A lo largo de los ejes que componen el texto, se desarrollan las miradas sobre las infancias que interpelan al Jardín Maternal, la educación maternal, la crianza, las formas de la enseñanza, lo cotidiano, las rutinas, la creación de los espacios y los tipos de actividades.
El libro es fruto de una experiencia compartida y de una búsqueda conjunta de sentidos, construidos desde y gracias a las miradas, aportes y reflexiones de maestras y maestros. En este recorrido se recoge y comunica aquello que ha quedado resonando alrededor de temáticas como la atención de niños menores de tres años y el derecho de los pequeños y sus familias a una educación de calidad.
Estos relatos dan cuenta de un proceso de trabajo dentro del campo de la formación continua de docentes de nivel inicial en la provincia de Río Negro, en el marco de la Especialización Superior en Jardín Maternal, diseñada y llevada a cabo desde el Instituto de Formación Docente de Bariloche.

Prólogo por Patricia Sarlé
Introducción
Capítulo 1
Jardín maternal y educación maternal

Miradas de infancia que interpelan al jardín maternal.
María Silvia Rebagliati
La educación maternal hoy: complejidad y posibilidades.
Elisabeth Marotta
¿Es posible la crianza compartida entre las familias y el jardín maternal?
Silvia Cottet, Claudia Pérez, Graciela Martínez y Carolina Sena
Capítulo 2
Pensando la enseñanza

La tarea de educar. Sentidos del enseñar.
María Silvia Rebagliati
La problemática del conocimiento en el jardín maternal.
Paula Ramírez
La didáctica del jardín maternal entendida como construcción colectiva.
Elisabeth Marotta
El guión conjetural. Una modalidad para planificar la enseñanza.
Carolina Sena
Capítulo 3
El latido de lo cotidiano

Juicio a las rutinas.
Graciela Martínez y Carolina Sena
Sobre la creación de un espacio interior. Reflexiones y propuestas.
Gustavo Rivas, Adriana Gurí y Verónica Fernández Battaglia
La experiencia sensible como génesis y anclaje de conocimiento.
Karin Richter
Reflexiones sobre las diferencias.
Marisa Fernández, Gloria Solanes y Rosana Valli
Capítulo 4
Experiencias y abordajes actuales

Revisión crítica de las prácticas docentes en el jardín maternal. Aportes de la investigación educativa.
Inés García Asorey y Liliana Lusetti
Una aproximación a la situación de la educación maternal en la provincia de Río Negro.
Irene Friedheim


Elizabeth Marotta

Profesora de educación preescolar. Licenciada en Psicopedagogía y Especialista en Jardín Maternal. Se desempeña en el IFDC de Bariloche, como profesora regular titular de Didáctica, en la carrera de Nivel Inicial desde 1990. Es coordinadora académica del Postítulo Especialización Superior en Jardín Maternal. Durante quince años fue directora de escuelas infantiles en Bariloche. Participó en la elaboración del Diseño Curricular de Jardín Maternal y de los Diseños Curriculares de la Formación para profesores de Nivel Inicial de la provincia de Río Negro.

Ver más

María Silvia Rebagliati

Profesora de educación preescolar, Psicóloga Social. Magíster en filosofía e historia de las ciencias (sociales). Se desempeña como profesora regular del Área de Ciencias Sociales- Realidad Social de la carrera de Nivel Inicial del IFDC de Bariloche. Es coordinadora de investigación y extensión y co-coordinadora y profesora del Postítulo Especialización en Jardín Maternal. Ha participado en la elaboración de los Diseños Curriculares de la Formación Docente en Nivel Inicial y de los Diseños Curriculares de Nivel Incial y Jardín Maternal (CPE - Río Negro).

Ver más

Carolina Sena

Profesora de educación preescolar, psicóloga social y magister en Filosofía e Historia de las Ciencias. Se ha desempeñado como docente en jardines de infantes y maternales en la provincia de Buenos Aires y en San Carlos de Bariloche. Se desempeña en el IFDC de Bariloche como profesora regular titular en el Área de Residencia en la carrera de Nivel Inicial desde hace más de 15 años. Es miembro de la Comisión Académica del Postítulo Especialización en Jardín Maternal. Participó en la elaboración de los Diseños Curriculares de la Formación para profesores de Nivel Inicial de la provincia de Río Negro.

