Estrategias para explorar los medios de comunicación

Estrategias para explorar los medios de comunicación

La formación de ciudadanos críticos


$ 725,00


El autor ofrece su mirada sobre la relación de la escuela con los medios de comunicación y brinda herramientas para hacer de éstos últimos un objeto de estudio. La propuesta pedagógica, orientada a segundo y tercer ciclo de Educación Básica, abarca la noticia en el periodismo escrito y en los noticieros de televisión, y la publicidad, tanto gráfica como televisiva.
Este libro -concebido con la idea de ayudar a la comprensión, el análisis y el desarrollo de prácticas pedagógicas en la escuela alrededor de los medios de comunicación- aporta formas de trabajo novedosas y originales para el aula.
La finalidad de la obra es posibilitar la apertura de horizontes para el pensamiento alternativo y crítico a las jóvenes generaciones.

Los medios en el aula
- Ejes de trabajo
- Sobre las actividades
- Sobre el diálogo
- Sobre los valores
- Sobre la transversalidad
¿Qué explorar en los medios de comunicación?
- Representación
- Estereotipos
- Ideología y valores
- Códigos y convenciones
- Identidad
- Audiencias
La noticia en la prensa gráfica
- ¿Espejos de la realidad?
La imagen
- Imágenes a toda hora y en todo lugar
- Las imágenes como construcciones
- Múltiples significados
- Lectura de imágenes
- Convenciones visuales
- Fotografía de prensa
Los noticieros
- ¿La televisión es un simple electrodoméstico?
- Escuela y televisión
- Los noticieros
- Retratos del otro
La publicidad
- Hacia la seducción de consumidores
- Contadores de historia
- Construyendo publicidades
- Mercado de valores
- Ofertas en el bazar de las identidades

Gustavo Mórtola

Profesor para la enseñanza primaria. Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UBA). Magíster en Política y Administración de la Educación (UNTREF). Actualmente se desempeña como docente en la carrera de Ciencias de la Comunicación (UBA) y en el área de desarrollo curricular del Instituto Nacional de Formación Docente. Es autor del libro Estrategias para explorar los medios de comunicación. Hacia la formación de ciudadanos críticos, de la editorial Novedades Educativas.

Ver más

Vivimos en constante relación con los medios de comunicación. Pasamos varias horas por día frente a la televisión, nos puede gustar ir al cine o alquilar videos, somos lectores de diarios y revistas, ya importantes sectores de la población tienen la posibilidad de navegar en Internet, escuchamos música por la radio o en nuestros equipos de audio y estamos en contacto con publicidades en los más diversos ámbitos.
En la Argentina, una reciente encuesta sobre el uso del tiempo libre y consumos culturales mostró que la principal preferencia de los adultos se centra en la televisión (96,7%), la continúa la lectura de diarios (83,2%), seguida muy de cerca por escuchar radio en frecuencia modulada (82,6%) y por la lectura de revistas (77,7%). Más lejos, entre los consumos y prácticas culturales, se ubican la lectura de libros (49%), el cine (31,5%), el teatro (14,1%) o la visita a museos (3%).1
El ocio y la cultura se gozan y consumen preferentemente en ámbitos privados como el hogar y no en espacios públicos y comunitarios como el teatro o el cine. Esto no puede ser explicado sólo por la retracción económica, sino que es un fenómeno complejo en el que se entrecruzan prácticas sociales, las formas de organización económica, modas, ingresos, tipos de acceso a movilidad urbana, ofertas culturales, entre otras.
Es evidente que en las últimas décadas se ha producido un enorme desarrollo de los medios de comunicación y de las empresas que hacen de la oferta de contenidos culturales su forma de obtención de ganancias. Los medios masivos de comunicación han producido también enormes cambios en la sociedad y en los sujetos que la conforman.
[..]
Los medios, particularmente a través de la radio y la televisión, entraron en todos los hogares instalándose en las habitaciones, comedores o cocinas. De esta manera, los medios están presentes en una cena cuando muchas familias se reúnen a ver la novela de las 9 de la noche o en un desayuno, mientras alguien lee el diario y la radio permanece encendida. También acompañan otras tareas del hogar. La televisión o la radio pueden ser el “fondo ambiental” de la realización de quehaceres domésticos o del estudio de algún joven.
Es indiscutible que los diarios, la radio, la televisión e Internet recientemente son progresos innegables en la transmisión de información y conocimientos. Una enorme cantidad de contenidos nos son ofrecidos por los medios. Contenidos a los que nos conectamos con un enorme placer. Contenidos que desde la infancia nos enseñan (en el sentido de mostrar pero también en sentido pedagógico) miles de cosas. Mensajes que nos muestran cómo desempeñar roles masculinos y femeninos en la sociedad, las formas de ser niño, joven, adulto o anciano; lo que es ser pobre o rico; lo que es la alegría o la felicidad, la justicia y la injusticia, estilos de habla o diversas costumbres sociales. Mensajes construidos mayoritariamente por empresas y sujetos con determinados intereses, ideologías y que ocupan determinadas posiciones dentro de la estructura social.

También le puede interesar

NE 234 Trabajo docente / Estrategias didácticas / Formación docente


Velázquez, Bernal y otros
$ 129,00

Enseñar es un trabajo


Gustavo Mórtola
$ 800,00