Formación en alternancia de jóvenes rurales

Formación en alternancia de jóvenes rurales

Proyectos profesionales y desarrollo de competencias. Experiencias educativas en Perú


$ 560,00


El modelo educativo pedagogía de alternancia contribuye significativamente a la formación para el trabajo de los jóvenes en sectores de pobreza rural e incide en su formación integral.
Los estudiantes adquieren competencias laborales e inician emprendimientos productivos estrechamente relacionados con las actividades de su entorno inmediato. La mejora en la producción agropecuaria de las familias, el desarrollo de microemprendimientos y los ingresos que generan los proyectos constituyen una plataforma que amplía las capacidades y promueve perspectivas académicas para el acceso a universidades e institutos superiores.
Esta propuesta desempeña funciones que no cumple un colegio convencional: desarrolla habilidades laborales, técnicas, de emprendimiento, sociales y humanas; profundiza las expectativas y aptitudes; promueve la práctica de valores, crea hábitos de estudio, higiene y limpieza. Un modelo de esta naturaleza permite expandir las competencias de estos jóvenes para construir mejores condiciones de vida.

*** PREMIO CONCURSO "EDUCACIÓN Y TRABAJO" 2013 ***
2da. edición | Aulas y Andamios Editora - Noveduc Libros

I. Modelo educativo del Centro Rural de Formación en Alternancia
1. Antecedentes de la formación de alternancia en el mundo
2. Implementación de los Centros Rurales de Formación en Alternancia en Perú
3. La Pedagogía de Alternancia: el modelo educativo del CRFA
3.1. Los ejes de formación del CRFA
3.2. El plan de formación (currículo del CRFA)

II. Significado de la formación para el trabajo
1. Importancia de la formación para el trabajo
2. Expectativas sobre la formación para el trabajo y su proyección futura

III. Percepción de la calidad de la formación para el trabajo impartida por el CRFA
1. Relevancia y pertinencia del programa
2. Eficacia del programa y sus estrategias pedagógicas
2.1. Instrumentos de alternancia
3. La equidad en el acceso y la permanencia de los educandos en el CRFA
4. Eficiencia de los insumos del CRFA
4.1. Formación profesional de los profesores
4.2. Calidad y suficiencia de los materiales e infraestructura

IV. Desarrollo de las competencias laborales
1. Competencias laborales generales
2. Competencias laborales específicas

V. El proceso de ejecución de los proyectos profesionales
1. Tipo de proyectos y grado de avance
2. Operación de los proyectos profesionales
3. Logros y dificultades en el proceso de desarrollo de los proyectos
4. Involucramiento de los padres en la ejecución de los proyectos
5. Proyección a futuro de los proyectos profesionales

VI. Conclusiones
1. ¿Qué significado le otorgan los participantes a la formación para el trabajo que ofrece el CRFA?
2. ¿Cómo es la calidad de la oferta educativa del CRFA?
3. ¿Cuál es el grado de desarrollo de las competencias laborales que poseen los estudiantes y los egresados del CRFA, desde su propia percepción?
4. ¿En qué nivel de avance se encuentran los proyectos profesionales ejecutados por los estudiantes del CRFA y qué posibilidad tienen de ser sostenibles?
5. Consideraciones finales

Yudi Monge Naveros

Licenciada en Educación por la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco (UNSAAC). Magíster en Investigación y Desarrollo de la Educación por la Universidad Iberoamericana, D. F., México (UIA). Estudios concluidos de Maestría en Economía con mención “Proyectos de Inversión” (UNSAAC) y estudios de Segunda Especialidad en Educación Bilingüe Intercultural por la Universidad Andina Néstor Cáceres Velásquez (UANCV). En la actualidad se desempeña como especialista en proyectos de educación en alternancia.

Ver más

Cuando Yudi comenzó a escribir su proyecto de tesis, cuyo resultado se plasmaría en el libro que hoy tenemos en nuestras manos, tenía claro que quería hacer una investigación que fuera “útil” para su país. Era el año 2011 e iniciaba sus estudios de Maestría en Investigación y Desarrollo de la Educación en la Universidad Iberoamericana Ciudad de México. Tenía la convicción, racional y emocional, de que valía la pena estudiar a profundidad la experiencia de los Centros Rurales de Formación en Alternancia (CRFA) de Perú. Y no se equivocó.

Tuve el privilegio de ser su directora de tesis. Presencié el entusiasmo, la dedicación, la inteligencia, tesón y determinación que caracterizan a una maestra en investigación educativa. Fue una estudiante abnegada y una aprendiza de investigación curiosa, creativa y disciplinada. Gracias a estas cualidades fue la primera en titularse en un tiempo récord en un programa que cuenta con más de 30 años de historia. Culminó créditos junto con la tesis y pocos días después obtuvo su título.

Al adentrarse en el estudio de la educación para el trabajo, la autora confirmó que se trata de un campo temático relevante y necesario en América Latina. Una larga tradición investigativa demuestra que atiende un problema enorme y revela que, desafortunadamente, aún no contamos con las respuestas para formular las soluciones necesarias. Por ello, son bienvenidos nuevos estudios que fortalezcan el cuerpo de conocimiento en la materia, develen sus áreas de oportunidad y ofrezcan información relevante para orientar nuevas prácticas y/o re-orientar las ya existentes. El que hoy nos ocupa es uno de ellos.