Ver más

Claudia S. Pérez

Psicóloga (UNLP). Psicóloga social. Se desempeñó como profesora regular de Psicología en la carrera de profesorado en Educación Inicial en el IFDC Bariloche. Actualmente es capacitadora en ESI.

Ver más

Gloria Solanes

Licenciada en Educación Especial, egresada de la Universidad Nacional de San Luis, con diploma de honor. Profesora titular en el IFDC de San Carlos de Bariloche (Río Negro, Argentina) en el área de Lengua y Literatura. Ha dictado cursos varios de capacitación y ha participado en equipos de investigación. Es autora y coautora de artículos de divulgación en temáticas de su especialidad.

Ver más

Rosana M. Valli

Magíster en Psicología Cognitiva y Aprendizaje. Licenciada en Enseñanza de las Ciencias. Profesora de Ciencias Naturales (Biología). Profesora regular de Prácticas de la Enseñanza del profesorado en Ciencias Biológicas en la Universidad del Comahue, Centro Regional Universitario Bariloche. Investigadora y capacitadora en temas de su especialidad. Autora de artículos académicos, de divulgación y de libros de texto de primaria y secundaria.

Ver más

Este libro concretiza nuestro proceso de trabajo dentro del campo de la formación continua de docentes de nivel inicial en la provincia de Río Negro, en el marco de la Especialización Superior en Jardín Maternal, diseñada y llevada a cabo desde el Instituto de Formación Docente de Bariloche, a partir del año 2005.
En tanto fruto de dicha experiencia compartida, se trata del relato de la intensidad de ese tiempo del pensar y de ese espacio de la curiosidad, de la pregunta y el diálogo como constantes en nuestro equipo de trabajo. De esa búsqueda conjunta de sentidos, de sentidos construidos desde y gracias a las miradas, aportes y reflexiones de maestras y maestros. De los significativos encuentros, de las clases e intercambios que propiciaron la reflexión, la necesidad y la búsqueda de aportes teóricos desde donde orientar los análisis y la elaboración de alternativas para seguir pensando.
Largos viajes, nevadas; el tren, esperas y demoras; las luchas por espacios y condiciones, la sensación de compañía “cercana desde lejos” de la asesora del proyecto, Patricia Sarlé; la emoción de las visitas de las especialistas: Sandra Carli, Claudia Gerstenhaber, Rosa Violante; las calurosas recepciones de nuestra anfitriona en Viedma, Nancy Reale; los almuerzos compartidos, los embarazos y nacimientos, alegrías y tristezas… constituyen la trastienda afectiva que está contenida en los relatos de estos textos.
Otros y otras también nos acompañaron a lo largo del camino: niños y niñas pequeñas y sus familias, entrelazados en torno a las prácticas cotidianas de las salas de cientos de maestras rionegrinas.
Nutridas de todo, de todos y cada una, a lo largo de los capítulos de este libro deseamos recoger y comunicar aquello que ha quedado resonando desde la experiencia compartida, esos ecos…
Ecos… término que puede dar cuenta de las voces escuchadas en una experiencia particular y de aquello que aún sigue resonando… Ecos incesantes que irrumpen, dando lugar a las dudas, a nuevas preguntas, a problemáticas y a la posibilidad de alternativas, que devienen en horizontes posibles para la reflexión y sistematización de los conocimientos construidos.
Esta experiencia vivida, aún vigente, a flor de piel, se resignifica a través de estos escritos. El camino compartido nos invita a narrar, a relatar, a contarnos.
Cada lector, cada lectora podrá recorrer este libro en diferentes direcciones, desde las primeras páginas hacia las últimas o viceversa. Cada uno construirá sus propios ecos para continuar la reflexión y dar lugar a nuevas preguntas, a otras posibilidades.
Deseamos dejar resonando por siempre los ecos de la alegría de esta tarea y de nuestro profundo agradecimiento.
Las coordinadoras

