Arte en la escuela infantil

Arte en la escuela infantil

Aportes sobre la creación y la libertad. Pintura, escultura y estampación (66)


$ 425,00


¿Cómo hacer que nuestra mirada sea de respeto, valoración y admiración ante las creaciones de cada niño? Sencillamente permitiendo que los niños prueben por el gusto de mirar, de tocar y de imprimir sus señales. Considerando el trabajo de un niño como su firma, su huella, como una muestra de su identidad, como una parte de sí mismo, y por ello respetando, valorando, cuidando y disfrutando con sus creaciones.
"Me gustaría ser capaz de transmitir, a través de estos escritos sobre el trabajo artístico en la escuela infantil, a qué me refiero cuando hablo de una escuela en la que se desee estar, en la que se pueda sentir, pensar, crear y vivir con los otros, placenteramente. Lo que aquí propongo es vivir la cotidianidad en la escuela amarrando con un mismo hilo lo del pensar y lo del sentir, lo de aprender y lo de estar juntos, lo de ser inteligentes con lo de ser gente."
Carmen Díez


Capítulo 1
La plasticidad de un agujero
Capítulo 2
Pintor que pintas con amor
Capítulo 3
La escultura es cultura
Capítulo 4
La estampación; un arte que deja huella
Capítulo 5
Meninas y meninos

Mari Carmen Díez Navarro

Maestra de Educación Infantil, psicopedagoga, coordinadora pedagógica de la Escuela Infantil Aire Libre, de Alicante (España). Ha sido miembro del Consejo de Redacción de la revista In-fàn-ci-a durante veinte años (Associació de Mestres Rosa Sensat), y vocal de ASMI (Asociación para la Salud Mental Infantil). Participa habitualmente en actividades de formación del profesorado y colabora en varias publicaciones pedagógicas. Es autora de libros de poesía y de pedagogía, en los que narra y analiza sus experiencias en la escuela. Algunos de sus libros son: La oreja verde de la escuela, Un diario de clase no del todo pedagógico, El piso de abajo de la escuela, Mi escuela sabe a naranja, Los pendientes de las maestra, 10 Ideas clave. La educación infantil y Arte en la escuela infantil. Aportes sobre la creación y la libertad (publicado en 2006 por Noveduc en la colección 0 a 5. La educación en los primeros años).
En sus trabajos aparecen como hilos conductores: la escucha a los niños, el vínculo maestro-alumno, la inclusión del mundo emocional en la escuela, la valoración del grupo, las relaciones, la experimentación, la creatividad…

Ver más

Mantengo con mis alumnos un vínculo hecho de palabras, inventos, bromas, ley y cariño. Un vínculo cordial y divertido, en el que tienen lugar preferente las sorpresas, los juegos, el trabajo, las relaciones, la imaginación y el soñar “en comandita”. Los espero hasta que van entendiéndome las formas de hablar extravagantes que gasto, los dobles sentidos de mis bromas, las pequeñas metáforas de mis poemas, de mis sugerencias de trabajo o de juego. Y cuando ya están “en ello”, me acompañan los vuelos, me sorprenden con sus “pinitos”, y me ayudan a crear un clima de buen estar y placer. Una de las formas de acercarlos a mis fantasiosas propuestas es inventar historias. A partir de ellos mismos, de sus peinados, de sus ropas... A partir de mí también, de mis gustos, de mi humor y de mi “inventiva” del momento.
Recuerdo una vez que estábamos sentados en la puerta de la escuela. Habíamos salido a ver qué se veía y se oía desde allí. Oíamos piar de pájaros, coches, los patos del vecino. Veíamos las rosas, los limoneros, los coches, las palmeras, los murales de los niños de primaria... De pronto, unos gorriones se posaron en el cable de la luz, haciéndolo presente, y entonces empecé a improvisar una historia, en la que uno de los pájaros nos iba invitando a subir al cable desde el patio del colegio. Una vez estuvimos todos “enfilados en el alambre”... suspiré y me callé. Mar me pidió que siguiera, Marta también, y más. Y seguí “volando” con ellos, y haciendo que “volaran”, hasta que yo misma llegué a creerme que los pájaros nos habían echado poderes al rozarnos con sus plumas y podíamos subir a las nubes, bajar la playa, visitar a los padres y hasta tomarnos de almuerzo un jugo de frutas con magdalenas.
Después de las primeras veces, se va haciendo costumbre... y cuando te descuidas, se ponen a inventar ellos también, excitadamente, sobre la base de su imaginación desbordante, entre prisas... El asunto es que se sientan en libertad para crear. Que sepan que “todo vale” en este nuevo juego de sueños y de palabras. Inicios. Finales. Ideas mil. Hipótesis inacabadas, que serán argumentos posibles. Historias chicas, que se irán haciendo grandes un día detrás de otro, juntos.
Y lo mismo da que se juegue al invento con palabras, que con pinturas, con músicas o con colores… Hoy contaré aquí aventuras artísticas, otras veces cuento aventuras emocionales, o poéticas… Pero sólo es jugar, crear, atreverse a ser y a sentir, y después explicarlo…
M. C. D

También le puede interesar

Piso de abajo de la escuela, El


Mari Carmen Díez Navarro
$ 1075,00

Infancias y problemas sociales en un mundo que cambia


Minnicelli, Candia y otros
$ 425,00

Oficio del arte. Soñar con el lápiz en la mano, El


Mari Carmen Díez Navarro
$ 470,00

NE 250 Afectividad y enseñanza. Emociones y aprendizaje / Ciencias Naturales / Formación docente


Ruina, De Donato y otros
$ 115,00