En su trabajo Yudi Monge genera conocimiento para atender un problema fundamental: la falta de oportunidades que enfrentan los jóvenes más pobres tanto en la educación como en el trabajo. En América Latina se han ensayado diferentes alternativas para lograr la articulación de estos ámbitos y, con ello, generar mejores condiciones de vida para jóvenes que viven el riesgo de exclusión social. Muchas de ellas han sido estudiadas para conocerlas y contribuir a fortalecerlas. Son notables los casos de Argentina, Brasil y México. Yudi nos hace notar que en Perú ésta es una materia pendiente. Por ello, resulta pertinente el estudio de los CRFA.

Estos Centros procuran ser una alternativa para jóvenes que viven la amenaza constante de exclusión social. Algunos datos proporcionados por la autora son reveladores del problema que enfrenta Perú en esta materia. Sólo el 67% de jóvenes entre 12 y 16 años en contextos rurales asiste a la escuela en contraste con el 84% de zonas urbanas y el atraso escolar en zonas rurales duplica al de las urbanas (36% vs. 18%). Además, la tasa de desempleo juvenil triplica la de los adultos (13% vs. 3.6%). Los jóvenes, y especialmente los más pobres, enfrentan una serie de condiciones sociales, económicas y culturales que los hacen vulnerables en su vida presente y futura. Su atención exige políticas y programas integrales.

El estudio a profundidad de un caso: el Centro Rural de Formación en Alternancia Waynakunaq Yachaywasin, ubicado en la comunidad campesina de Occopata en Cusco, permitió a Yudi Monge mostrarnos el trascendental papel que juega esta iniciativa en la vida de jóvenes rurales. Esto gracias a que se propuso no sólo explorar si los alumnos aprendían un oficio o no, sino porque profundizó en los significados que esta experiencia educativa tiene para ellos y sus familias y en las capacidades y oportunidades que se abren a partir de la misma. La investigadora transformó su mirada, superando los criterios que miden la eficacia en los logros, para destacar evidencias de la relevancia, la pertinencia y la equidad. En síntesis, para explorar el papel de la educación en la lucha por la justicia social.

Para los jóvenes y sus familias, el CRFA constituye no sólo la única opción educativa viable sino también relevante para las necesidades sociales y vocación productiva de la comunidad. Constituye una puerta abierta hacia la configuración de mundos mejores. La autora ofrece suficientes evidencias para llegar a esta afirmación; sin embargo, no es ingenua. Encuentra también elementos que develan las debilidades que aquejan al Centro, mismas que pueden resumirse en la precariedad de recursos, en la necesidad de fortalecer la formación docente y en el reto de fortalecer los principios de equidad educativa que debieran guiarlo. No sobra señalar que también requiere un apoyo más decidido desde las autoridades educativas, con el fin de alcanzar una mayor consolidación.

Este estudio de caso permite comprender la singularidad de una iniciativa que claramente puede diferenciarse de otras tantas existentes a lo largo de América Latina. Se ha empeñado en lograr con el mismo ímpetu los objetivos académicos y los laborales. Lucha para que los jóvenes tengan acceso y concluyan al menos la educación secundaria. Al mismo tiempo, promueve eficazmente el desarrollo de competencias para empleabilidad, no sólo como ejercicio didáctico dentro del ámbito escolar, sino en el mundo real. Esta doble acción integrada constituye el quehacer cotidiano del Centro Waynakunaq Yachaywasin. Y ello se sintetiza en la estrategia que le da identidad: la alternancia. Los y las jóvenes aprenden en la escuela y aprenden haciendo en unidades productivas que son diseñadas y sostenidas por ellos mismos.

Tal estrategia formativa entraña muchas virtudes. Aborda la formación técnica indispensable para el desempeño laboral que se concreta en la posibilidad real de ejercer un trabajo poniendo en práctica competencias generales y específicas. Exige una dosis de mentalidad empresarial indispensable para el autoempleo, ya que los y las estudiantes son responsables de las unidades productivas. Permite la generación de ingresos (aunque modestos), lo que viene a coronar el esfuerzo del trabajo. En paralelo, los estudiantes obtienen el certificado de bachillerato, que abre otras oportunidades. Es muy interesante observar que para muchos jóvenes el mayor beneficio de esta experiencia ha sido la obtención de ingresos derivados de sus proyectos productivos para financiar sus estudios de nivel superior u otras actividades significativas. Es decir, logran la plataforma necesaria para instrumentar decisiones significativas para sus vidas.

En síntesis, esta iniciativa ofrece la posibilidad de atender integralmente, como se ha dicho que es necesario, el problema actual de los jóvenes: la educación precaria y la escasez de empleo que los pone en riesgo de exclusión social. ¿Cómo logra esto el CRFA? ¿Cuáles son sus principales fortalezas? ¿Cuáles sus debilidades y obstáculos? ¿Cuáles sus retos y anhelos? ¿Cómo funciona cotidianamente? Los invito a que busquen respuestas y generen más preguntas y diálogos a través de la lectura de este invaluable libro.

Marisol Silva Laya
Instituto de Investigaciones para el Desarrollo de la Educación (INIDE)
Universidad Iberoamericana Ciudad de México

También le puede interesar

Adultos en crisis, jóvenes a la deriva


Silvia Di Segni Obiols
$ 540,00

Autoridad y transmisión: niños y jóvenes en la mira


Greco, Kaufmann y otros
$ 485,00

Competencias sociales y convivencia


Mónica Coronado
$ 695,00

Capacitación laboral


Abraham Pain
$ 405,00