Un prólogo tiene por objeto introducir o comentar algún aspecto relevante de una obra… Me gustaría, en este caso, plantear un prólogo a dos voces. La voz de la especialista en didáctica para el nivel inicial y la voz de la amiga de las autoras.
Un texto nos atrae en primer lugar por su paratexto. Todo lo que lo rodea –nombre y diagramación de la tapa y contratapa, índice, portada– nos da pistas sobre su contenido y nos anima a leerlo o dejarlo. En este caso, lo primero que saltó a mi vista fue el título y la pregunta sugerente que abre: ¿Jardín maternal o educación maternal? Una pregunta de este tipo rompe, de alguna manera, con el pensar sólo en términos de las instituciones que se ocupan del niño para situar la problemática en todos los niños menores de tres años y su derecho a recibir desde la cuna una educación pertinente y de calidad, asistan o no a una institución.
Para los que trabajamos en educación infantil, esta pregunta encierra otras más cotidianas sobre el jardín maternal y entrecruza miradas diferentes. Por ejemplo, podemos preguntarnos a quién responde el jardín maternal. Es decir, ¿es una oferta exclusiva para los niños cuyos padres trabajan o todos los niños pequeños deberían recibir algún tipo de oferta educativa? Frente a la ausencia de una necesidad de atención del niño, ¿cuán necesaria resulta la asistencia a un jardín maternal? ¿Qué significa educar desde la cuna? ¿Cuánto pueden las familias acompañar a los niños pequeños y atender sus necesidades educativas? Parafraseando con la asistencia al pediatra… ¿se requiere el acompañamiento experto en temas de educación integral de los más pequeños? Si esto es así, ¿cuáles son los aspectos que deberían atenderse? Hilando un poco más fino… ¿hasta dónde llega el derecho de los padres en orden a su desarrollo personal vs. el derecho de sus hijos a ser criados en un marco de seguridad e identidad particular? ¿Pueden las instituciones a cargo de los niños interferir / modificar / cambiar las pautas de crianza propias o establecidas por el hogar? ¿Cuáles son los marcos básicos que deberían resguardarse en la construcción de criterios educativos y de crianza para los niños entre aquellos que participan de su cuidado (padres, familia ampliada, educadores, médicos, asistentes sociales…)?
La respuesta a estas preguntas y otras de la misma índole sitúa la diferenciación entre “jardín maternal” y “educación maternal” en el eje de los derechos y crea una serie de problemas para la formación de los responsables de asumir esta tarea educativa. En este sentido, nos enfrenta al desafío de pensar cómo acercar, a los interesados en los niños pequeños, a mirar a la infancia y “las infancias” en un marco mucho más amplio que el que encierra una institución llamada jardín maternal, centro de crianza o guardería.
La atención de niños menores de tres años se configura como un escenario complejo en el que convergen diversos tipos de iniciativas. Políticas sociales, educativas, sanitarias…; todos los que de alguna manera se ocupan de la infancia tratan de dar respuesta a las necesidades básicas de los niños y sus familias. La construcción de una mirada integrativa constituye un verdadero problema teórico y de acción difícil de lograr. Supone la coordinación de perspectivas que suelen responder a buenos motivos, pero que deben saltar grandes obstáculos. En este punto, lo heterogéneo muchas veces “juega en contra” de la fortaleza de las diversas modalidades de atención en educación infantil y el derecho de los niños pareciera quedar subsumido al derecho de las familias de contar con instituciones de cuidado o guarda, en el que personas sin preparación asumen la tarea de contener al niño pequeño. Constatar esta realidad, de respuestas precarias a necesidades urgentes como es el surgimiento de emprendimientos gubernamentales o comunitarios para recibir a los niños, es un hecho constante en nuestro país y en nuestra región latinoamericana. Pareciera que de los niños menores de tres años puede ocuparse cualquier persona de buena voluntad o que el simple hecho de ser padre o haber transitado la infancia diera elementos para brindar a los niños aquello que necesitan en el tiempo de permanencia en las instituciones. Pareciera que lo importante es que “estén en algún lugar”, sin pensar demasiado en quiénes están a cargo de él, cuáles son las condiciones de atención… o creyendo que nutrición y salud son suficientes para mirar integralmente a un niño pequeño.
