entendiendo a la evaluación como un momento en el cual el evaluado es capaz de construir conocimiento, de aprender. Esta postura expresa una ruptura radical con el modelo neoliberal de evaluación y una mayor coherencia con una concepción educativa más democrática y emancipatoria, que concibe al aprendizaje como una construcción colectiva. Esto tiene sentido si pensamos a la evaluación como un componente más dentro del proceso de enseñanza y aprendizaje que, por lo tanto, debe ser coherente con los objetivos, los contenidos y las metodologías utilizadas.

Asimismo, esta postura permite considerar a la evaluación, además de una forma de analizar y reflexionar sobre los aprendizajes y las técnicas de enseñanza, como una parte más del proceso de construcción de conocimiento. La evaluación debería ser el momento en el cual los alumnos, o los docentes o las escuelas, repiensen y reflexionen acerca de los conocimientos que han sido asimilados anteriormente y, al hacer esto, resignifiquen estos mismos conocimientos. Esta postura se condice con la célebre "evaluación formativa" por la que aboga Perrenoud, entre otros, quien destaca que los alumnos deberían aprender mientras están siendo evaluados por otros o mientras están realizando una autoevaluación.

El libro recorre las tres principales políticas y prácticas de evaluación vigentes: la evaluación del desempeño profesional docente, la autoevaluación institucional y la evaluación del desempeño de los estudiantes. Al hacerlo, permite comprender la complejidad de las políticas de evaluación, sus bases de sustentación teóricas y metodológicas, así como la necesidad de superarlas con nuevas prácticas más democráticas y promotoras de mayor autonomía y compromiso con el derecho a la educación por parte de las comunidades educativas.

Sverdlick destaca con mucha pertinencia que una nueva concepción de la evaluación, además de redefinir al alumno como constructor de conocimiento y no como un simple receptor de información, redefine también el rol docente y el de la escuela. Alumnos y docentes, desde esta perspectiva, son productores activos de información y de conocimientos que retroalimentan las políticas y las decisiones públicas que deben ser asumidas en una sociedad democrática.

¿Qué hay de nuevo en evaluación educativa? es, por lo tanto, un libro imprescindible y necesario. Un aporte analítico que abre pistas, responde y formula preguntas fundamentales sobre los rumbos que debe recorrer una reforma profunda de la escuela comprometida con una reforma democrática de la sociedad.

También le puede interesar

Complejidad de la gestión escolar, La


Sverdlick, Austral y otros
$ 675,00

NE 239 Educación y medios / Evaluación / Formación docente / TIC


Pisani, Sobrino y otros
$ 129,00

NE 209 De Freire a nosotros y de nosotros a Freire


Suárez, Rodríguez y otros
$ 129,00

Investigacion educativa, La


Sverdlick, Rivas Flores y otros
$ 680,00