Llegada a este planteo, me gustaría detenerme en una experiencia vivida con alguna de las autoras en el transcurso del Postitulo de Jardín Maternal cuyas elaboraciones teóricas presenta este libro. Estábamos en el coloquio final. Fabiana Alejandra Calfuquir, una de las maestras que lo cursara, presentó una propuesta titulada: “Canción y cultura. ¿Qué se les canta a los niños en Ñorquinco?” En su localidad no existían jardines maternales donde desarrollar el plan de acción que se solicitaba para acreditar el estudio. Su propuesta fue muy sencilla: reunir una vez por semana en su escuela, a contraturno de su trabajo como maestra del jardín de infantes, a abuelos, padres, tíos…, personas que quedaban al cuidado de los más pequeños que aún no iban a la escuela y recopilar canciones, grabarlas…, darlas a conocer. En este diálogo con las familias construyó un repertorio rico y variado que rescata la cultura, los orígenes…, les da voz a sus protagonistas e instala en la escuela la posibilidad de preguntar, enriquecer, abrir nuevas instancias para el encuentro y el enriquecimiento de las cosas que son importantes en la crianza de los niños. Escuchar una canción de cuna mapuche cantada por una abuela nos hizo emocionar a todos los que participábamos de ese momento casi mágico. También nos llevó a pensar cuánto puede hacer, en la vida de una comunidad, un docente preparado. Aquí no era un jardín maternal… era verdadera educación maternal lo que se ponía en juego.
Retomo la obra. Los cuatro ejes que la componen proponen luces de diverso tipo sobre estas cuestiones. Así, en la primera parte, las miradas sobre las infancias que interpelan al jardín maternal, la complejidad y las posibilidades que ofrece, las preguntas sobre la necesidad de una crianza compartida entre las familias y el jardín…, abren al debate sobre un modo de pensar la educación que va más allá de las consideraciones didácticas a las que estamos acostumbrados. Me sumo a sus aportes y sigo pensando mientras recorro los capítulos…
Cuando observamos niños pequeños saltan a la vista dos hechos. A diferencia de otras especies, el niño nace en un estado de indefensión que requiere un cuidado particular. Al mismo tiempo, porta una notoria capacidad de desarrollo y aprendizaje que tiene su epicentro en los primeros años. Durante el período que llamamos de crianza, los niños no cesan de “aprender”. Como señala Silvia Rebagliati, “la infancia es algo más profundo que la simple edad cronológica…, son sujetos en crecimiento, sujetos que se están construyendo…” (páginas 24-25). Las autoras hablan de la contención que necesitan los niños pequeños, que supone pensar en términos de ofrecer estabilidad emocional y riqueza del medio ambiente, seguridad y afecto; diálogo y escucha (cfr. Karin Ritcher, “La experiencia sensible como génesis y anclaje de conocimiento”, pág. 121). Necesidades que son cubiertas en primer lugar por el hogar y que, ya sea por elección de la familia o por presiones de índole laboral o social, como es el caso de la pobreza, requieren la aparición de otros actores que apoyen estos procesos. Este es el marco desde el que resulta pensado el jardín maternal como institución educativa (cfr. Elisabeth Marotta, “La educación maternal hoy: complejidad y posibilidades”, pág. 35).
En el jardín maternal, tal como se aborda en la segunda parte de la obra, el niño se encuentra con un escenario que difiere en cuanto al contexto en el que se desarrollan las prácticas de crianza (el hogar por contraposición a instituciones de cuidado), la relación emocional que establece con el otro (pares, padres, familiares, otros adultos), la capacitación o formación recibida por los sujetos a cargo de su crianza, y la selección del contenido comunicado (destrezas, valores, conocimientos sociales que se aprenden y se enseñan por estar con otros). En estas nuevas formas de cuidado, diferentes del familiar, el niño crece y cambia como resultado de su interacción con otros pares y con educadores, capacitados en su cuidado.
El problema consiste ahora en cómo “pensar la enseñanza”. En palabras de las autoras, cómo definir el sentido de enseñar, la problemática del conocimiento, la definición de lo cotidiano con sus ritmos y su puesta en acto. Aparecen nuevas preguntas y propuestas, como el guión conjetural, una modalidad para planificar la enseñanza que recupera el pensamiento y el sentir del educador en su hacer y permite la reflexión sobre ese hacer (cf. Carolina Sena, “El guión conjetural. Una modalidad para planificar la enseñanza”, pág. 87).
El desplazamiento de la crianza y la posibilidad de pensar en una crianza compartida nos abre de nuevo a las preguntas, ahora de corte más didáctico, político y ético. Aparecen cuestionamientos sobre la implementación de políticas públicas respecto de la infancia en riesgo, las relaciones que se necesitan establecer entre los niños y los educadores; los modos de prever la tarea didáctica. Tal como se desarrollará a lo largo de la obra, se trata de poner de relieve la necesidad de pensar en orden a tareas compartidas, más que información sobre tareas o acciones individuales realizadas sobre los niños pequeños. Un supuesto que, sin confundir los papeles asignados a cada ámbito de atención, lleve a pensar en cada una de las partes y en las responsabilidades propias con relación a los niños.
En este marco, la tercera parte de la obra aborda el tratamiento de lo cotidiano: la rutinas, la creación de los espacios, los tipos de actividades…, aspectos en torno a pensar una didáctica para el jardín maternal que pone en consideración la identidad de la educación infantil en su conjunto con objetivos, contenidos y modalidades de enseñanza y aprendizaje específicos. Las experiencias y el estado de situación de la provincia de Río Negro son un aporte significativo a la hora de pensar en términos de prioridades y políticas.
Mirando al libro en su conjunto, podría afirmar que, aun desde la diversidad de los escritos y perspectivas, existe un nudo común: la preocupación por la calidad educativa para la primera infancia. La posibilidad de pensar no sólo en términos de institución sino de los niños y sus derechos. Una educación de calidad capaz adaptarse a las necesidades y características de los niños que pertenecen a distintos contextos sociales y culturales; que mire al “niño” más que hacia donde el niño va –en términos de expectativa futura– o desde dónde el niño viene –en términos de carencias familiares–. Una educación flexible y creativa en las opciones educativas que brinda. Una educación capaz de abrir el diálogo y buscar alternativas a favor del niño.
Saliendo de la mirada de especialista… El carácter y la expresión de un libro hablan de sus autores y con estos autores quiero entrar en diálogo desde la voz de la amiga. Y en esto, un primer gracias por permitirme serlo.
Cuando me preguntan por autores o profesores que se especializan en jardín maternal, la referencia recurrente es “el grupo de Bariloche”. Desde que las conocí en uno de los congresos de Investigación Educativa organizados por la Universidad de Comahue, hace ya 10 años, siempre fue un gusto cruzarnos en encuentros y jornadas… Un placer consultarlas, compartir bibliografía y, sobre todo, sostener largas conversaciones sobre la pasión compartida por la educación inicial, la formación docente y la definición de lo que merece ser enseñado a un niño pequeño. Por esta posibilidad de compartir el fruto de su trabajo en el Postitulo, les estoy profundamente reconocida. Es más lo que yo aprendí en estos años que lo que pude acompañarlas desde un asesoramiento externo. Gracias por haber abierto las puertas de sus casas, de sus discusiones y búsquedas. Gracias por cada encuentro, en donde me ofrecieron la posibilidad de aprender a mirar la realidad de los niños pequeños con otros ojos. Pero, sobre todo, gracias por este esfuerzo que valoriza al educador y a los niños.
En el texto se guarda, con especial cuidado, el estilo de cada uno de los autores. Al leerlo, junto con los propósitos explicitados en el título del capítulo, surgen cualidades y valores que cada uno de ellos porta y que nos permiten escuchar, parafraseando a Edith Litwin (2008), el oficio de ser maestros y de ser formadores de maestros. Cada idea que está vertida abre una caja de herramientas, una puerta para pensar en torno al jardín maternal. Su pasión por los niños y la formación docente, sus preocupaciones por la situación particular de los niños rionegrinos, el cuidado por brindar propuestas interesantes que faciliten la tarea del educador, son aspectos con los que el lector comienza a dialogar. Ya sea que esté o no de acuerdo con lo vertido.
En suma, el libro, sus autoras, nos proponen pensar las prácticas, clarificar los criterios desde los cuales se generan políticas referidas a la primera infancia, imaginar cómo podemos brindar apoyo a las familias en la elección de los lugares en los que dejar a sus niños el tiempo en que trabajan… Atender en suma “a los niños” es la preocupación de cada uno de los autores de este texto. A ella me sumo y con ellos sigo compartiendo el esfuerzo por construir una mejor alternativa para todos los niños.
Patricia Sarlé

También le puede interesar

Ciencias sociales


D' Angelo Menéndez, Burillo y otros
$ 390,00

Actos escolares


Lusetti, Mantovani y otros
$ 390,00

Desafíos para una escuela inclusiva


Bechara, Caniza de Páez y otros
$ 390,00

Evaluación en el nivel inicial


Batalla de Imhof, Cañón y otros
$ 390,00

Consultas

Destacados

Diálogo abierto Noveduc Perfiles